En 1989, la CONCACAF se vistió de azul y oro

De la mano de Miguel Mejía Barón, los universitarios lograron ceñirse la corona de campeón en la edición número 25 del torneo de clubes más importante de la zona.

En 1989, la CONCACAF se vistió de azul y oro
En 1989, la CONCACAF se vistió de azul y oro (Foto | Club Universidad Nacional)

Los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México se han consagrado a lo largo de los años como uno de los máximos ganadores del ahora nombrado torneo de Campeones de la CONCACAF, logró de gran relevancia si se considera el número de equipos que acceden a este torneo al año, lo cual sumado al gran salto de calidad que han tenido los demás equipos de la region da como resultado un torneo de máxima exigencia.

Para poder llegar a comprender la importancia de este logro, vale la pena recordar que Pumas es el 4to club más ganador en la historia de este torneo con 3 títulos y 1 subcampeonato en su haber. Dichas conquistas se dieron en las ediciones de 1980, 1982 y 1989, siendo justo de esta última sobre la que hablaremos a continuación.

Comienza la travesía

El antiguo formato de competición indicaba que los equipos serían separados en 2 sectores, los cuales eran la Zona Norte o Centroamericana y la Zona Caribeña. Cada una de estas zonas estaría conformada por 4 fases, las cuales definirían a un representante para que dichas escuadras definieran al campeón en una final jugada a ida y vuelta.  

En la primera ronda, Pumas enfrentó al San Francisco Greek de Estados Unidos, al cual se impuso por marcador global de 6 goles a 2. Posteriormente los felinos jugaron ante el Plaza Amador de Panamá al cual vencieron contundentemente al son de 10-0.

La penúltima ronda de la zona norte hizo que el cuadro unamita se enfrentará a uno de los clubes con mejor desempeño de la competición, el CD Olimpia de Honduras, al cual vencieron con un marcador final de 1-6. En la final de la zona, Pumas se impuso por marcador de 2-6 al CS Herediano de Costa Rica, resultado que los llevó a jugar la final del certamen.

Por la tercer corona internacional

El 16 de enero de 1990, los felinos recibieron en el estadio Olímpico Universitario al FC Pinar del Río de Cuba, en un cerrado duelo que terminó empatado a 1 una anotación por bando, resultado que dejaba la definición del título para el juego de vuelta. 

La Bombonera de San Cristóbal sería testigo de un duro duelo entre caribeños y mexicanos, el cual arrojó un resultado final de 3 goles a 1, el cual daba el título a los visitantes y hacía retumbar el Goya en el norte del continente.