Recordando a Osvaldo Castro "Pata Bendita"

Osvaldo Castro es uno de los jugadores chilenos más exitosos que han jugado en México. Sin embargo, es tal vez uno de los menos recordados.

Recordando a Osvaldo Castro "Pata Bendita"
Recordando a Osvaldo Castro "Pata Bendita"

Ante la pregunta ¿quién es el mayor goleador chileno en torneos de primera división? muchos tendrán en mente a Humberto “Chupete” Suazo, a Carlos “El Maestro” Reinoso, inclusive a Alexis Sánchez. Pero ninguno de esos  nombre es el correcto pues con 351 goles en 592 partidos, Osvaldo Castro, mejor conocido como “Pata Bendita” es el hombre que ostenta esta distinción.

Osvaldo Castro Pelayo nació en Copiapó, Chile un 17 de octubre de 1947.  En una entrevista para La Tercera, Osvaldo reveló el porqué de su apodo: “Yo jugaba en las colonias con otros chicos, casi todos más grandes que yo, allá en Copiapó. Muchas veces se trataba sólo de patear la pelota contra el frontón. Ese era el pasatiempo. Un día un compañero, viéndome golpear la pelota, se acerca y me dice: tú eres un pata bendita. Y así se quedó”

Su debut se dio en el 1965 con el equipo Unión La Calera. Después pasó a Deportes Concepción, también en Chile hasta que en 1971 América lo adquiere. Ahí es campeón de goleo y campeón de Copa. Para 1975 pasa a ser jugador de Club Jalisco, equipo en el que se convierte en el máximo anotador de esa franquicia con 91 goles.

En 1978 regresa a Chile, pero en un año regresó a México para enrolarse con el Club Coyotes Neza en el que también se convierte en el máximo anotador de la escuadra con 43 tantos. Para 1981 Atlético Potosino lo adquiere, pero sólo está una temporada ahí.

Finalmente Osvaldo Castro pasa a ser un elemento de los Pumas de la UNAM. Su playera fue la número 13, disputo 21 encuentros de la temporada 83-84 y solamente pudo anotar tres goles. Cuando vio que ya no jugaba los mismos minutos que antes, Osvaldo decide que es tiempo de retirarse con la camiseta auriazul.

 

De excelente técnica individual, Osvaldo Castro no ha visto la justicia que le merecen sus números. Es uno de los jugadores chilenos más exitosos que ha visto México y el mundo, pero su reconocimiento no ha sido el ideal. Sin embargo, quienes lo vieron jugar, o saben quién es él, mantienen viva la leyenda del “Pata Bendita”.