La crisis que toca fondo

No solo son números. El momento de los universitarios ya llegó a extremos criticables.

La crisis que toca fondo
(Foto: Imago7)

Los fracasos pueden ser cuantificables. Sobre todo cuando las estadísticas juegan en tu contra y no mejoran con nuevas derrotas. Un equipo puede establecerse en "crisis" cuando todo va mal. Esto puede definir también lo que vive hoy Pumas de la UNAM en todos los niveles, sean directivos o deportivos.

Quince partidos han pasado en el Apertura 2017 y los universitarios solo llevan tres ganados como local y ninguno como visitante. Tiene un porcentaje de 8.3 en esa rama cuando tiene que salir de casa y la siembra de 11 puntos simplemente lo ponen como una de las peores plantillas en la historia de la institución.

No es la primera vez que los auriazules tienen este tipo de problemas. En 2005, los del Pedregal estuvieron en los últimos lugares de la porcentual, por lo que Ricardo Ferretti tuvo que sacar las llamadas "papas al fuego", siendo después un bastión para llegar a dos finales de liga y tener una época dorada con extranjeros de calidad y cantera rebosante.

Tres movimientos de técnicos y cambios en la estructura táctica no han sido suficientes. El lamentable incidente entre aficionados y jugadores es la última gota que derramó el vaso. Más allá de lo lamentable del hecho, el fondo del discurso es un pensamiento recurrente del hincha que está bastante molesto por este andar.

Las voces de los trascendidos dicen que habrá cambios importantes. De eso no habrá duda por el tema porcentual y la urgencia de hacer un torneo de más de 28 puntos esta latente si no se sacan las últimas unidades del presente torneo.

La solución solo puede estar en un futuro bien planeado. El conjunto capitalino es el único que ha debutado cuatro elementos y es de lo poco que puede presumir de bueno. Más allá de lo evidente, la reflexión debe venir de los errores internos y externos. Igual que una posible reprimenda sin insultos por parte de los aficionados.