Semifinales de caza para Pumas

La historia entre Pumas y América ha dejado capítulos memorables.

Semifinales de caza para Pumas
Foto: Radioplay.com

Se jugaban las semifinales del Apertura 2015. América y Pumas se volvían a enfrentar pues ya lo habían hecho en la liguilla del Clausura 2013 y Apertura 2014. Sin embargo, esta vez los felinos fueron líderes del torneo con 35 puntos y América se clasificó en el sexto lugar con 28 unidades.

El primer partido se jugó en la cancha del Estadio Azteca el 3 de diciembre de 2015. El juego comenzó con opciones para ambas escuadras: Arroyo de los más peligrosos para las águilas, y Sosa para los auriazules. Aunque un gol de Britos, al minuto 17, fue anulado de forma errónea por un inexistente fuera de lugar, las emociones más fuertes llegaron en la segunda mitad.

Después de una barrida de Pablo Aguilar que le hizo merecedor de una segunda tarjeta amarilla, y con ello la expulsión, el partido se rompió. El primer gol felino llegó por parte de Ismael Sosa, quien con su pierna izquierda, dejó parado a Moisés Muñoz. Aunque Ignacio Ambriz, en ese entonces técnico americanista, trató de recuperar el marcador, Pumas lo terminó. Asimismo, hay que añadir una expulsión más de los locales, pues Samudio ya no estaba más en la cancha. En cinco minutos, Gerardo Alcoba y Eduardo Herrera tenían acorralado al América antes del minuto 80. Sin embargo, con tres tantos a favor, Pumas recibiría a su archirrival en casa.

La vuelta...

América necesitaba cuatro goles para pasar a la final, incluso si Pumas anotaba uno, la cantidad era la misma para el visitante. La misión parecía más que imposible.  Sin embargo, al América pocas veces se puede dar por muerto. Apenas al minuto ocho de acciones, Darwin puso adelante a las águilas. Momentos más tarde, en una disputa en medio campo, Cortés se barrió para quitarle el balón a Javier Güemez, y lo fracturó. Decisión complicada para el árbitro, pero de haber marcado la falta y expulsado al felino, las cosas pudieron ser diferentes.

Pero incluso con esa baja, Benedetto seguía siendo la pesadilla para Pumas. América llegaba pero no concretaba. Al minuto 26, con una larga carrera de Quintero, América anotaba el segundo. El ecuatoriano corrió desde medio campo, hasta la línea final para anotar. Para la segunda mitad, las cosas cambiaron drásticamente. En su intento por marcar dos veces más, los azulcremas descuidaron la parte defensiva y con ello las equivocaciones llegaron: Paolo Goltz y Rubens Sambueza se iban del campo. Además, al minuto 83 en un contragolpe, Cortés marcó el primero para Pumas.

La historia parecía haber terminado. Pero al minuto 86, Andrés Andrade marcó desde fuera del área el tercer gol americanista. El nervio existía en ambas escuadras: la visita atacaba y los locales esperaban. La última acción del partido fue un tiro libre en contra de los auriazules. El cobrador de América era Michael Arroyo. Esperanza e incertidumbre en una última pelota. Sin embargo, el tiro terminó en la barrera; América quedaba eliminado y Pumas estaba en la gran final.