Ojalá que sea la buena

Solamente un gran tropiezo podrá evitar que Querétaro tenga liguilla este torneo, el equipo tiene una de las 10 mejores plantillas de México y con esa calidad conjugada con buena dirección técnica, seguramente le alcanzará para estar en liguilla.

Ojalá que sea la buena
(Foto: Azteca)

Es interesante observar cómo las aficiones se ilusionan al inicio de cada torneo, compran el nuevo jersey de su equipo, algunos de contado pero algunos otros se endeudan y dejan de comer unos días para poder presumir la nueva 'piel' de su amado equipo. Otros realizan apuestas con colegas, otros compran su abono para toda la temporada y así no fallar en sus citas futboleras de fin de semana.

Sería muy interesante realizar un estudio científico con los aficionados en estas fechas, sin duda es un fenómeno global. La afición de Gallos de Querétaro no se queda atrás, porque cada semestre significa la oportunidad de volver a recuperar el orgullo perdido poco a poco en el torneo anterior.

Yo soy un testigo de eso. Al vivir en la capital queretana puedo notar y sentir en amigos, conocidos o en mis vueltas por el estadio, todo el fervor con el que los aficionados albiazules esperan el comienzo de una nueva temporada. Una nueva temporada para la afición de Gallos significa: nuevos refuerzos, nuevo jersey y la posibilidad de regresar a una liguilla.

Hasta cierto punto me identifico con los aficionados queretanos, porque es recurrente observar su molestia y decepción por ahí de la jornada 15 de cada torneo, porque sus Gallos nuevamente se quedaron a nada de la liguilla. Me identifico con ellos en especial estos últimos torneos, dada mi afición por un equipo capitalino.

Todo está puesto para que los Gallos tengan el mejor torneo regular en su historia, ya que igualar lo hecho en 2015 con Vucetich luce complicado. El 99% de la plantilla pertenece al club, hay una base sólida de hombres de experiencia, un grupo de canteranos con mucho talento y un técnico jóven, como Lozano, que busca la gloria desesperadamente.

Los refuerzos esta vez llegaron a tiempo, vienen con ritmo y son hombres interesantes. Erbin Trejo será el motor y Güemez el escudo en el mediocampo, Pérez fungirá como el guardián de la defensa y Stum buscará ganarse un puesto con su velocidad y exquisita técnica individual.

Solamente un gran tropiezo podrá evitar que Querétaro tenga liguilla este torneo, el equipo tiene una de las 10 mejores plantillas de México y con esa calidad conjugada con buena dirección técnica, seguramente le alcanzará para estar en liguilla. Se que es temprano para hablar de liguilla, pero en Querétaro se respiran aires de un buen porvenir.

Veremos qué tal arrancan el torneo, visitan al América a quién ya vencieron en la SuperCopa MX el domingo pasado. Los últimos 2 torneos, los Gallos han arrancado de buena manera, pero su descenso futbolísitco comienza después de la jornada 6 y eso impide que alcancen liguilla. Esperemos que este torneo sea todo diferente.

Por lo que he visto con el club, me han externado aficionados y otros colegas, este debe ser el torneo de consolidación para Lozano, canteranos y la recompensa final para una directiva que ha hecho mucho por llegar hasta ahí. Espero que el fútbol esta vez le alcance a Querétaro y ojalá que sea la buena.


Share on Facebook