Crónica de un despido anunciado

Todo lo que sube tiene que bajar. Es una ley universal, que en Querétaro parecían ignorar, Jaime Lozano, Joaquín Beltrán y Arturo Villanueva.

Crónica de un despido anunciado
(Foto: Club Querétaro)

Todo lo que sube tiene que bajar. Es una ley universal, que en Querétaro parecían ignorar. La destitución de Jaime Lozano en la dirección técnica de los Gallos era necesaria, pero fue tardía. La salida de Villanueva y Joaquín Beltrán, inesperada, pero justa.

Recuerdo el sentimiento de los aficionados queretanos en el mes de julio. Esa sensación de ser campeones de una SuperCopa MX ante el América, los hacía sentirse en las nubes y ya sentían a sus Gallos campeones de Liga.

La directiva también fue culpable de ello, recuerdo bien en la “Conferencia para aficionados” -realizada en una plaza del centro histórico de la ciudad-, como los aficionados le preguntaban a Lozano y a los presidentes por los objetivos del torneo. Siempre respondían: "Entrar a la liguilla". Obviamente el aficionado enamorado de los colores lo creyó, pero olvidó que Gallos solo ha estado en 3 liguillas en 67 años de existencia.

En esa misma conferencia, Arturo Villanueva aseguraba que de no entrar a la liguilla no veríamos a ninguno de los tres (Lozano, Beltrán y Villanueva) en su cargo para el 2018. Todavía le quedan más de dos meses al año y ya no están.

El torneo pintaba muy bien de arranque, la victoria ante América en SuperCopa y jornada 1 de la Liga, daba buenas sensaciones. Pero en esos partidos había algo que no dejaba a todos conformes, el funcionamiento. Se ganó a base de aprovecharse del mal funcionar del rival, porque los Gallos en verdad que daban mucha pena en el campo.

Los abucheos en la jornada 2 y 6, tras ser goleados por Lobos BUAP y arrasados en el funcionamiento por Tijuana, fueron claves para que la afición comenzara a pedir la cabeza de Lozano. Partido tras partido como local, entre el minuto 75-80 se escuchaba el "Fuera Jimmy" en todo Querétaro.

La afición molesta exigía a sus jugadores, técnico y directiva, compromiso, porque de manera dramática su equipo perdía una ventaja de diez puntos en la porcentual y se metía de lleno a la pelea. Villanueva prefirió llamar "reventadores" a los aficionados que pedían resultados por su cuenta de Twitter. Humildad faltaba y mucha.

El partido contra Toluca fue la primera llamada de atención que sufrió Jaime Lozano, pero los jugadores salieron a la conferencia de prensa a 'respaldarlo'. Al parecer solo lo hicieron de 'dientes para afuera' por que en la cancha no se notaba.

Llegó el partido contra Cruz Azul, lucía como el escenario perfecto para volver al camino luego de 9 partidos consecutivos sin ganar. El arbitraje fue pésimo para ambos equipos, pero un penal inexistente afectó a Gallos. Los presidentes salieron ante los medios a denunciar una posible conspiración contra el equipo, en lugar de salir a ratificar o darle las gracias a su técnico.

Justo antes del juego contra Santos Laguna, Volpi y Lozano pidieron el apoyo de la afición, pero su noble y entregada afición ya no creía más en ellos. Aún así el sábado entraron más de 16,000 personas al Corregidora, con la idea de ver a su equipo derrotar a un rival directo en la lucha porcentual. No fue así.

Una vez más los Gallos habían perdido y su gente sólo esperaba que Lozano renunciara ante desastroso partido. No sucedió y finalmente, Olegario Vázquez decidió 'darle cuello' a 'Los Tres Mosqueteros', que su carencia de humildad en momentos clave tienen a Querétaro en la cuerda floja.  

Tantos años y tanto dinero invertidos en formación de jugadores, su proyecto a largo plazo, en Ronaldinho y sus millones derrochados en Cancún, para que un domingo de octubre por la tarde, el club lanzara un comunicado informando el despido de los tres culpables, dejando sin rumbo y sin proyecto a los Gallos.

Llega Luis Fernando Tena con un gran cartel, quizá después de Vucetich, el técnico más ganador que ha llegado a la 'Ciudad del acueducto'. Pero 'El Flaco' no es un técnico que sea conocido por librar equipos del descenso, ya veremos que pasa, es un técnico cumplidor y capaz.

Se viene un invierno gélido en el CEGAR, muchos de los jugadores de esta plantilla no continuarán en el 2018, espero que por el bien del fútbol en Querétaro y en México, los Gallos se refuercen inteligentemente para un semestre muy largo.

Colorín colorado....Esta fue la crónica de un despido anunciado.