Los Guerreros terminan el torneo “endeudados” ante su afición

En el Apertura 2017, como local Santos le empató al subcampeón en el debut en casa, perdió contra Veracruz, le empató a Chivas, en el festejo del 34 aniversario igualó ante Toluca, mismo marcador que el obtenido ante Puebla en el debut de Siboldi, le ganó el partido pendiente a Necaxa, cayó frente al atlas y empató con Pachuca.

Los Guerreros terminan el torneo “endeudados” ante su afición
Los albiverdes solo han ganado un encuentro en casa esta temporada y buscarán un nuevo triunfo cuando reciban a las Águilas, equipo que inauró el estadio hace ocho años y contra el que puede caer el gol 400 del TSM en partidos oficiales. (Foto: MILENIO)

Los Guerreros del Santos Laguna culminarán su tercer torneo de “Apertura” consecutivo sin clasificar a la liguilla, cuando reciban al América en el estadio Corona. Con este partido, los laguneros cerrarán una temporada irregular jugando en condición de local.

Dos derrotas, cinco empates y solo una victoria en su patio, es el saldo con el que estarán concluyendo los santistas su participación como local previo a la última fecha.

Prácticamente, dejaron escapar la oportunidad de clasificarse a “La Fiesta Grande” en La Comarca. A falta de un partido, el tener una victoria en ocho juegos en el TSM, pone de manifiesto la temporada que fue en números y funcionamiento de regular a mala. De hecho, han obtenido más puntos jugando como visitantes.

(Foto: Club Santos Laguna)
(Foto: Club Santos Laguna)

Las igualadas frente a los finalistas Tigres y Guadalajara con José Manuel de la Torre en el banquillo expusieron que la escuadra podía frente a rivales complicados, quedando la “espinita” de que se pudieron haber ganado por la cantidad de opciones de gol erradas.

El empate frente a los Tuzos puede considerarse el mejor duelo de la temporada que se disputó en el Territorio Santos Modelo con dos equipos que salieron a ganar con la intención de mantenerse con vida en el torneo. Valioso resultó el regreso de loa albiverdes en el cotejo luego de tener una desventaja de dos goles.

Este empate, sin duda dejó más que satisfechos a los aficionados, quienes se sintieron decepcionados de haber apreciado en La Laguna un par de partidos que concluyeron sin anotaciones. Esos duelos somníferos frente a Puebla y Toluca reflejaron que el equipo aparte de errático frente al arco también fue inoperante para abrir a rivales defensivos.

Además, la ilusión generada antes de esos partidos resultó por ser decepcionante, pues significaban el debut como entrenador de Siboldi contra Camoteros y el festejo del 34 aniversario de la institución ante los Diablos Rojos.

Las derrotas ante clubs que están peleando la permanencia, calaron hondo en el seno lagunero, ya que tanto Atlas como Veracruz exhibieron la problemática que los santistas no querían ver: se estaban inmiscuyendo cada vez más en el descenso.

(Foto: El Siglo de Torreón)
(Foto: El Siglo de Torreón)

Pero fue el partido pospuesto frente a Necaxa por el sismo del 19/09, el que puede considerarse como el mejor de los Guerreros en el Corona, porque aparte de ser la única victoria en su territorio, demostraron que con Robert Dante Siboldi, el equipo estaba reencontrando la idea futbolística marcando buenos goles y que podían ganarle a equipos ubicados en zona de liguilla.

El detalle de este partido, fue que contó con la entrada más floja de la temporada reuniendo a poco más de 10,000 aficionados, quienes acudieron a pesar de que el club pasaba por un momento complicado y de que se realizó entre semana en un horario complicado.

(Foto: Club Santos Laguna)
(Foto: Club Santos Laguna)

Con más partidos malos que buenos, los Guerreros quedaron a deber frente a la afición luego de venir del Clausura 2017: un torneo en el que acabaron invictos en la “Casa del Dolor Ajeno”. No se cumplieron las expectativas planteadas y se exhibió que la baja de juego de la mayoría de los miembros del equipo persistió durante toda la temporada.

El duelo en casa frente a las Águilas más que percibirse como una chance de salvar la temporada, debe verse como una oportunidad de brindarle la última alegría a la afición y obtener su voto de confianza para la próxima temporada.

Es imposible olvidar los malos pasajes que tuvo el equipo durante el torneo, pero están en posibilidad de resarcirse, acumular más ventaja en la situación porcentual y aprender de los errores cometidos. Solo así podremos ver a un Santos protagonista en el 2018.