Un orgullo que traspasa fronteras

México y Estados Unidos se juegan el orgullo de la Concacaf. Una rivalidad más allá de la forntera.

Un orgullo que traspasa fronteras
(Foto: Televisa Deportes)

La Selección Mexicana de Fútbol y los Estados Unidos se vuelven a ver las caras. Esta vez dentro de un juego eliminatorio. El orgullo de ambas selecciones está en juego. Más allá de los tres puntos que significa ganar el partido que te acerca a ocupar un lugar rumbo al Mundial de Rusia 2018. Es sabido que en el contexto social y cultural de estos países, se juega mucho.

México es el líder del hexagonal final de la Concacaf, mientras que los norteamericanos marchan terceros, tras recuperarse de un penoso y doloroso arranque eliminatorio. Mismo que los aztecas vencieron a domicilio al vecino del norte.

(México venció 3 a 0 a Honduras | Foto: Terra)
(México venció 3 a 0 a Honduras | Foto: Terra)

Dicha hegemonía del famoso ‘Dos a cero’ ha quedado atrás, pues con la victoria en Columbus, México recuperó esa grandeza perdida en territorio norteamericano. Con un contundente triunfo de 2 a 1, se rompieron los fantasmas de no poder vencerlos en dicho estadio.

Sin embargo, Estados Unidos se ha reconstruido. Corrieron a Jürgen Klinsmann y de nuevo volvieron a las bases, con el regreso de Bruce Arena, quien ha reinventando el fútbol estadounidense, el cual, bajo su mando alcanzó su optimo nivel.

El objetivo del cuadro de las barras y las estrellas es clasificarse al venidero mundial, buscarán vencer a México en el Estadio Azteca, y de paso regresarles el favor de hace un par de meses. Algo que nunca ha pasado, al menos no en un juego de carácter oficial. Ya que la única victoria estadounidense en el Azteca fue en un juego amistoso en 2013, de 1 a 0, con la anotación de Michael Orozco.

(El 11 de noviembre de 2016, México venció 2 a 1 en Columbus | Foto: Getty Images)
(El 11 de noviembre de 2016, México venció 2 a 1 en Columbus | Foto: Getty Images)

Hoy el panorama luce favorable para los verdes, quien tienen mejores jugadores, base y estructuras deportivas (al menos en fútbol). Además de un ambiente de felicidad y esperanza, mismo que ya nos hace pensar en otras instancias.

México no debe confiarse, y mucho menos en el clásico de la Concacaf, pues los norteamericanos tienen sed de revancha, jugadores con buen nivel. Tal es el caso de su naciente figura, el joven Christian Pulisic, jugador del Borussia Dortmund.

(Christian Pulisic es la figura de Estados Unidos | Foto: MLS)
(Christian Pulisic es la figura de Estados Unidos | Foto: MLS)

Por su parte, México tiene más estrellas, como la nueva sensación y fichaje del Manchester City, Hirving Lozano, aunque jugara cedido 2 años en el PSV, junto a Andrés Guardado y Héctor Moreno. Sin mencionar figuras de la talla de Carlos Vela y Raúl Jiménez, quienes están en el mejor momento de sus carreras en Europa.