Carlos Hermosillo, el goleador que no conquistó Bélgica

La historia de Carlos Hermosillo con el Standard Lieja fue una pesadilla, en un momento complicado para los mexicanos en Europa.

Carlos Hermosillo, el goleador que no conquistó Bélgica
El entrenador Georg Kessler y Hermosillo |Foto: Soccer Nostalgia

1989 fue un año complicado para la Selección Mexicana de fútbol. La sombra de los cachirules lo deja fuera de la eliminatoria mundialista y la credibilidad de los directivos estaba por los suelos. Los derechos para las transmisiones de televisión se devalúan hasta los suelos, lo que, en años posteriores, arrancaría una guerra por los derechos de televisión que pondrían en jaque al balompié de nuestro país. Simplemente, la gente dejó de creer en lo que podría hacer la liga y el combinado tricolor.

En ese entonces, una joven promesa tenía el olfato goleador que Europa deseaba. Carlos Hermosillo tendría su mejor temporada en el fútbol mexicano con las Águilas del América. Había brillado en amistosos con la camiseta verde y tuvo el valor de dar el paso que pocos se atrevían en aquel momento: emigrar al viejo continente.

Hermosillo encontró refugio en una liga poco convencional: la de Bélgica. Sería el mítico Standard Lieja, uno de los grandes de aquel país europeo, que lo convence de emigrar. Como no iba a ser tentador para el equipo dirigido por el teutón Georg Kessler si el 'grandote de Cerro Azul' había convertido 27 goles en la temporada 88-89 y era el anotador mexicano más letal.

Pero lo que sería una noticia de alegría para los aficionados se convertiría en toda una pesadilla para el delantero.

El problema de la adaptación

Hermosillo encontró en la ciudad de Lieja un clima hostil. La temperatura podría llegar a los -7 grados centigrados en invierno y la media varía hasta los 16. También debió de sufrir por el complicado idioma, puesto que en varias zonas, se puede hablar francés, alemán y neerlandés. Era poco probable, en esos tiempos, que el jugador nacional pudiera estar preparado ante el cambio radical de vida social.

En toda la temporada 89-90, Kessler, quien dirigió al equipo de julio 1989 a junio 1990, solamente echó mano del delantero mexicano en cinco partidos, de los cuales solo pudo tener un tanto

En entrevista posteriores, Hermosillo declaró que tuvo nulo apoyo de sus compañeros, además de que Kessler le aclaró que en dos años, después de pasar tiempo con el equipo, empezaría a utilizarlo. Literalmente, su aventura fue un infierno viviente. 

Un aprendizaje doloroso

Hugo Sánchez estaba por ganar su quinto pichichi, pero la historia de Hermosillo fue totalmente alejada del delantero, en ese entonces, del Real Madrid. Así hubo nombres como José Manuel de la Torre, Manuel Negrete o Luis Flores, quienes pasaron sin pena ni gloria, tratando de emular lo que 'Hugol' podía hacer.

El máximo goleador mexicano de todos los tiempos tuvo que regresar a México, siendo los Rayados de Monterrey quienes lo salvaron en aquél momento. Los tiempos cambian y ahora es Guillermo Ochoa quien está defendiendo los colores de 'Les Rouches', algo que criticó en su momento Hermosillo, aunque la experiencia es totalmente distinta, ya que el arquero tiene bastante tiempo jugando en ligas europeas y con una adaptación rápida.

Este viernes, México se enfrenta a Bélgica, un partido con tradición hasta mundialista. Poco interés se ve en aquel país, pero será una prueba de fuego fundamental para los dirigidos por Juan Carlos Osorio después de conseguir su boleto a Rusia 2018.