Se mantiene el nuevo formato de calificación de la F1
(Foto: Fórmula 1)

Después del fiasco vivido en el Gran Premio de Australia durante la sesión de calificación con un nuevo sistema impuesto por la FIA pocos días antes del evento, los equipos se reunieron el mismo día de la carrera en Melbourne para buscar una solución y salieron de ahí diciendo que se había decidido de manera unánime que era necesario regresar al sistema antiguo por el bien del deporte, pero en realidad no todos estuvieron de acuerdo.

Con el nuevo sistema se busca dar un mayor espectáculo en la Fórmula 1 e intentar que las posiciones en la parrilla queden un poco más revueltas, es decir, darle oportunidad a los equipos “pequeños” para estar en las posiciones del frente. Sin embargo, lo que en papel sonaba muy bien, en la practica se convirtió en algo confuso que además no cumplió con ninguno de sus objetivos.

El nuevo sistema consiste en una “muerte súbita”, en la que después de determinados minutos de rodar en pista, los pilotos con el tiempo más lento son eliminados cada 90 segundos, cosa que sorprendió a muchos durante la Q1, ya que algunos pilotos a penas se encontraban en su vuelta rápida cuando el cronómetro se paro, dejándolos sin opción a luchar por un mejor puesto para la largada, tal es el caso de Esteban Gutiérrez, que no pudo completar su vuelta, por lo que en la carrera partió desde la vigésima posición.

Durante la Q2 y Q3 los equipos entendieron un poco mejor el mecanismo de este sistema, pero en lugar de tener a sus pilotos en pista, intentando hacer el mejor tiempo posible, los enviaban a dar una sola vuelta y después de eso iban directo a boxes donde esperaban a que el tiempo de la sesión concluyera, evitando así el desgaste excesivo de los neumáticos. Así la pole posición que se adjudicó Lewis Hamilton estaba decidida a falta de tres minutos para que acabara el tiempo de la clasificación.

Una vez terminada la jornada del sábado las criticas no se hicieron esperar “Creo que el nuevo sistema es una basura”, señaló Toto Wolf, director deportivo de Mercedes; "No sé por qué la gente se ha sorprendido ahora, yo lo tenía muy claro", explicó Sebastian Vettel, por su parte el jefe de equipo de Red Bull reconocía el cambio de formato como un error: "El nuevo formato, según mi opinión, no funcionó y deberíamos pedir perdón a los aficionados. No dimos un gran espectáculo". Además muchos de los integrantes del paddock comentaban que este sistema favorecía a los equipos “grandes”.

A la salida de la reunión sostenida entre los jefes de equipo y Charlie Whiting, director de carrera de la FIA, se explicó a los medios que se retomaría el sistema usado en los años anteriores, donde los pilotos ruedan libremente durante el tiempo que dure cada tanda y al finalizar este se determina quienes consiguieron los mejores resultados.

Sin embargo a falta de unos días para que se lleve a cabo la segunda fecha del calendario, el Gran Premio de Bahréin, se tomo la decisión de dar una nueva oportunidad a este sistema, aunque se espera que si falla de nuevo se haga algún cambio o adaptación para las siguientes carreras: "Las cosas se dejarán como están para la carrera de Bahréin. Tras esta le daremos una vuelta a todo y veremos si lo que se hizo fue lo correcto o no, qué hay que modificar o que debemos hacer", apuntó Ecclestone, quien hace algunos días comentó que la Fórmula 1 debe realizar algunos cambios para seguir siendo un espectáculo.

Es por esto que la parrilla del GP de Bahréin, que se celebrará del 1 al 3 de abril, se volverá a decidir con la eliminación de pilotos cada 90 segundos en las tres partes que integran la calificación, sólo queda esperar que en esta ocasión los equipos estén mejor preparados y veamos más batallas por evitar una eliminación temprana.

VAVEL Logo