Debut soñado en la duela

Andre Ingram, de 32 años, debutó en la NBA con Los Angeles Lakers.

Debut soñado en la duela
Foto: The New York Times

Los deportes en general siempre tienen historias sorprendentes que están reservadas para ciertas personas que han pasado por muchas cosas a lo largo de sus respectivas carreras, pero cuando llegan a hacer su debut en el gran escenario, es cuando se dan cuenta que todo lo que pasaron y sufrieron ha valido la pena.

Con la temporada perdida, Luke Walton Jr. entrenador de los Lakers, llamó al primer equipo a un veterano de la G-league para hacer uno de los mejores momentos de esta temporada en la NBA.
Andre Ingram, de 32 años, quien pasó 10 años jugando para el equipo de la G-League, South Bay Lakers, jugó su primer partido de la NBA ayer con los Lakers de Los Angeles mientras  cuando enfrentaban a los campeones de la temporada regular de la Conferencia Oeste, los Houston Rockets en el Staples Center.

Después de 384 juegos en la G-league, Ingram fue convocado para el primer equipo de Los Angeles e hizo una gran actuación terminando el juego con 19 puntos, 3 asistencias y 3 bloqueos en 29 minutos para 6 de 8 en tiros de campo. Ingram, quien tuvo el mejor porcentaje de la liga con un 47.5% de triples esta temporada para los South Bay Lakers y es el líder de dicha liga de todos los tiempos en triples, se mostró confiado y seguro en su juego y fue el equipo segundo anotador líder en el juego tan solo un punto detrás de Josh Hart.

Ingram merece esto porque, como él mismo dice, ha trabajado en silencio y nunca he parado hasta que ha alcanzado su objetivo. Este es el tipo de historias que, como dice Ernie Johnson, cito: "Son buenas para el alma" y siempre es un momento especial cuando nosotros, los aficionados, podemos ser parte de estas historias que son las que hacen los deportes sean tan bellos y emotivos.