Redick y Bradley no se mueven

JJ Redick y Avery Bradley no cambiaran de sus respectivos equipos durante el verano.

Redick y Bradley no se mueven
Foto vía: NBA.

Dos de los jugadores más infravalorados de toda la liga se mantendrán con los mismos equipo que estuvieron la temporada pasada. J.J Redick jugará un año más con los Philadelphia 76ers, mientras que Avery Bradley, se quedará dos años más en Los Ángeles jugando para los Clippers.

J.J Redick

El escolta de 34 años, JJ Redick ha llegado a un acuerdo con los Philadelphia 76ers para la siguiente temporada de la asociación, en un  contrato de pactado por un año y $12 Millones de dólares. Redick, llegó a los Sixers para la temporada pasada en donde jugó un rol muy importante en un equipo tan joven ya que el, fue el escolta titular del equipo y su aportación fue tanto dentro como fuera de la cancha. Los Sixers son un equipo joven con figuras como Joel Embiid, Ben Simmons, Dario Saric, entre otros pero la cuestión es que ninguno de ellos supera los 24 años de edad por lo que Redick, llegó al equipo para ser uno líderes, una voz en el vestuario. Su rol fue bueno ya que los dirigidos por Brett Brown llegaron hasta las semifinales de la conferencia este en donde cayeron con los Boston Celtics en cinco juegos. JJ promedió 17.1 puntos por partido y sin duda alguna, su permanencia son buenas noticias para la franquicia.

Avery Bradley

14.3 puntos fue lo que registró a lo largo de 46 juegos el año pasado y Avery Bradley ha llegado a un acuerdo con Los Ángeles Clippers para volver a la organización por dos años y $25 Millones de dólares. Bradley, quien llegó al equipo angelino a mitad de la temporada luego de que los Clippers traspasaran a Blake Griffin a los Detroit Pistons, jugó una parte vital para los dirigidos por Doc Rivers ya que a pesar de que nunca encontró su gran nivel de Detroit, tuvo destellos en ambos lados, tanto en defensiva como en ofensiva. Es por eso que los Clippers han decidido mantenerlo en la organización, porque con él en tu quinteta inicial, tendrás solidez en ambos lados de la duela, que es lo que necesitan los Clippers y ahora más con la salida de DeAndre Jordan.