Durante el primer cuarto el encuentro estaba dando tintes de ser un partido con poquísimos puntos, las ofensivas de cada equipo no podían concretar las jugadas, estaban demasiado imprecisos tanto en el juego aéreo como el juego presente. Lo único acontecido en el primer tiempo fue un fumble generado por parte de la defensiva de los Chargers a Rhamondre Stevenson, el cual lamentablemente termino en lesión y tuvo que entrar en protocolo de conmoción para ya no regresar más al juego.

Para el segundo cuarto las defensivas estaban generando el espectáculo frenando las series ofensivas las cuales no generaron puntos sino hasta el final del segundo cuarto, los Chargers cada vez se acercaban con peligro en sus series ofensiva por lo que más tarde se encargaron de abrir el marcador con dos series ofensivas que no pudo terminar en Touchdown pero si con dos goles de campo de 38 yardas. Los Patriots seguían sin dar con las jugadas que pudieran generarle grandes posiciones de terreno en el juego y pudieran regresar al juego. Se iban al medio tiempo los ángeles con ventaja de solamente 6 puntos frente a un nueva Inglaterra que seguía sin sumar puntos desde hace dos partidos previos.

Ya para el tercer cuarto, New Inglaterra salía con una nueva cara buscando ese Touchdown que pudiera darle la vuelta al partido, pero lamentablemente nunca llego, sus series ofensivas no terminaban de dar el yardaje que pudiera tan siquiera acercarlos a patear un gol de campo. Por el otro lado los Chargers seguían intentando incrementar su marcador. Se terminaba la tercera parte sin puntos para ambos equipos.

Ya en el último cuarto los Pats estaban cada vez más cerca de remontar el marcador, pero las inseguridades del QB, los pases fallidos de sus receptores y como cereza del pastel la lesión de su corredor productivo en el ataque terrestre, regresaban una vez más, sus errores ofensivos les terminaron costando muy caro, algo que bien o mal les termino dando la victoria a los Chargers que también dieron una pésima por no decir que bochornosa  actuación, un partido que quedo para el olvido de los dos equipos, no hubo touchdowns, solo las defensivas hicieron rescatable un juego que solo confirmo la incapacidad que tuvieron los Chargers para ampliar su dominio ante unos Patriots de Bill Belichick que cada vez está reafirmando que se puede estar peor pero sobre todo estar tocando cada vez más fondo con el transcurso de las semanas. Un equipo que está completamente roto, que hoy por hoy está a años luz de lo que alguna vez fueron como dinastía. Hoy no pesa el Gillette Stadium, no hay ni un solo playmaker que pueda hacer la diferencia en el encuentro, no hay sistema de juego que pueda hacer jugar a este equipo, no hay identidad, pero tristemente no hay alma, ni ganas de trascender y querer poner al equipo en donde debería de estar.  

  • Resumen 

VAVEL Logo
Sobre el autor