Crónica Luqueño 2 (2)- 0 (3) DIM: sufrir es un lugar común

El cuadro paisa tuvo que jugar todo el segundo tiempo con un solo gol de ventaja en el marcador global, pero logró el pase a octavos de final, aunque sin mostrar su mejor fútbol.

Crónica Luqueño 2 (2)- 0 (3) DIM: sufrir es un lugar común
Fotografía: DIM Oficial
Luqueño
2 0
Medellín
Luqueño: Rodríguez; Giménez, Benítez, Escobar, Clar; Alegre (Salinas, min. 66), Godoy, Marín, Núñez; Arévalos (Ovelar, min. 66), Di Vanni.
Medellín : González; Mosquera, Saiz, Pertuz (Burbano, min. 65), Arias; Cabezas, Moreno, Piedrahita, Molina (Parra, min. 86); Hechalar (Macías, min. 92), Caicedo.
MARCADOR: 1-0, min. 23, Marín. 2-0, min. 44, Alegre.
ÁRBITRO: Roberto Tobar (CHI). Amonestó a Gi Vanni (min. 26), Jorge Arias (min.31), Francisco Benítez (min. 33), Didier Moreno (min.57) y a Piedrahita (min. 81).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vuelta de la segunda fase de la Copa Sudamericana. El partidó se disputó en el estadio Feliciano Cáceres.

Tal como estaba previsto, el árbitro Roberto Tovar dio inicio a las acciones en Paraguay a las 7 y 45, con dos equipos que iban por objetivos distintos: el DIM quería ratificarse en los octavos, mientras que Luqueño buscaba dar el golpe en la serie y remontar el marcador.

Tanto Luqueño como el Medellín tenían en el banco a dos directores técnicos diferentes a los de la ida: Eduardo Rivera fue destituido y en su reemplazo llegó Félix Darío León. Por su parte, El 'Chonto' Herrera estaba sustituyendo a Leonel Álvarez, quien fue expulsado en el primer juego de la serie.

En los primeros minutos se notó el afán del cuadro local por proponer fútbol, dado que necesitaba abrir el marcador para recortar distancias con el elenco antioqueño. Sin embargo, David González no tuvo mucho trabajo por causa de las imprecisiones de los paraguayos.

A los 16 minutos seguía viéndose un partido muy cortado en la mitad de la cancha, sin que ninguno de los dos equipos mostrara lo mejor de su bagaje ofensivo, a pesar de que estaban haciendo uso de jugadores rápidos en posiciones más adelantadas de lo habitual: Vladimir Marín en Sportivo Luqueño y Marlon Piedrahita por parte del DIM.

La primera opción clara de gol llegó a favor de los paraguayos a los 21 minutos del juego; una mano de Andrés Mosquera en el área fue el motivo para que el juez chileno decretará disparo desde el punto blanco.

Y fue Marín, el ex Medellín, quien engañó a David González y, rematando a la derecha, acercó a su equipo al Poderoso en el marcador global.

La primera amarilla del compromiso llegó a los 26' cuando Di Vanni cometió una falta sobre el defensor Jorge Arias. Sin embargo, la infracción en cancha del Medellín era la prueba de que el gol les dio un envión anímico a los de casa, que seguían buscando un gol más.

Tuvieron que pasar 37 minutos para que el Independiente Medellín tuviera una chance clara de gol, y fue tras un pase profundo de Mauricio Molina para Juan Fernando Caicedo, quien marcó pero vio como su disparó se iba desviado por un defensor guaraní.

A los 44' llegó el segundo gol del Sportivo Luqueño, tras un rebote en el área que Derlis Alegre se encargó de convertir en una anotación, la cual dejaba a los paraguayos a solo un gol del empate en la serie, ante un Independiente Medellín que seguía en shock y a la espera del fin del primer tiempo.

Recién comenzada la segunda etapa Arévalos dio muestras de que el conjunto paraguayo seguiría en la misma tónica, buscando el empate en la serie. El volante remató desde afuera del área y el disparo pasó cerca del arco defendido por González.

Un cabezazo de pique al suelo de Juan David Cabezas complicó al portero del elenco paraguayo, en una jugada de tiro de esquina que se dio cuando el DIM de a poco comenzaba a ponerse a tono con el partido.

'Mao' Molina tuvo un chispazo con un chute desde afuera y Hernán Hechalar por poco supera desde lejos al portero paraguayo, que salió erróneamente, pero el marcador no cambiaba y el Rojo sostenía la ventaja, con el peligro de recibir el tanto del empate en la llave.

El primer cambio en el Medellín llegó a los 65 minutos; el técnico del club decidió cambiar el esquema y sumar un hombre en ataque, Fabio Burbano, a cambio de Hernán Pertuz, un defensor central. Spotivo Luqueño tampoco se quedó atrás y en la misma jugada dio ingreso a Ovelar y Salinas, en reemplazo de Arévalos y Alegre.

Molina salió del campo a los 86', reemplazado por William Parra, quien entraba para hacer la labor de sostener la pelota en el campo y darle un nuevo aire a la zona media del DIM.

Luqueño lo buscó por todos los medios en los minutos finales, con un Vladimir Marín que no exponía señas de cansancio, por más que fue determinante en los ataques de su equipo y había corrido bastante.

Sin embargo, por más que sufrió, el Deportivo Independiente Medellín logró el pase a los octavos de final, ronda en la cual se enfrentará al Santa Cruz de Brasil.