Una noche para el olvido

La fase regular de la temporada 2013-2014 será una etapa inolvidable en San Antonio. Es que los Spurs tuvieron un proceso perfecto: ganaron 60 partidos (19 de estos consecutivos para un nuevo record de franquicia), campeones del Sudoeste y primeros en el Oeste pensando en los Playoffs. Para que este buen plazo termine aún quedan cuatro juegos.

Sin embargo, el 8 de abril será recordado como la noche en la que poco, casi nada, salió bien para los de Texas. Es que los dirigidos por Gregg Popovich cayeron de visitante por 110-91 ante los Timbewolves que ya no tienen chances de ingresar a la post-temporada. A pesar de que los visitantes no pudieron contar con Tony Parker (espasmos en la espalda), los de negro no pudieron ante un Minnesota que era vulnerable. Es que en el dueño de casa no jugaron Chase Budinger, Kevin Martin y Nikola Pekovic, habituales titulares.

Desde el juego, los líderes de la conferencia mostraron una de sus peores versiones de la temporada. Faltó intensidad en la defensa, efectividad en el ataque, juego asociado, rotación de balón y doblar la marca cuando la ofensiva rival progresó a la pintura. De más está decir que los dirigidos por Rick Adelman aprovecharon esta versión de los Spurs. El español Ricky Rubio (23 puntos y 7 asistencias en 33 minutos) lideró la ofensiva para conseguir el triunfo. Minnesota rotó bien la pelota: hubo 23 asistencias en los 42 intentos de campo anotados. Además mostró todas las facetas en las que falló su adversario: defensa sólida y ataque efectivo. Así se fue al descanso 54-34.

La peor noticia de la pesadilla llegaría a los tres minutos de la segunda mitad. Ginóbili debió retirarse por dolores en la pierna izquierda. En el momento se estimó que el argentino había sufrido un desgarro, pero finalmente el mismo Popovich confirmó que lo que vivió el bahiense "fue solo un golpe". En cuanto a las acciones, los últimos 24 minutos fueron un trámite para los de blanco. Continuaron jugando igual y limitando al rival para que no haya chances de que regrese al partido. Así llegó a ganar por una diferencia de 28, que el visitante maquilló a 19 para el 110-91 final.

San Antonio buscará la recuperación, y terminar de quedarse con el primer puesto, el jueves cuando se juegue el clásico de Texas. Es que los Spurs viajarán a Dallas para medirse ante los Mavericks. Los Timberwolves volverán a jugar este miércoles ante Chicago Bulls de local.

Acá el resumen del partido:

VAVEL Logo