No hubo revancha
Foto: NBA

Los Timberwolves (5-14) no pueden levantar cabeza y nuevamente cayeron ante los Knicks (10-9), que siguen teniendo un buen balance en casa (8-3).

El destacado: en el conjunto ganador, Kyle O’Quinn brilló con 20 puntos y 13 rebotes. Lo mejor de Minnesota estuvo en las manos de Karl-Anthony Towns, que logró 20 tantos y 8 tableros.

El anfitrión tomó las riendas del partido y rápidamente se puso 14-5 arriba. A Minnesota le costó hacer pie y recién sumó dos dígitos en el marcador faltando 2’ para la culminación del primer cuarto (24-10). La visita se fue sacando la vergüenza de a poco y pudo sumar, aunque cerró en desventaja 30-21.

En el segundo, New York siguió liderando el juego y con buenos momentos en ofensiva quedó 45-36 en la mitad del cuarto. Los Wolves jugaron un gran período (31 puntos) pero les fue difícil pasar al frente. Quedó a 12 a falta de 1’ (62-50) y volvió a cerrar abajo 62-52.

Ambos equipos brindaron unos diez minutos de gran goleo (36) y el partido tuvo por momentos una gran paridad. Pero el tablero marcaba la realidad, New York siguió controlando el resultado a pesar de la arremetida de los jóvenes lobos. Minnesota quedó a 10 (94-84) y los Knicks entraron al último con la misma diferencia: 98-88.

Los Wolves se despertaron del todo cuando sacaron un parcial de 11-2 e igualaron (100-100). Un minuto más tarde, Minnesota pasó al frente por primera vez en la noche (102-101), pero la diferencia fue escasa. Fue el momento donde los Knicks usaron la cabeza para calmar las aguas y no ponerse nerviosos. Herramienta que le sirvió para volver a liderar el marcador y no dejar convertir cómodamente a Minnesota. En el final, no hubo revancha de los lobos (se enfrentaron en el partido anterior) y fue victoria de New York por 118-114.

La jugada: a pesar de que el rival igualó el encuentro, New York siempre controló el juego y nunca cedió. El parcial final de 16-9 le volvió a dar diferencia a los Knicks para cerrar el partido con triunfo.

La ventaja: un doble de Derrick Rose sacó distancia de 14 en el comienzo del tercer período (69-55).

La diferencia: fue un duelo parejo en las estadísticas. Solamente New York superó a los lobos a la hora de robar la pelota (9-6), ganó en los rebotes (54-46) e hizo menos infracciones (18-25).

Los puntos altos: en el local, Carmelo Anthony (29 puntos y 5 rebotes) y Derrick Rose (24). En la visita, Zach LaVine (23) y Cole Aldrich (20 y 12).

New York enfrentará a Sacramento Kings, mientras que Minnesota jugará ante Charlotte Hornets.

VAVEL Logo