Tras barrer al anfitrión, Argentina está en cuartos

Tras dos tiempos suplementarios, Argentino logró imponerse ante Brasil, y de esta manera, ya está en cuartos de final. El Chapu Nocioni con 37 tantos, y Facu Campazzo con 33, fueron las figuras del encuentro, siendo la primera paraja de compañeros con más de 33 unidades en un mismo partido, en la historia de los Juegos Olímpicos.

Tras barrer al anfitrión, Argentina está en cuartos
Foto: FIBA
Argentina
111 107
Brasil

El camino hacia el objetivo olímpico se va acortando cada vez más. Esta vez, Argentina se midió ante el anfitrión, Brasil, y se impuso por 111-107, en el segundo tiempo suplementario.

El cotejo comenzó con Scola abriendo el marcador, para que luego los brasileños igualen y se trate de que la primera mitad del cuarto, sea un cabeza a cabeza. Pero restando minutos para finalizar, los argentinos tomaron el liderazgo de la naranja y con buenos pasajes del Chapu y Scola, los del Oveja se adueñaron del tanteador y de la ofensiva, mientras se veía a un Brasil débil que no encontraba el espacio para acortar.

El segundo cuarto dio comienzo a un partido que varió de intensidad, notándose el desgaste físico de los jugadores. Sin más, los albicelestes también se apropiaron de la segunda tanda con buena actuación ofensiva del Chapu que a poco del inicio, colocó el reloj en 33-26, tras haber convertido su quinto triple de seis intentos. Pero no tardó Brasil en vencer el extremo defensivo argentino, ya que tras jugadas erráticas de los nuestros, pero Alex con un triple (3/4) impuso a los suyos 35-42, pasando al frente con mejor efectividad que su rival. Tras una tapa de Manu y un triple de Pato Garino, Argentina se ubicó a cuatro tantos por abajo del local (41-45). Ya con un triple de Alex y doble de Felicio por el lado de Brasil, y dos tiros de Nocioni para el Alma, se cerró la primera mitad retirándose al descanso con el resultado parcial de 44-52.

La segunda mitad dejó en claro que el partido podría haber sido para cualquiera. Argentina no se encontraba en el parqué, por lo que Hernández decidió el ingreso de Delía, tras las buenas actuaciones de Nene que permitieron que el seleccionado brasilero amplíe por diez la diferencia. Poco a poco el partido iba teniendo dueños, tanto Nocioni como Camapazzo hicieron lo suyo y los argentinos empezaron a centrar su eje en el esquema de juego. Por el otro lado, Huertas venció y penetró los espacios que la defensa del Alma no podía cerrar, pero la ofensiva argentina fue más bien inteligente, pero faltó precisión en los tiros, detalle a los locales no le faltó.

Con unos minutos trastabillados, Argentina y Brasil iniciaron el último período de la tarde de sábado. De floja defensa, poca ofensiva y faltas reiteradas se trató la primera mitad, pero aún nada estaba escrito. Era una lucha cuerpo a cuerpo. Facu Campazzo achicó 82-83, para que luego Huertas lo aleje a 85, y cuando sólo restaban segundo el Chapu se animó al triple, el cual, con suspenso acertó y se entró al primer suplementario.

Alex se encendió, a pesar de su buena actuación, y dilató el tanteador en 94-86, suprimiendo las esperanzas argentinas. Sin más, la Generación Dorada aún tenía mucho por hacer. Facu Campazzo no se alejó del aro y concretó, para que luego Chapu también se lleve la ovación para que solo un punto los distancie. Marquinhos llevó a los suyos a 95 cuando completó uno de los dos tiros libres, y a falta de 36 segundos el siete argentino lo vuelve a equiparar.

La última instancia del veredicto argentino significó haber dejado el alma en sentido literal. Cansados por el desgaste físico por un lado, pero el incentivo de la gente y de que todavía existía la posibilidad de clasificar, incentivó al equipo a jugar como si recién iniciara el cotejo. Argentina pasó de ganar 101-95, a que con Raulzinho y Leandrinho por el lado brasileño, mientras que Pato Garino para la albiceleste, condujeron a 106-100. Lo que siguió fue otra actuación de Leandrinho, quien comandó un parcial 5-0, y nuevamente Brasil estaba pisando los talones de la visita. A falta de 45 segundos para el final, Campazzo concretó dos tiros libre, para que después Leandrinho también lo haga y el juego se coloque 109-107. Pero no había terminado: Delfino acertó dos tantos y Manu cumplió dando un final excelente con un rebote ofensivo.