Club Social y Deportivo Defensa y Justicia
Club Social y Deportivo Defensa y Justicia
Football Team
Soccer

Club Social y Deportivo Defensa y Justicia

1935 Florencio Varela


Defensa y Justicia es un equipo de fútbol argentino. El club nació a raíz de un grupo de amigos que se reunía en la calle Mitre para hablar de fútbol y también para pasar un momento agradable el 20 de marzo de 1935.

En ese lugar había un terreno abandonado y, en consecuencia, fue aprovechado para practicar fútbol.

Con el correr de los años, los vecinos comenzaron a participar en el club de varias actividades sociales y deportivas como el básquet y el fútbol, en donde se destacaban en el ámbito zonal.

Sin embargo en las siguientes temporadas la institución dejó de crecer pero por una fuerte decisión que tomaron algunos socios junto al presidente Norberto Tomaghello en los primeros días de 1977 de afiliarse a la AFA y disputar la Primera D todo volvió a encarrilarse.

Para este objetivo en primer lugar se juntó dinero gracias a un festival que se organizó en un salón y luego a través de una selección se trabajó en la búsqueda de jugadores para formar el plantel. Además el intendente Prefecto Hamilton entregó un terreno para construir el estadio. Con estas piedras fundacionales encaminadas finalmente se presentó la solicitud en la Asociación del Fútbol Argentino y finalmente varios meses después el 20 de diciembre de 1977 el Comité Ejecutivo afilió al Club Social y Deportivo Defensa y Justicia.

Los primeros años

El equipo de Florencio Varela hizo su debut en la Primera D el 4 de marzo de 1978 con una victoria frente a Cañuelas por 2 a 1. En ese partido, la primera formación estuvo conformada por: Ramón Correa; Benito López, Roberto Lucarini, Raúl Bustos y Alberto Cortez; Horacio Roselli, Jorge Giache y César Echeverry; Luis Briega, Héctor Cardozo y Oscar Bruno. 

Y años más tarde, en 1982 consiguió el ascenso a Primera C luego de superar a San Martín de Burzaco por 4 a 0. Durante tres temporadas participa en esa categoría y al conseguir el título porque vence a Barracas Central por 7 a 0 sube en 1985 a la Primera B. Un año después, la AFA decide hacer una modificación y arma un torneo reclasificatorio en el cual Defensa y Justicia se clasifica a la B Nacional al igualar 1 a 1 contra Atlanta en Villa Crespo. Sin embargo, luego de seis años en la categoría, sufrió el descenso a la Primera B.

Igualmente en la temporada 1996/1997 volvió a la B Nacional al superar en la revancha de la final a Tristán Suárez por 2 a 1 y lograr el campeonato.

 

Después de 17 años en ese torneo logró su máximo sueño: subir a la Primera División. Bajo las indicaciones del técnico Diego Cocca, en la temporada 2013/2014 consiguió ese ansiado pasaje cuando derrotó por 1 a 0 a San Martín de San Juan con gol de Brian Fernández en el estadio Bicentenario. En esa campaña, ganó 21 partidos, empató doce y perdió nueve.

A partir de allí, la escuadra de Florencio Varela se quedó en la máxima categoría de la mano de los buenos trabajos de Ariel Holán, Sebastián Beccacece y Juan Pablo Vojvoda, quienes con algunas variantes, le dieron un funcionamiento que despertó elogios y que la llevo a disputar copas internacionales (Copa Sudamericana y Copa Libertadores).

La camiseta

A partir de 1978, cuando Defensa y Justicia comenzó a jugar en la Primera D, utilizó una casaca con los colores azul y blanco hasta 1985. En ese año asume la presidencia del conjunto de Florencio Varela Ricardo Pérez, quien también presidía El Halcón, una compañía Transportes. Por este lazo que lo unía con la empresa a partir de allí dejó de usar los colores mencionados en su camiseta y los sustituyó por el verde y amarillo. Además a raíz de esta conexión el cuadro empezó a usar el apodo el Halcón y así lo mantiene desde hace 35 años (Foto: Piel de Ascenso).

El Estadio 

A partir de la decisión de afiliarse a la AFA y poder jugar en la Primera D, se comenzó a proyectar la idea de construir un estadio. El intendente Prefecto Hamilton entregó un terreno para que la institución de Varela lleve a cabo ese sueño. 

Una vez que la afiliación estuvo concretada el 20 de diciembre de 1977, se empezó a trabajar a destajo en la construcción del escenario.

Finalmente el 26 de febrero de 1978 se inauguró el estadio que primero se llamó Estadio Libertador General Don José de San Martín con un partido amistoso entre Defensa y Justicia y la tercera división de Boca. El Xeneize se impuso por 2 a 0 con dos goles de Mario Huzillos. En esa jornada el combinado local formó con: Angel Luque; Ricardo Gorocs, Roberto Lucarini, Raul Bustos y Alberto Cortés; Cesar Echeverri, Jorge Giache, Raul Candia y Angel Barrientos; Luis Briega y Oscar Bruno. Por su parte, la visita estuvo compuesta por: C. Brizuela; Ricardo Sánchez Sotelo, Carlos Córdoba, Alfredo Márquez, R. Agüero; Ricardo Franceschini, José Álvarez, M. Silva; Armando Mario Huzillos, Ricardo Gareca y R. Fabricio. Una semana después, el equipo dirigido por Jorge García hizo su debut en el torneo.

Unos años más tarde, el 15 de diciembre de 1990, el estadio cambia de nombre y apellido y pasa a llamarse Estadio Norberto Tito Tomaghello.

Ídolos

Juan Carlos Moles: es el gran goleador del Halcón con 113 goles. El delantero jugó nueve años en el cuadro de Florencio Varela desde sus comienzos en la Primera D, en 1978, y fue partícipe de los tres ascensos: a la Primera C, a la Primera B y al Nacional B. En el último partido en su paso por la Primera D, Moles convirtió tres tantos en el triunfo frente a San Martín de Burzaco. Luego de unos años con tres tantos nuevamente contribuyó en el triunfo sobre Barracas Central por 7 a 0 para coronarse campeón de la Primera C y ascender a la Primera B.

Oscar Bartelemi: En Defensa y Justicia entre 1982 y 1991 fue parte de sus ascensos a Primera C, Primera B y Nacional B. Fue un clásico wing que con sus desbordes se complementó muy bien con Juan Carlos Moles, el histórico delantero.

 

Néstor Omar Benítez:  otro ídolo del cuadro de Florencio Varela porque es el jugador que más defendió su camiseta ya que disputó 275 partidos entre 1993 y 2005. El defensor realizó las divisiones inferiores en San Lorenzo de Almagro y su debut en el Halcón se produjo en el choque ante San Miguel, en 1993. Benítez formó parte del campeonato de Primera B que logró Defensa en la temporada 1996/1997 para subir a la B Nacional.

 

Jorge Galleguillo: se encuentra en ese escalafón de ídolos porque fue una pieza fundamental de Defensa y Justicia para el ascenso al Nacional B en 1997 ya que colaboró con un tanto para vencer en el partido de vuelta de la final a Tristán Suárez por 2 a 1. En esa categoría el volante estuvo en el equipo de Florencio Varela hasta 2003 y disputó 193 partidos. A su vez en esa etapa convirtió 44 goles. Mientras tanto en la temporada 1996/1997 de la B Metropolitana, jugó 28 encuentros y marcó tres tantos.

 

Juan Martín Lucero: el artillero llegó al Halcón en 2010 y explotó todo su potencial en el ansiado ascenso a Primera División en la temporada 2013/2014 en donde convirtió 24 goles. Por ese gran desempeño despertó el interés de Independiente, quien lo contrató luego de su regreso a la máxima categoría. Luego de tres temporadas en el elenco de Avellaneda, defendió los colores de Johor Darul Takzim de Malasia (en 2016 y anotó 26 goles), Tijuana de México (entre 2017 y 2019 en donde convirtió 15 tantos) y Godoy Cruz (jugó 16 partidos y marcó dos goles). En agosto de 2019 retornó a Defensa y Justicia y en la última Superliga Argentina aportó cinco tantos.

Palmarés

Encuentro crucial contra Deportivo Morón Antes de que lleguen las buenas épocas, el Halcón vivió un día complejo cuando debió enfrentar a Deportivo Morón en un partido definitorio de la promoción de la B Nacional – B Metro el 3 de junio de 2006.

El equipo de Florencio Varela transitaba por malas etapas y por ello su continuidad en la segunda división peligraba. En el compromiso de ida empataron 1 a 1 y solamente quedaban 90 minutos más del descuento para determinar la permanencia o el ascenso. Defensa y Justicia ganaba por 1 a 0 en el amanecer del duelo con gol de Rubén Ferrer pero el Gallo lo dio vuelta con conquistas de Damián Akerman (en dos ocasiones) y Ceferino Denis. De esta manera el conjunto de la zona oeste del Gran Buenos Aires lograba su sueño de ascender a la B Nacional. Sin embargo, Marcos Ramírez anotó el 2 a 3 para el elenco comandado por Rubén Agüero en tiempo de descuento. Cuando todo el nerviosismo se apoderó del estadio, Ezequiel Miralles de tiro libre decretó el 3 a 3 para que la permanencia sea una realidad porque Defensa contaba con ventaja deportiva. Este encuentro por el gran grado de emotividad se recuerda hasta el presente. 

Participación en las Copas internacionales

En su primera participación en la Copa Sudamericana, en 2017, Defensa y Justicia en su debut en primera ronda empató, como local, 0 a 0 contra San Pablo de Brasil. Luego en la revancha en el estadio Morumbí empató 1 a 1 con gol de Gonzalo Castellani y como fue de visitante clasificó a la segunda fase. En esa instancia, en el partido de ida derrotó por 1 a 0 a Chapecoense con un tanto de Nicolás Stefanelli.

No obstante en la vuelta el conjunto brasileño lo venció por 1 a 0 y en la ronda de penales lo superó por 4 a 2. Con esta caída el Halcón se despidió de la competencia pero unos meses después tuvo una nueva oportunidad.

En 2018 el cuadro de Florencio Varela en el encuentro de ida de la primera ronda cayó en el estadio Norberto Tomaghello contra América de Cali por 1 a 0 con una conquista de Borja. Sin embargo en la revancha volvió a hacer historia porque en su visita superó al combinado colombiano por 3 a 0, con tantos de Fernando Márquez, Leonel Miranda y Nicolás Fernández.

De esta manera avanzó a la segunda fase en donde recibió a El Nacional de Ecuador. En el primer compromiso se impuso por 2 a 0 pero en la vuelta cayó por 1 a 0. Igualmente por el resultado que sacó en el Tito Tomaghello fue fundamental para el pasaje a los octavos de final. Defensa y Banfield se cruzaron en ese camino y en el primer duelo igualaron 0 a 0.

Asimismo en el estadio Florencio Sola la formación varelanse mostró su potencial y le ganó al Taladro por 2 a 0 para seguir soñando con la Copa Sudamericana. En los cuartos de final se encontró con Junior de Barranquilla, quien en la ida lo derrotó por 2 a 0. En la revancha el Halcón ganó por 3 a 1 pero el tanto visitante fue determinante para que la ilusión de pasar a la semifinal se apague con dolor. Además el mal arbitraje y la actuación del VAR quedaron en el ojo de la tormenta.

Un año más tarde tuvo una nueva chance de disputar este certamen pero el sueño fue fugaz porque Botafogo lo dejó afuera en primera ronda porque en la ida ganó por 1 a 0 y en el último compromiso lo vapuleó por 3 a 0. A pesar de esa desilusión, por el subcampeonato conseguido en la Superliga Argentina 2018/2019 el club de camiseta verde y amarilla tuvo la oportunidad histórica de jugar la Copa Libertadores. 

El camino en este torneo no ha sido el mejor hasta el momento porque en el Grupo G sufrió dos derrotas consecutivas. En la primera fecha, en Florencio Varela cayó frente a Santos de Brasil por 2 a 1 y una semana después, como visitante perdió por el mismo marcador con Olimpia de Paraguay. El elenco comandado por Hernán Crespo se encuentra último en la tabla de posiciones y le quedan cuatro cotejos para lograr la hazaña. La empresa parece muy difícil pero intentará dar una nueva sorpresa.

El subcampeonato

La gran campaña que culminó con el subcampeonato de Defensa y Justicia en la tercera edición de la Superliga Argentina comenzó con dos empates conseguidos frente a Lanús (2 a 2) y Atlético Tucumán (1 a 1). En los dos partidos el conjunto de Florencio Varela empezó perdiendo y finalmente alcanzó la igualdad. Sin embargo, en la tercera fecha obtuvo su primer triunfo porque le ganó por 1 a 0 a Independiente, en el estadio Libertadores de América. Luego sufrió un empate contra Belgrano por intermedio de Juan Brunetta, quien sentenció el 1 a 1. A pesar de perder dos puntos, a partir de la quinta fecha el Halcón logró cinco victorias al hilo frente a Rosario Central, Godoy Cruz, Talleres, San Martín de San Juan y Vélez.

 

En esas cuatro presentaciones el arco de Ezequiel Unsain estuvo invicto hasta que cayó en el duelo ante el Fortín. Thiago Almada fue el verdugo del ex guardameta de Newell’s porque convirtió los dos tantos velezanos. Esa seguidilla de triunfos llegó a su fin porque en las siguientes jornadas sumó dos puntos en sus choques con Newell’s (0 a 0) y Estudiantes de la Plata (1 a 1).

Después de esos empates los dirigidos por Sebastián Beccacece volvieron a ganar ya que superaron a Tigre por 2 a 1. Asimismo en la décima cuarta fecha Defensa y Justicia estuvo cerca de perder su encuentro contra Huracán pero el tanto de Lisandro Martínez colaboró para obtener un punto en el estadio Tomás Adolfo Ducó. Por segunda vez en ese torneo, regresó al camino triunfal porque consiguió seis triunfos consecutivos al vencer a Colón, River, San Lorenzo, San Martín de Tucumán, Argentinos Juniors y Gimnasia de la Plata.

Salvo el Ciruja y el Bicho de la Paternal, los demás rivales no pudieron doblegar la seguridad del portero Unsain. En 19 jornadas del campeonato el Halcón no había sufrido ningún traspié pero en el duelo contra Boca Juniors, en Florencio Varela, por el tanto de Carlos Tévez, perdió su largo invicto. Igualmente esa condición de invencible como visitante se mantuvo por dos encuentros más ya que les ganó a Aldosivi y a Banfield hasta que llegó el choque frente a Patronato en Paraná.En esa ocasión, el Patrón lo venció por 2 a 0 y esta fue su única caída fuera de su estadio. Además fue la última que padeció en el certamen porque en la recta final empató con Unión y Racing por el mismo marcador (1 a 1). 

De esta manera cerró una gran Superliga con un segundo puesto imborrable para poner en tela de juicio que de los subcampeones nadie se acuerda.