Club Atlético Temperley
Club Atlético Temperley
Football Team
Soccer

Club Atlético Temperley

1912 Temperley, Buenos Aires


Previo a la fundación del Club Atlético Temperley, como lo conocemos hoy en día, hubo una historia. Nace en 1910 con el nombre de «Centenario Football Club - Temperley», en homenaje a la Revolución de Mayo. Entre 1909 y 1910 un grupo de comerciantes y vecinos se reunió en la zona de Temperley para jugar al fútbol y practicarlo en un terreno en el que se reunían para hablar de la institución, tal vez al influjo de los primeros ingleses que habían llegado al pueblo con el ferrocarril y ya lo practicaban. Varios fueron los campos de juego inicialmente utilizados. Uno de ellos estaba situado aproximadamente a 200 metros al sur del actual estadio del Club Atlético Temperley, en las tierras ubicadas sobre la calle 9 de Julio, entre Dorrego y Brandsen, solar que desde principios de siglo era ocupado por un horno de ladrillos.

Otro escenario fue el baldío comprendido entre las calles 25 de Mayo, Brandsen, Pichincha y Suárez y también se jugaba en el delimitado por las calles Guido, Espora, Liniers y Avellaneda, más conocido como «Cochera Avellaneda». Aquellos equipos, formados por adolescentes de 13 a 16 años, jugaban bajo el nombre de Centenario, y en el primero de esos terrenos, lo hacían vistiendo una camisa celeste y blanca. Uno de esos grupos se organizó con visión de futuro y creció hasta constituirse en un club. Tan sencilla circunstancia constituyó el origen del Centenario Foot-Ball Club o Club de Foot-Ball Centenario, testimoniado por un viejo sello de goma, Club de Foot-Ball Centenario - Temperley - Fundado en 1910, en homenaje a los 100 años de la gesta de Mayo.

Dos años más tarde, el grupo se transformó en club, concretándose su fundación definitiva el 1.º de noviembre de 1912. En una asamblea realizada en el viejo Colegio Arias, y así se crearía en aquel entonces el club Centenario. Luego de la fundación, se tomó a Salvador Müller, Domingo Paglia, Antonio Scardini, Felix Paglia y Arturo Cordero, Alejandro y Carlos Tagliani, como socios fundadores.

La primera cancha se instaló en “Campo Huergo”, en las inmediaciones del actual Hospital Español, de Temperley. Allí se estableció en 1908 una comunidad de inmigrantes italianos que acompañó al equipo de Centenario en los años iniciales de su vida dejando su impronta en la primera camiseta utilizada, roja y verde, colores que junto con el blanco forman la bandera italiana.

El primer equipo que figuró en una anotación fechada el 15 de agosto de 1915 -el registro más antiguo que se posee- estaba formado por Juan Félix Bemposta; Domingo Paglia y Enrique Sciandra; Ernesto Borrás, Salvador Müller y Juan Isola; Antonio Scardini, Adolfo Betular, Arturo Cordero, Félix Paglia y Eduardo Sciandra. También figuraban como contribuyentes en esa época los señores Juan Paglia, Juan Ciodaro, Eduardo Cazalá, Raúl Cervellón, Mauricio Perier, Miguel y Domingo Scardini, Florencio Camarlinghi y B.Camaño. En 1916, Centenario obtuvo su primer éxito significativo, al adjudicarse un torneo patrocinado por la Liga de Adrogué. En 1917 se incorpora al club una figura decisiva en el desarrollo y en la consolidación de la institución, se trataba de Alfredo M. Beranger, hombre de carácter muy fuerte y de perfil siempre muy alto, el cual rápidamente se erige como líder y motor de la entidad.

Beranger propone algo que a muchos inicialmente les pareció una locura: que Temperley se inscribiera en los torneos oficiales de football, es decir, en la entidad que en ese entonces regulaba y organizaba los torneos más importantes de Buenos Aires, nada más y nada menos, que la Asociación Argentina de Football, antecesora de la actual AFA en las épocas del amateurismo. Del mismo modo en ese mismo año se adopta como divisa definitiva de la institución el color Celeste. 

En 1919, el Club Atlético Centenario inscribe oficialmente a 3 equipos, uno en Segunda Divisón, otro en Tercera División y el restante en la Cuarta División. Además, a fin de año, se realizó el primer intento concreto por poseer un campo propio y exclusivo, ubicado en la calle 9 de julio, entre Dorrego y Brandsen, pero el gerente de la empresa Ferrocarril del Sud dio la negativa. Dos años más tarde, más precisamente el 30 de enero de 1921, el Club realizó el cambio de nombre y el 19 de febrero, del mismo año, la Asociación Argentina de Football autorizó al club a competir bajo el nombre de Club Atlético Temperley. Ese mismo año, se logró la cesión de los terrenos pertenecientes al viejo Ferrocarril Sud. Para el campeonato de Intermedia (la 2da categoría) de 1922 de la Asociación Argentina de Football la entidad rectora dispuso la división geográfica del torneo en 3 zonas Norte, Sur y Oeste más una zona donde jugarían las reservas, o sea, los equipos B de los participantes de la Primera División, la zona "Extra". Los ganadores de las 3 zonas geográficas que eran los que estaban en condición de ascender jugarían un torneo donde por sorteo uno sería favorecido a entrar en una "semifinal" y con un solo encuentro podría ser el campeón y llegar a la máxima categoría, o sea, no sería un triangular todos contra todos como hubiera sido lo más "lógico". Luego el ganador que sería el campeón y ascendería a primera división y jugaría con el ganador de la Zona Extra de las reservas de los equipos de primera para la disputa de la Copa Campeonato de Intermedia. All Boys ganó la zona oeste, Villa Urquiza la zona norte, y Temperley en la mejor campaña de su historia ganó los 14 partidos que disputó (13 en la cancha y uno porque su rival no se presentó) ganó la zona sur.

Dio la vida por Temperley

“El 29 de marzo a las 21:30 hs. murió asesinado Alfredo M. Beranger, a manos de Joaquin Pujante (50 años), de tres disparos en el pecho, abdomen y región glútea, en la calle Pichincha, entre Guido y Suárez (mano derecha, segunda o tercera casa). Falleció en el acto. Luego, el agresor se trasladó al domicilio de Alejandro Tagliani, momento en el cual fue detenido. El F.C.S. había hecho desalojar a Pujante de una casilla ubicada en terrenos del ferrocarril, por influencia de autoridades del club, según el agresor...”. (Cita texual de lo publicado por el periódico “Última hora”).

Cabe aclarar que Alejandro Tagliani, era en ese entonces, el secretario general del Club. ‘Pachucho’, como solían llamarlo, había nacido el 29 de noviembre de 1893 y fue asesinado a la edad de los 29 años. El 17 de octubre del mismo año, el estadio fue nombrado como Alfredo Martín Beranger.

 En 1925, Temperley se desafiliaría de la Asociación Argentina de Football y se sumaría a la Asociación Amateur Argentina de Football. Temperley compartió la Zona A con: River Plate, Defensores de Belgrano, Argentino del Sud, Sportivo Buenos Aires, el conocido Nueva Chicago y Gimnasia y Esgrima La Plata. El equipo terminaría tercero con 8 puntos, producto de 3 victorias, 2 empates y 1 derrota. Para 1926, debido a las ordenes por parte del, entonces, presidente de la Nación Argentina, Marcelo Torcuato de Alvear se fusionaron las dos asociaciones amateurs que había hasta la época: la Asociación Argentina de Football y la Asociación Amateur Argentina de Football. Con esta nueva organización, se daría el “primer descenso” de Temperley. Ya que, quienes estuvieran en la Asociación Amateur Argentina de Football, integraría lo que sería la Segunda División. Luego de esto, pasaron 6 años para que Temperley ascienda a Primera División, en 1932, cuando se profesionalizó el fútbol.

En 1929 fue adquirido el campo de deportes situado sobre la calle 9 de Julio y el 15 de marzo de 1932 la comisión directiva resolvió fusionarse con el Club Argentino de Banfield. Este proceso culminó el 12 de julio de 1935 cuando se realizó una Asamblea Extraordinaria, en la que se resolvió que el club vuelva a llamarse Temperley.

La Quiebra

El derrumbe comenzó en 1987, cuando Temperley descendía a la vieja Nacional B. El objetivo era regresar a la máxima categoría del fútbol argentino, pero ocurrió lo contrario y en 1989, el Gasolero descendía nuevamente. El mismo año, el juez José María Durañona, decretó la quiebra y en 1991, tuvo que cerrar las puertas y dejar de competir en torneos de AFA. Incluso, el Club pidió jugar la C, pero se le fue denegada y también se realizó el intento por integrar la D, pero el “No” fue rotundo.

El monto de la deuda superaba el millón de dólares, que, realizando el cambio a la moneda del país, se utilizaban australes, se convirtió en impagable. ¿Cómo se terminó pagando? Los primeros en buscar las soluciones fueron los hinchas, quienes quisieron demostrar que el Club era algo más que un negocio o una sociedad de fomento. La deuda la terminaron pagando entre: -La empresa Bingo del Oeste, que le dio un anticipo a FAA (Futbolistas Argentinos Agremiados).-

Monto recaudado por la venta del defensor Cristian Smigiel a Instituto, de Córdoba, de aproximadamente 250.000 dólares. -Los Socios que recaudaron aproximadamente 250.000 dólares gracias a fiestas, asados y rifas que organizaron. El acuerdo entre las partes se realizó en la Sala Civil y Comercial número 1 de los tribunales de Lomas de Zamora y participaron el presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona; el intendente de Lomas de Zamora, Edgardo Di Dio; el abogado Juan Suñé, de FAA, y el juez de la causa, Francisco Torija Zane. Y la vuelta fue una fiesta, el 24 de Julio de 1993, Temperley volvía a jugar nuevamente un torneo de AFA. Comenzó jugando en la Primera C, contra Tristán Suárez, rival al que Temperley venció, pero esos son datos que quizás en ese entonces no importaban, porque lo importante era la vuelta y la gente se hizo presente, llenaron la cancha y las calles.

MÁXIMOS IDOLOS DE LA HISTORIA DE TEMPERLEY 

Como se sabe, cada club o institución cuenta con una historia que la identifica y la transforma. Y en ese transcurso, hay varios que dejan una huella y la hacen enaltecer. En esta nota de Temperley VAVEL veremos a algunos que enriquecieron la historia del club. 

El goleador del club. Luciano Eufemio Agnolin nació el 20 de octubre de 1915 en La Paz, Argentina. Fue un notable delantero centro y recordado por ser el máximo goleador de todos los tiempos en la segunda categoría del fútbol argentino. Comenzó su carrera como jugador en 1935 con Dock Sud. En 1939 llegaría a Temperley donde tendría una marca impresionante de anotar 130 goles en 133 partidos. 

Su buena actuación le permitió jugar en primera división para Atlanta en 1944, donde convertiría 21 goles siendo el tercer goleador del campeonato. Falleció un 15 de octubre de 1986 a los 70 años de edad, y para muchos es sin dudas uno de los mejores delanteros que tuvo el futbol argentino. 

 

 La época dorada del 74

El Club Atlético Temperley consigue el ascenso a la Primera División del futbol argentino en 1974 cuando empata 1-1 contra Unión de Santa Fe en la cancha de Sarmiento de Junín. Ese día se recuerda también por haberse habilitado una línea del Ferrocarril Roca que estaba en desuso y conectaba la Estación de Temperley con el Ferrocarril Oeste.

El pueblo fue una fiesta hasta llegada la medianoche cuando el plantel arribó y agradecieron el incondicional apoyo. Entre los campeones se encontraban Mariano Biondi, Horacio Arturo Magalhaes, Ricardo Salvador y Esteban Horacio “el negro” Corbalán.

Mariano Biondi nació el 22 de agosto de 1950. Su trayectoria como jugador comenzó en la quinta división del club. Pasó por la tercera y llegó a debutar con 19 años en la Primera B el 25 de abril de 1970 en el partido que el Celeste le ganaría a Almirante Brown por 3 a 1. El pepe jugaba de volante ofensivo con una gran habilidad, talento y visión de juego. Rápidamente se consolidó en el plantel y cuatro años más tarde lideraría el ascenso del gasolero a la Primera División. En la segunda división jugaría 87 partidos y marcaría 8 goles, pero en la máxima categoría jugó 123 encuentros y anotó 23 goles, los últimos dos en un partido memorable contra Boca Juniors, en el Metropolitano del 1977.

Luego fue transferido a Independiente, San Lorenzo, Tigre y por último en la Liga Deportiva Universitaria, donde es considerado hasta hoy el mejor jugador de la historia. Además, como entrenador, condujo a Temperley a la Primera B Metropolitana tras salir campeón de la Primera C en la temporada 1994/95, división en la que el club se hallaba por la quiebra producida años anteriores. También llegó a dirigirlo en el Nacional B. Mariano Biondi falleció el 1 de julio de 2015 a causa de una larga enfermedad invasiva, rodeado de sus afectos y atravesando una difícil situación económica.

En el estadio de Temperley, Alfredo Beranger, una de las tribunas populares lleva su nombre. 

Arturo Magalhaes: Nació el 19 de agosto de 1950. Desde niño jugó para las divisiones inferiores del celeste y llegó a debutar en primera en 1968, a los 18 años de edad. Poco a poco el Pigui sería el dueño del centro del mediocampo y uno de los referentes claves en el ascenso a Primera y del equipo revelación de 1975. En total Horacio jugó 277 partidos y marcó 14 goles. Pasó por varios equipos y llegó a ser uno de los que más partidos jugó en la historia de nuestro país, con 542 partidos.

El club en septiembre del 2018 le realizó un homenaje tras haberse cumplido 50 años del debut en el club.

Ricardo Enrique Salvador: Jugó en el club entre los años 1967-1975. Fue un marcador central imponente, siendo titular en toda la campaña en la que se consiguió el ascenso a Primera. En la máxima categoría fue titular en algunos encuentros, pero luego se iría a Cipolletti. Llegó a jugar 183 partidos en total, aunque no marcó ningún gol. Al igual que a Horacio, Ricardo fue homenajeado por el club en 2018 al cumplirse 50 años de su debut como futbolista. 

Horacio “el negro” Corbalán: Jugó para el gasolero entre los años 1967-1975. Fue un wing que se además de caracterizarse por su velocidad, era temible con la pelota por tener una gran llegada al gol. En el ascenso marcó 67 goles en 187 partidos. Pero en primera, el negro no llegó a consolidarse ya que solo marcó 3 goles en 16 partidos. Luego pasaría por Los Andes, Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Vélez Sarfield y Nueva Chicago. Falleció en septiembre de 2018. El club expresó un comunicado lamentando su deceso.

IDOLOS CONTEMPORÁNEOS. En la última década sin duda el club fue una montaña rusa de emociones. La subida más alta fue los ascensos consumados a la B Nacional en 2014 y 6 meses más tarde, a la Primera División. El gasolero lograría permanecer en la máxima temporada hasta que descendería nuevamente a la Primera B Nacional en la temporada 2017/18. Sin embargo, esos ascensos marcaron a jugadores que ya estaban en la historia grande del club, pero sin palmarés. 

Además, se iba generar un enorme cariño y afecto a su entrenador, Ricardo Rezza, que entro en la historia grande del club.

Gastón Damián Aguirre: Nació el 11 de noviembre de 1981 en Adrogué, provincia de Buenos Aires. Su trayectoria como defensor central empezó en las inferiores de Temperley, debutando en el año 2000 a los 19 años. Estuvo dos años y luego paso por Olimpo, Newell´s Old Boys (con el que obtuvo el campeonato Apertura 2004) y San Lorenzo. En este último club fue titular indiscutido en 2008, pero a partir de marzo de 2010, sufriría una serie de lesiones en sus rodillas y el tendón de Aquiles que lo alejó de las canchas por bastante tiempo.

En 2012, cuando retomó la actividad decidió volver a Temperley. El 8 de junio de 2014 logra ascender a la Primera B Nacional y el 24 de noviembre de ese mismo año concreta uno de sus máximos sueños, llevar al Celeste a la máxima categoría tras derrotar a All Boys por 3 a 1. El 22 de abril de 2017, cumpliría ante San Lorenzo de Almagro 200 partidos jugados en el club. Finalmente en 2018 se suma a Tristán Suárez y en 2019 a San Martín de Burzaco, donde anunció su retiro después de jugar unos pocos partidos. El tonga llegó a jugar en el gasolero 129 partidos en la segunda división marcando 7 goles, y en Primera División llegó a jugar 69 partidos. Además, disputó 7 encuentros en la Copa Argentina entre 2013 y 2017.

El club lo homenajeó con una plaqueta en el entretiempo de lo que fue el triunfo de Temperley ante Independiente Rivadavia por 2-0, días después de anunciar su retiro. El homenaje estuvo cargado de emoción en un Beranger que se colmó para despedir a su ídolo.

Federico Crivelli: Nació en José Marmol el 28 de enero de 1982. Comenzó su carrera como arquero en el club fogón de José Mármol, donde obtendría varios campeonatos. Luego iría al Club Atlético Brown de Adrogue y llegaría a la 5ta división de las inferiores del Club Atlético Boca Juniors. Pero luego de tres años, emigró a Temperley donde se consolidaría como el arquero titular del club, llegando a jugar más de 200 partidos y anotando tres goles. En 2010 se iría a Talleres de Córdoba y luego a Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Volvería en 2012 al gasolero y en 2014 además de conseguir los dos ascensos consecutivos, sería el arquero con más partidos en el club y se convertiría en una figura indiscutible del equipo.

En la actualidad Superman es el jugador con más partidos disputados en la historia del Club Atlético Temperley, siendo 305 en total.

Ricardo Néstor Rezza Pérez: Nació en Berisso el 4 de julio de 1948. Fue futbolista y entrenador. El 15 de febrero de 2014 firmó un contrato con el Club Atlético Temperley y lograría los dos ascensos consecutivos del club, el 8 de junio hacia la Primera B Nacional y el 24 de noviembre a la Primera División tras 27 años de ausencia del club en esa categoría. El 15 de noviembre de 2015 anunció su fin de ciclo como entrenador, luego de salvar al Celeste del descenso. Su palmarés es muy extenso. 

Como jugadori consiguió tres títulos con San Lorenzo de Almagro, mientras que como Entrenador recolectó varios ascensos, entre los ya mencionados se destacan tres que permitió ascender a la máxima categoría, dos con Gimnasia y Tiro de Salta (1993-1997) y uno de Belgrano de Cordoba (1999). Además, tiene el récord de ascender en tres torneos consecutivos dirigiendo al Club Atlético Villa San Carlos. Ricardo es recordado con mucho cariño y afecto por la gente. Cuenta con un mural en el club, en el que se expresa una frase “Siempre se puede más”.

ESTADIO ALFREDO MARTÍN BERANGER

El estadio Alfredo Beránger está situado en la zona sur del conurbano bonaerense, en el límite entre las localidades de Turdera y Temperley, partido de Lomas de Zamora. Este recinto lleva el nombre de quien fue presidente de la institución, Alfredo Martín Beránger en 1920, en homenaje tras haber logrado conseguir los terrenos poniendo en garantía su propio patrimonio.

Fue inaugurado el 13 de abril de 1924, tras disputar su primer partido oficial correspondiente a la 1era fecha del torneo de Primero División de la Asociación Argentina ante Sportivo Dock Sud, fue triunfo para el Gasolero por 1-0.

El Beránger o más conocido como el Teatro de Turdera tiene capacidad para 19.000 personas. La primera construcción que tuvo el estadio fue la tribuna que da a la Avenida 9 de julio en 1930, en 1947 se realizó la re-construcción total con material de hormigón. A principios de la década del '50 se construyó sobre la cabecera de las vías del ferrocarril un terraplén sobre el que se apoyaban trece escalones de cemento, mientras que para 1957 la platea visitante fue extendida a lo largo de todo el campo de juego y además fue creada la cabecera contraria a la trbuna 9 de Julio. Ademas en ese mismo año, el campo de juego contaba con iluminación que constataba de columnas tubulares ubicadas en los laterales con dos focos y un altavoz cada una. Eran utilizadas solamente en partidos amistosos en el verano y no en encuentros oficiales de campeonato. En 1975 con las columnas de aquella iluminación fueron construidos los para-avalanchas colocados en la cabecera de la 9 de julio luego del ascenso del Gasolero a la 1ª división y seis cabinas de trasmisión. El subcampeonato de 1973 alentó el aumento de capacidad de la platea a 1800 espectadores por lo que se vieron obligados a agregar dos sectores a los cuatro originales, uno en cada extremo, norte y sur. Dos de los sectores de las plateas se llamaron durante un tiempo Hugo Hasper y José Luis Aguirre en homenaje a los jugadores fallecidos en el accidente de Lezama en 1970. Durante el mes de octubre de 1976 la tribuna cabecera que da al ferrocarril tuvo su ampliación, se alzó el terraplén y se sumaron más gradas, sin embargo, como el suelo no estaba bien compactado tras una intensa lluvia se produjo el deslizamiento de tierra y provocó el desmoronamiento de gran parte de la tribuna, en consecuencia, el estadio fue clausurado y las nuevas gradas fueron derrumbadas.

Mientras Temperley participaba en el Nacional '83, se encaró la reconstrucción de la tribuna de las vías derrumbadas en 1976, esta vez se utilizó una estructura de hormigón armado. La parte baja de esta tribuna es la original con escalones de cemento. Para ese entonces el estadio ampliaba su capacidad máxima a 20.000 espectadores. También fueron agregadas seis cabinas mas de prensa y dos en la terraza para facilitar las cámaras y videos. A mediados del 2000, la falta de logros futbolísticos no impidió el crecimiento de otras disciplinas deportivas y la concreción de varias mejoras edilicias, entre ellas fueron destacadas la concesión de terrenos que pertenecían al ferrocarril y que abrieron la posibilidad de planificar la expansión del club. En 2002 se impulsó un plan regulador con necesidades concretas denominado Proyecto Centenario con el fin de ordenar el crecimiento y desarrollo de toda la infraestructura. Entre los conceptos más importantes del proyecto se encontraban los lineamientos de ampliación del estadio, incorporando así la construcción de una nueva tribuna sobre las vías, de envergadura semejante a la de la Av. 9 de Julio. 

Con los terrenos nuevos disponibles, la tribuna se construiría 10metros más atrás de la actual con el fin de prolongar el campo de juego y dotarlo de dimensiones acordes a las categorías en las que Temperley aspiraba a competir. Asimismo, también se reordenaría el flujo para el acceso a la cancha, la parcialidad local lo haría por la calle Vicente López mientras que la visitante por la Av. 9 de julio. El proyecto también comprendía la expansión de la platea y tribuna visitante mediante la inclinación de sus actuales planes inclinados. A fines de 2005, se inauguró el sistema de iluminación del estadio Beránger en un partido amistoso con la reserva de River Plate, 14.000 almas celestes asistieron al cotejo lo que se trató de un hito significativo por los cambios de días y horarios puestos por AFA y por los cuantiosos perjuicios económicos y deportivos al dificultar el acceso de los simpatizantes.

En 2006 se desmontó la tribuna de hierro y madero de Luz y Fuerza que fue instalada hace 30 años. En 2008, un grupo de hinchas y socios comenzaron a recaudar fondos para incorporar una cancha auxiliar de dimensiones reglamentarias detrás de la tribuna de las vías, en los terrenos cedidos por el ferrocarril. Tras un gran trabajo, el 12 de marzo de 2010 fue inaugurada. Actualmente esta cancha auxiliar se utiliza para entrenamientos del primer equipo y partidos oficiales de las divisiones inferiores.

A mediados de 2013 los asientos viejos de madera fueron renovados. Tras lograr el ascenso a la máxima categoría en el futbol argentino en 2014, el Celeste se vio obligado a ejecutar en solo cuarenta y cinco días una serie de obras entre las que se destacaron: la ampliación de las cabinas de trasmisión y una importante serie de instalaciones para la delegación visitante entre ellos la remodelación del vestuario, el nuevo acceso al campo de juego, estacionamiento y plateas.

Dentro de los planes para adecuar el Beránger a la máxima categoría, se puede destacar la construcción de una nueva tribuna sobre las vías, la cual lleva el nombre de Mariano Biondi en honor al jugador fallecido hincha del club, tiene una capacidad para 7000 personas. Durante noviembre de 2015 la vieja tribuna fue demolida y para principios de febrero del próximo año la nueva ya estaría completa, teniendo su inauguración el 18 de febrero de 2016 al jugarse la tercera fecha del campeonato.

Palmares/Hazañas

El Club Atlético Temperley, en sus 107 años de historia, en torneos nacionales oficiales logró cosas como, por ejemplo, el subcampeonato de la Primera División en 1924, ganó el campeonato de la Primera B (en ese momento era la segunda categoría, actualmente es la Primera B Metropolitana) en 1974 y el de la Primera C (hasta 1986 fue la tercera categoría, actualmente es la cuarta categoría) en 1994/95. 

El 15 de enero de 2018, venció a Racing por 1 a 0 y fue campeón de la Copa de Verano Schneider, el torneo amistoso consistía en un único partido en el que el que ganaba era campeón. Además de estos, el Gasolero tuvo otros logros, como los ascensos por reclasificatorio a Primera División en 1982 y 2014, y los ascensos por reclasificatorio a Primera B Nacional en 1995/96, 1998/99 y 2013/14.

Los logros obtenidos más recientes, fueron los ya mencionados, el ascenso a Primera B Nacional en 2013/14 y el ascenso a Primera División en 2014. El Celeste consiguió el ascenso a la B Nacional después de haberle ganado a Platense 5 a 4 por penales (1-1 global) en el partido de vuelta de la final del Reducido.

El 24 de noviembre de 2014, el club del Sur del Gran Buenos Aires le ganó 3 a 1 a All Boys y así cosechó su regreso a Primera después de 27 años.

Además, el Gasolero consiguió victorias contra los equipos denominados “grandes”. En el torneo Metropolitano de 1983, goleó a Boca 3 a 0. En 1977, 1983 y 2017 goleó a Racing 3 a 0. También, le ganó dos veces a Independiente, tres veces a San Lorenzo y en la misma cantidad de oportunidades derrotó a River Plate.

 

​​​​​

Biografía realizada por Nicolás Pilipiuk, Magalí Vera, Agustín Oyene, Ignacio Caruzzi y Julián Lannes.

//