Almirante Brown: B Nacional 2013/2014

Almirante vivió un año para el olvido, puesto que, entre sueños de ascenso y gloria se vio impactado sobre otra realidad muy diferente a la que se deseaba. El torneo 2013/14 empezó con nuevos aires, luego de la despedida de uno de los técnicos más ganadores de la historia del club y quien supo vivir grandes epopeyas, Blas Guinta. La dupla Tobio-Ojeda ya había tomado las riendas de la Fragata fechas antes de finalizar el torneo 2012/13. Por su parte se sabía que iba a ser un año de recuperación económica, ya que, en el anterior torneo se había invertido grandes cantidades de dinero en jugadores de nombre que solo lograron dejar un mal recuerdo, tanto deportivo como económico para los aficionados, socios y dirigentes del club. Aún así se incorporó una significativa cantidad de jugadores, que en lo que va del año, pocos han justificado el porqué de su llegada.

Con un plantel catalogado como inexperto, por su gran cantidad de jugadores juveniles y otros no tan reconocidos logró mostrar que con poco fútbol, pero con sacrificio se podía dar batalla. Sin embargo, al pasar las fechas, ese sacrificio que destacaba por sobre el fútbol se fue apagando. Malos resultados, problemas con el promedio y un fútbol muy pobre, llevaron a que la dupla Tobio-Ojeda de un paso al costado y así darle lugar a otro técnico que lleve a la Fragata a las épocas de gloria que supo vivir tan solo años atrás. Las estadísticas de la dupla no lograron llegar a las expectativas que se plantearon a su llegada. De los 20 partidos que estuvieron al mando, Almirante ganó 6, empató 3 y perdió 11 encuentros.

Sólo fue cuestión de tiempo para la llegada de un viejo conocido, Héctor Rivoira, quien no sólo supo ser goleador en su etapa de futbolista con Almirante, sino que también ya había dirigido al club hace más de una década. Con esperanzas renovadas, el 'Chulo' logró mejorar al equipo, que empezó a sacar resultados y ganar partidos vitales, entre ellos Independiente. Pero en las últimas fechas, el Mirasol empezó a decaer. Esta vez, era difícil inculcarle algún tipo de responsabilidad al DT, puesto que los jugadores no respondían ante las incesantes indicaciones de Rivoira.

El Mirasol finalizó la mitad del vigente torneo en el decimoséptimo puesto con 24 puntos de 21 partidos jugados, donde ganó 5, empató 9 y perdió 7 en los cuales hizo 13 goles y recibió 20. En cuanto al promedio, la fragata en tan solo un año descendió una gran cantidad de puestos, ubicándose actualmente en el decimoquinto lugar con 1,292 de promedio, a solo 5 puestos del descenso.

Tras finalizar la primera fase del torneo, Rivoira no dio descanso a sus jugadores y menos a la nueva dirigencia que cumplió con los deseos del entrenador en cuanto a las incorporaciones. Almirante rápidamente se hizo con dos delanteros, Pereyra y Figueroa para resolver la gran falencia que atormentó a la Fragata desde el inicio del campeonato. Luego, cuando se creía que Almirante estaba fuera del mercado, apareció Augusto Álvarez, mediocampista que puede ser incorporado una vez que se cierren los libros de pases ya que tiene una deuda pendiente con Gimnasia de Concepción del Uruguay (Entre Ríos). Fútbol, una pretemporada dura y varios amistosos caracterizaron esta pretemporada con el objetivo de poner en estado a varios de los jugadores y a su vez, que estos no pierdan el ritmo.

Altas y bajas

Altas

Tobias Figueroa: Una joven promesa proveniente de Belgrano, donde jugó 7 partidos y no ha marcado goles. Llegó al club por tan solo seis meses sin opción de compra. En los entrenamientos, no solo se destacó por su buen juego, sino también por la constante presencia en el área rival que lo demostró con goles.

Juan Pablo Pereyra: Llegó tras un fugaz paso por Ferro, donde solo logró hacer un gol. Ya fue dirigido por Rivoira en la temporada 2008/09, donde fue campeón. Para sorpresa de muchos, el Chulo lo quiere por afuera, lo cual parece una paradoja por su gran altura (1,94 mts).

Augusto Álvarez: Ya se entrena en el club y es tan solo cuestión de tiempo para que firme oficialmente en Almirante. Quedará libre de Gimnasia de Concepción del Uruguay (Entre Rios), entidad la cual le debe varios meses de salario. Supo defender la camiseta de varios clubes, entre lo más destacados, San Lorenzo y Colón de Santa Fe.

Bajas

"Cañón" Gutierrez: El juvenil de la Fragata firmó su vinculación con Ituzaingó, equipo que milita en la Primera C. Fue cedido por seis meses para que pueda tener minutos en cancha y poder explotar ese gran potencial que refleja a futuro.

Luciano Olguin: Un jugador que llegó para poder aportar algo en ataque, pero no solamente no ayudo en nada, sino que también demostró una pésimo estado físico y una muy deficiente calidad de fútbol. Por este motivo, Almirante le rescindió lo más rápido posible lo que le quedaba de contrato para que y de una vez por todas, deje de cobrar un sueldo injustificado.

Plantilla

Arqueros:

Ezequiel Cacace; Mauro Dobler; Lucas Vicentin; Gustavo Roldán.

Defensores:

Hector Carballo; Sebastián Ibars; Iván Centurión; Ezequiel Garré; Emanuel Olivera; Hernán Ortíz; Brian Machuca; Lucas Barrientos; Eric Tovo; Luis Arias.

Mediocampistas:

Germán Basualdo; Alexis Canelo; Gastón Gimenez; Mauro Marrone; Gerardo Menzéguez; Sergio Meza Sánchez; Héctor Olmedo; Sergio Pérez Visca; Federico Presedo; Augusto Alvarez.

Delanteros:

Rodrillo Aillapán; Diego Ceballos; Leonardo Fagundez Fernández; Tobías Figueroa; Francisco Grahl; Lucas Jaime; Diego Nadaya; Juan Pablo Pereyra.

Cuerpo Técnico

Entrenador: Héctor Rivoira.

Ayudante de Campo: Sergio Ramos.

Preparador físico: Roberto Fernández y Gustavo Balbuena.

Doctores: Dr. Walter Quinteros y Dr. Ricardo Álvarez.

Kinesiólogos: Santiago Bramati y Leonardo Archero.

Utilero: Tirso Leiva.

Seguridad: Mario Duarte.

Secretario Deportivo: José Bianco.

Secretaría Fútbol Profesional: Ángel Aníbal Abregu.

Jefe de Prensa: Gustavo Brangeri.

Entrenador de Arqueros: Ariel Gervasi.

Club

Fecha de fundación: 17 de Enero de 1922.

Presidente: Luis Diosquez.

Estadio: Fragata Presidente Sarmiento. Ubicación: José I. Rucci y Juan F. Seguí, Isidro Casanova.

Ciudad deportiva: Dirección: Entre Ríos 3255 - San Justo (Pdo. de La Matanza).Teléfono/Fax: 4484-2915 / 5640

Sistema de juego

Desde la llegada de Rivoira, Almirante no cambió del todo el sistema que planteaba con Tobio-Ojeda, pero sí buscó incrementar su eficacia. El planteo del 'Chulo' es un 4-4-2, tratando de atacar por las bandas y de aprovechar el juego aéreo. Con cuatro en el fondo, Olivera, Ibars, Carballo y Garré la defensa se vio sólida en muchos partidos. Pero este esquema defensivo puede sufrir modificaciones, ya que Centurión ya se ha recuperado de su lesión que lo alejó de las canchas varios meses y Arias que todavía está lesionado, pero que es muy tenido en cuenta, por sus buenas actuaciones cuando le tocó defender la casaca aurinegra. Por su parte en el medio, el 'Chulo' paro a otros cuatro jugadores. Los encargados de defender en el medio eran Meza Sanchez y Gastón Gimenez, quienes rápidamente buscaban descargar hacia las puntas, donde se encontraban Canelo, en un principio y Grahl. Pero al finalizar el torneo, Presedo ya ocupada el puesto del “Tucu” Canelo. Adelante el Mirasol vivía otra realidad. En la ofensiva, dos delanteros que empezaron siendo Ceballos y Aillapán, pero con el correr del año fueron remplazados por Nadaya y Grahl, este último jugó de delantero en el último partido de la primera rueda contra Huracán y llegó al gol, pero ante la llegada de los refuerzos, volvería a jugar en el mediocampo.

El problema del gol ha sido el principal motivo de los malos resultados. Por su parte Ceballos, quien ha sido goleador en clubes tales como Quilmes, Talleres de Córdoba, no supo encontrar ese juego que tuvo años antes. Se mostró lento, sin definición, y que con 38 años de edad, da mucho que pensar sobre su futuro. Aillapán, quien nunca ha tenido una regularidad de juego en su anterior club Sarmiento, tuvo los minutos que solicitaba y mostró, en principio, estar en sintonía, pero con el paso de las fechas, su falta de gol, su bajo rendimiento, lo relegó a otras posiciones y luego al banco. Nadaya, uno de los goleadores del plantel, quien ha sido clave en varios partidos, en todos ellos, entrando como suplente, pero cuando le tocó estar entre los primeros once, no supo revalidar la decisión de Rivoira de ponerlo. Sin embargo, tuvo una excelente pretemporada y es muy posible que empiece siendo de titular, pero no como delantero, sino de volante por derecha.

En el mediocampo, la Fragata tuvo altibajos. Por un lado Canelo, que en las primeras fechas no solo fue el estandarte en la ofensiva del Aurinegro, sino que mostraba un muy buen potencial, aunque, para desgracia del club y del jugador, su rendimiento decayó, pero todavía es tenido en cuenta por el técnico. Por otra parte, Meza Sanchez ha demostrado, no solamente ser el mejor jugador del Mirasol, sino que también uno de los mejores de la categoría. Tal fue su desempeño, que fue pretendido por Quilmes, actualmente dirigido por Blas Guinta.

También hubo revelaciones interesantes. Un juvenil, Sebastián Ibars, quien ya había jugado algunos partidos en la otra temporada, mostró ser un jugador con entrega y que marca presencia en la defensa. También la aparición de Federico Presedo, un jugador interesante pero todavía se le ve inseguro en la cancha, en especial a la hora de encarar en el uno contra uno. En el arco, Mauro Dobler ha sido de lo más flojo esta temporada, lo que llevó a que sea remplazado por Cacace que se fue adaptando al arco y en especial encontró la titularidad que no tuvo en sus anteriores clubes cuando defendía la casaca de Velez y Atlético Tucumán.

La llegada de Pereyra y Figueroa, proponen darle ritmo al ataque y también llegar al tan ansiado gol. Por eso, Rivoira le pone toda su fe a esta dupla, que ya en los amistosos mostraron una buena química.

Así juega Almirante:

Once Tipo

Cabe recordar que la defensa podría sufrir modificaciones, ya que, Carballo tiene dos fechas de suspención y estará disponible contra Sarmiento.

Fuentes: El gigante del oeste; Almirante Brown Centenario.

Realizado por: Nicolás Fasolino y Daiana Zunino.

VAVEL Logo