La pizarra de Alfaro: un año Matador
La pizarra de Alfaro: un año Matador

Si se tendría que hacer un balance general de lo que fue el torneo del corriente año para Tigre se debe hacer un análisis del equipo hasta la ida de Fabián Alegre y otro después de la llegada de Gustavo Alfaro; ambos técnicos asumieron responsabilidades en momentos muy complejos tanto en puntos como en situación anímica del plantel.

Como bien expresó en diferentes medios el colombiano, Sebastián Rincón, el equipo durante la presencia de Alegre carecía de ideas de juego, de planteos, y de identidad adentro de la cancha. Con la llegada de Gustavo, el equipo encontró una idea de juego, un esquema 4-4-2 y obtuvo un arranque anímico tras conseguir cuatro victorias consecutivas pese a quedar eliminados de la Copa Argentina; un importante deseo copero el que tenía el técnico.

Mundo D

Haciendo un repaso desde la línea de fondo, hacía la delantera del equipo, hay que empezar por Javier García, el arquero del Matador podría dejar Victoria tras su buen pasar este torneo para emigrar al exterior; un arquero un tanto bipolar, pero al que poco se le puede reprochar hablando del último torneo; han sido más las pelotas que ha sacado para salvar al equipo, que las que le han convertido desfavorenciendo el resultado para los de Victoria.

Olé

Si hay que hacer una autocrítica de la labor de los jugadores en los diferentes puestos de dicho esquema; inevitablemente hay que recaer sobre Gustavo Alfaro, por una cuestión lógica; muchos jugadores se encuentran en posiciones que no son las suyas, caso Galmarini, Bertoglio, Itabel, Wilchez, Peñalba en un principio, y más. Factor que hace también a la confianza que adquiere el jugador adentro de la cancha.

Respecto a la línea de fondo, durante los últimos partidos se han dado las variantes; usualmente conformada por Erik Godoy, Ignacio Canuto, Juan Carlos Blengio y Pablo Cacéres. El juvenil, Godoy, que no esta su posición natural, comenzó muy bien el torneo, para luego ir bajando su nivel, en los últimos partidos solía llegar tarde a todas las pelotas disputadas, pero así también, aparecienco cuando en la defensa se lo necesitaba. De quien no se puede decir lo mismo, es de Ignacio Canuto, el defensor que ya se había sumado tarde a la pretemporada del matador, regresó a este torneo con un nivel demasiado bajo para lo que esta acostumbrado a dar, nunca levantó, cuestión por la cual termino en el banco de suplentes.

Además de ser un referente y capitán, el emblema de la defensa es Juan Carlos Blengio, que volvió de GELP para brindarle a Tigre toda la experiencia que había adquirido con el Lobo tras pelear el campeonato anterior, si hay que destacar a alguien en esta línea de fondo del corriente torneo, sin dudas es al capitán. Un caso extraño, es el de Pablo Cacéres, el jugador vino con ritmo, pero no logró conseguir lo que el DT quería, por eso fue perdiendo la titularidad y en su lugar han ingresado Nicolas Pantaleone, Ignacio Bonadio; ambos provenientes de River y Boca Jrs respectivamente haciendo el debut en la primera división del fútbol argentino en Tigre.

En la linea del mediocampo, se podía ver la incomodidad del DT. El único jugador que ha tenido una asistencia perfecta en el mediocampo, pese a su ausencia por acumular cinco amarillas, es Joaquin Arzura; el juvenil de excelente presente, se ganó la titularidad y sin lugar a dudas, se pudo adueñar de un puesto que por un largo tiempo nadie le podrá quitar; el problema pasa cerca de él, su dupla de cinco ha rotado constantemente pasando por allí Peñalba, Galmarini , Acevedo, entre otros. El fiel dueño de aquella posición, es sin lugar a dudas, el flaco Peñalba; un jugador con elegancia y calidad que puede marcar la diferencia del buen fútbol adentro de la cancha; Gabriel, que tuvo un excelente torneo con Fabián Alegre, había perdido la titularidad tras la llegada de Alfaro porque el nuevo DT del matador no lo ponía en su posición, teniendo en cuenta su habilidad, el flaco expresó sentirse mas cómodo jugando lo más cerca del área rival posible; casi para el final del torneo, el DT le dio la chance en su posición natural, y la elegancia volvió al mediocampo.

Las bandas o laterales, fue una incognita partido tras partido. El encargado de hacer la banda derecha hace más de diez años en Tigre, es Martín Galmarini, que no pudo desarrollarse en su posición natural, lugar en el que puede brindarle al equipo, juego por la banda, subidas y centros. Fue el jugador "comodín" del DT para este torneo, ha jugado de doble y triple cinco, de cuatro, de tres. Luego, quienes si se encargaron de hacer las bandas fueron Lucas Wilchez, por la izquierda, y Facundo Sanchez. Aunque también participaron como carrileros Facundo Bertoglio y Kevin Itabel, cuando en verdad son media punta y volante central respectivamente, por lo cual nunca completaban los 90' de juego por "bajo" rendimiento.

Desde principio de torneo, hasta el fin, la dupla de la delantera estuvo conformada por Sebastián Rincón y Carlos el Chino Luna. Ambos hicieron la labor que les correspondía, en cuanto al colombiano, el DT afirmó en más de una oportunidad que era quien le entregaba explosión a la delantera del equipo. Entre ambos marcaron once goles.

Ahora, todo el plantel se encuentra disfrutando sus vacaciones hasta el 5 de enero, ya que la primer semana de enero regresan a los entrenamientos para partir el 13 del mismo mes a Tandil, lugar donde se realizará la pretemporada. Durante las próximas semanas, se va hablar de más de un refuerzo, pero nada es concreto; lo que si se puede afirmar es la ida de más de un jugador del plantel por decisión del técnico, tal es el caso de Pablo Vitti, Pablo Cacéres, Ignacio Canuto, Walter Acevedo, Ignacio Bonadío, Sebastián Rusculleda, entre otros.

Además te puede interesar:

+ Tigre 2014: el Matador sigue firme

+ Torneo Final 2014: sumar para no sufrir

+ Torneo de Transición: Tigre la peleó

+ Un Tigre bipolar

+ Un 2015 lleno de desafíos

VAVEL Logo