River Plate 2014: la metamorfosis riverplatense
Fotomontaje: Santiago Clauss Olivera | VAVEL.com

El recuerdo de aquél 26 de junio de 2011 aún estaba fresco. La peor catástrofe deportiva e institucional de River se consumó aquella tarde en el Monumental, donde Belgrano de Córdoba dio el golpe en esa Promoción y River, por primera vez, quedó condenado a jugar en la B Nacional.

El retorno se dio en junio de 2012, con Matías Almeyda como DT, pero River continuaba en la senda de la incertidumbre, que se corrigió con la llegada de Ramón Díaz, que en su primer campeonato sacó a River subcampeón del Torneo Final 2013 y lo clasificó a la Copa Sudamericana de ese año.

A pesar de los fichajes rutilantes como los de Carlos Carbonero y Teo Gutiérrez, el Millonario tuvo una pésima segunda mitad de 2013, saliendo en 17° lugar en el Inicial (donde el campeón, San Lorenzo, cosechó tan solo 33 puntos), eliminado en primera fase de la Copa Argentina ante Estudiantes de Caseros (de la B Metropolitana) y afuera de la Sudamericana ante Lanús en cuartos, de forma escandalosa. Todo esto sumado a que River cayó en el Superclásico en el propio Antonio Vespucio Liberti, por 1-0. Un panorama sumamente complicado.

En diciembre de 2013 se celebraron las elecciones, donde Daniel Alberto Passarella no se presentó (aunque dijo que si se presentaba "ganaba caminando"), y con el doloroso recuerdo del descenso aún presente los socios eligieron a Rodolfo D´Onofrio para cambair la situación. 

El panorama cambió en el club, con la llegada de un nuevo equipo de trabajo, la llegada de los ídolos para formar parte de su conducción (Enzo Francescoli, Norberto Alonso, Ariel Ortega, Amadeo Carrizo) y la ratificación de Ramón en el cargo a pesar de los malos resultados. Eso, y el mercado de pases del verano 2014, que si bien fue austero con dos incorporaciones, fue determinante: por un lado, Bruno Urribarri, que no tuvo injerencia en el primer semestre, y por otro Fernando Cavenaghi, que volvía luego de su exilio cuando River ascendió. El Torito volvía no solo por su enorme jerarquía goleadora, sino para que el vestuario millonario volviera a tener un capitán, un líder, un referente.

Torneo Final 2014: la ansiada vuelta que se hizo esperar

Reuters

Con la base de 2013 más el 9, River se adueñó del Torneo Final 2014, no sin suspenso pero merecido al fin, con una campaña de 37 puntos, la victoria 2-1 ante Boca en la Bombonera luego de una década y coratra la racha de seis años sin campeonatos.

Ramón y Cavenaghi (goleador del equipo con ocho tantos) fueron los eslabones principales a los que se sumaron los aportes de Gabriel Mercado y Leonel Vangioni por las bandas, la firmeza de Jonathan Maidana junto a Eder Balanta en la zaga, la resurrección futbolística de Cristian Ledesma, la mejor versión de Teo, los ataques punzante de Lanzini, las subidas de Carbonero que acallaron los silbidos y los suplentes que cuando aparecían resultaron determinantes (Keko Villava, Ramiro Funes Mori, Leandro Chichizola); todos condimentos que le dieron forma ysabor al título.

Copa Sudamericana: Más que solo un título

La Página Millonaria

River volvió a ser River. Dejó atrás 17 años de ausencias en Copas internacionales. El renacer futbolístico del Millonario continuó con Marcelo Gallardo, el fortalecimient de su proyecto y sus jugadores (Piscuclichi, Carlos Sánchez y Rodrigo Mora) lograron la conquista de la Copa Sudamericana, ganando todos los partidos como local, dejando afuera a Boca y como agravemte, terminó invicto.

La pizarra de Gallardo: solidez y compromiso

Tanto en el primer semstre como el segundo, Ramón y Gallardo hicieron cátedra de sus ideales futbolísticos, potenciando aun plantel que venía golepado en el 2013. El Pelado fortaleció todas las líneas y el Muñeco las potenció y lubricó con fútbol de alto vuelo, solo reforzado por los jugadores que venían de préstamos y los juveniles.

A seguir por la misma senda

Tigo Sports

De los 61 puntos sacados en 2013 entre los dos certámenes, a los 76 de este 2014 (37 del Final y 39 del Transición; curiosmente la última campaña fue mejor a la del título). Un resugir futbolístico a gran escala, potenciados por los tres campeonatos obtenidos este año y la promesa de ir por muchos más en 2015.

VAVEL Logo