Adiós, Cavegol
Cave con la copa que siempre soñó (Foto: TN).

Pocos jugadores logran un sentido de pertenencia tan fuerte con una institución. Esos jugadores, con el paso del tiempo, son reconocidos: dentro del equipo son referentes, para luego convertirse en ídolos. Y es así que Fernando Cavenaghi dejó en claro su porvenir: anunció su partida inmediata de River tras levantar la ansiada Copa Libertadores.

El Torito, que había jugado pocos minutos (solo 78 desd la fase de grupos a la final), pero la elsión de Rodrigo Mora le abrió una puerta y Marcelo Gallardo le dio la oportunidad d ejugar de entrada. Mostró ganas, pero no tuvo un partido lúcido, pero poco importó eso: a lso 30´del segundo tiempo, fue reemplazado por Leonardo Pisculichi y el Monumental le regaló una merecida ovación. El partido estaba liquidado, la Copa ya era millonaria.

Apenas Darío Ubriaco pitó el final, todos los jugadores salieron a festejar, entre ellos el "9", que ante Fox Sports, lleno de emoción, manifestó: "Se pudo dar. Fue impresionante. La verdad que quería cerrar este ciclo de esta forma. Esta copa es la máxima y yo como jugador e hincha la quería".

Sobre su futuro, cuando muschos esperaban que se quede a jugar el Mundial de Clubes en Japón, el oriundo de O´Brien no dio rodeos y anunció su retiro, al menos de River: "Ya saben mis compañeros que terminaba la Copa y terminaba mi ciclo. Estoy muy contento y no tengo dudas de que este grupo seguirá dando alegrías".

Debutó en febrero de 2001, con Américo Gallego de DT, mostró su explosividad goleadora, yéndose al fútbol ruso en 2004 tras tres campeonatos locales. Volvió en 2011, en el peor momento de la historia del club, para marcar 17 goles en la B Nacional y devolver al Millo a Primera División. Lo echaron, pero regresó en 2014 con Ramón Díaz para ser campeón del Final 2014 (8 goles) y, lesión mediante, este año brilló en el Torneo de Primera División 2015 (11 tantos), intercalando con la Copa Libertadores.

Cavenaghi, con 31 años, tres etapas, 212 partidos jugados, 112 goles (noveno goleador histórtico del club) y 8 títulos conquistados, se despide de River por la puerta grande. Vivió lo peor pero se quedó para ser protagonista de este año y medio dorado. Adiós, Cave.

VAVEL Logo