Regaló, durmió y pagó
Lucho González (foto: Cariverplate)

Otra caída y La Banda no se puede levantar. Luego de coronarse en la Copa Libertadores el plantel como los hinchas se desahogaron después de tanta espera para ver esa Copa en las vitrinas del club. Si, ese hermoso trofeo que pocos tienen y River volvía a mostrar.

Todo eso quedó atrás ya. Es pasado y hay que cambiar la página y seguir adelante con las competencias venideras y las que están en juego en la actualidad. El Millo se debía enfrentar en el último partido de éste frío domingo ante el Pincha en La Plata, parada difícil para todos los equipos que van hacia allá.

Un recibiendo europeo para el Más Grande por parte del local, quien elaboró un pasillo con sus jugadores para recibir al equipo de Gallardo con aplausos y medallas. Buen gesto por parte de Verón, su presiente y el entrenador Gabriel Milito.

Una vez comenzado el partido se vio dos propuestas similares, en donde se intentó presionar alto al rival y ahogar la salida de los defensores para provocar equivocaciones. Rápidamente, el elenco del Muñeco ganó esa pulseada y se hizo de la mitad de la cancha a base de un excelente juego por parte de Lucho González y Matías Kranevitter.

Chances de gol hubo pocas en la primer etapa, pero tuvo una obra maestra por parte del volante central del Millo. Lucho, que se abrió cuando la jugada iba por el costado izquierdo del campo y se tiró a la punta derecha del área de Hilario Navarro. La previa al golazo enarbolada por Driussi y Kranevitter terminó con un centro al pie por parte del Colo, en donde el experimentado jugador que volvió a River recientemente controló con la derecha amagando un remate potente al arco y se perfiló con la zurda. Zapatazo, ángulo y golazo para poner al equipo de Napoleón a seis puntos de la cima.

Luego de la ventaja, River encontró los espacios, jugó como lo suele hacer parecía que liquidaría el pleito en La Plata velozmente. La etapa complementaria llegó con un equipo visitante afianzado en el campo de juego y que no sufrió sobresaltos en lo que iba de la fría noche en Buenos Aires.

Los segundos 45 minutos comenzaron con una chance de gol increíblemente desperdiciada por el Pity Martínez quien le cuesta afianzarse a un grande luego de venir de Huracán. Y un Estudiantes que vio la situación y colocó su máximo nivel para llevarse los tres puntos de local. Comenzó a presionar con gran desempeño y provocó más de una complicación en el fondo de River especialmente a Balanta quien volvía a la titularidad por la venta de Funes Mori y tuvo un nivel muy por debajo de lo que nos tenía acostumbrado.

Una patada fuerte de Maidana que se salvó de la roja demostraba a las claras que el equipo de Marcelo Gallardo necesitaba oxígeno y que no podía aguantar más. Otro error infantil de Balanta en su búsqueda por el balón dejó un hueco enorme en la defensa y Estudiantes lo aprovechó. Cerutti, un jugador que siempre hay que tenerlo a rienda corta se liberó por la situación ya mencionada y en la puerta del área disparó un zurdazo demoledor al ángulo más lejano de Trapito. El empate había llegado y River cayó en un pozo del cual no se pudo recuperar.

El Pincha empujado por su gente siguió pese a haber conseguido la igualdad y luego de una ingenua falta de Vangioni llegó el segundo gol del local. Sebastián Domínguez, quien era marcado por Balanta, apareció sólo en el punto penal y remató con tranquilidad luego de la jugada de pelota parada por parte de los de Milito. Barovero no pudo hacer nada y el conjunto que hizo las veces de local se puso en ventaja. Ingresos inconexos como el de Pisculichi y un Bertolo que se nota falto de ritmo y con un aire de tibieza en sus movimientos hicieron que el Millonario perdiera el equilibrio.

En los minutos finales River trató avanzar sobre el área de Hilario Navarro pero el arquero del local no tuvo sobresaltos y en una contra del Pincha, Alario bajó a dar una mano y pegó a destiempo una patada y el árbitro Diego Abal, que parece haber reconocido internamente el error de no expulsar a Maidana cobró todo a favor del Pincha, decidió mostrarle la roja al delantero del Más Grande.

River perdió 2 a 1 en La Plata y se aleja de la punta del campeonato local. Boca y San Lorenzo se alejan cada vez más, pese a tener un partido menos el Millo, quien ahora se deberá concentrar y ponerse a punto físicamente ya que tendrá doble competencia. Sí, River debe defender el título y pelear mano a mano nuevamente por la Copa Sudamericana.

VAVEL Logo