Podio: El alambrado, el Pipa y el Mellizo
Pérez, Pavón, Benedetto y Centurión celebran colgados el tanto del triunfo, una imagen pocas veces vista en los últimos años. Fuente: ESPN

Podio: El alambrado, el Pipa y el Mellizo

En un partido que minuto a minuto se complicaba más y más, Boca consiguió quedarse tres puntos vitales. La perseverancia de su centrodelantero, los cambios y el renovado pragmatismo del DT y el empuje de la gente fueron los puntos más altos del triunfo.

santiago-pelayo
Santiago Fernández Pelayo

En una época en la que el fútbol se define cada vez más por los detalles más ínfimos, que un equipo tenga 12 jugadores no es poca cosa. Y ese extra muchas veces es lo que convierte un encuentro donde la suerte está cruzada y podrían empezar los murmullos, en un triunfo fortalecedor. La Bombonera, aún en 2017 y en la época del alto rendimiento, sigue siendo el plus Xeneize.

Boca tuvo un partido para el olvido recibiendo a Defensa Y Justicia. Los de Florencio Varela hicieron un excelente partido desde lo táctico, cortando circuitos, atacando con poca gente y defendiendo con muchos, como más le duele a los equipos que buscan ser protagonistas. Así y todo, en el primer tiempo, Darío Benedetto generó dos situaciones claras, primero con un pase entre lineas para Cristian Pavón que tiró un centro rasante que Ricardo Centurión erró, y después cabeceando un centro de Jonathan Silva que pegó en el palo.

Su juego más retrasado de lo normal, lanzando a los extremos, fue clave para cuando se desordenaban los carrileros del Halcón, y tuvo su recompensa en el segundo tiempo. Tras la única jugada individual exitosa de Centurión, no pudo darle bien a la pelota, pero tras un rebote en el travesaño, Pavón se la devolvió y en un movimiento rápido se acomodó y definió contra el palo.

El gol desató la locura de los once en cancha y del duodécimo en la tribuna, que se unieron trepados al alambrado junto a los jugadores. Para ver el último recuerdo de un festejo así hay que remontarse al 2010, cuando Gary Medel festejó su segundo gol a River colgado. Hay que destacar que el festejo toma mucho más valor si se escucha el sonido de la cancha desde hacía un par de minutos antes de la anotación. El empuje del público era ensordecedor, y cuando esa entrega contagió a los jugadores no mejoró su rendimiento, pero si su actitud. En la semana del centésimo décimo segundo cumpleaños del club, su mística está fuerte como siempre.

El entrenador azul y oro comentó que el también sintió la electricidad de la hinchada, pero desde su lugar transmitió más calma y planificación. Sacó a Pablo Pérez después de una infracción que casi le vale una tarjeta, que le hubiera costado su presencia ante Vélez la fecha que viene, y cuando las emociones estaban ya a flor de piel, algo que no ayuda al juego del rosarino, para darle ingreso a Nazareno Solís por derecha, reubicando a Centurión atrás del Pipa. En esa posición, el ex Racing tenía más libertad y el arco de frente, gracias a lo cual generó la jugada del gol. Luego, ya con la ventaja en el marcador, metió a Wilmar Barrios por Sebastián Pérez, de mal partido, y a Leonardo Jara por Pavón, consiguiendo así más estabilidad en mitad de cancha pero sin sacrificar a los 3 delantero.

Sin jugar bien, Boca sigue sumando y metiéndole presión a sus perseguidores. Puede terminar la fecha a cinco puntos de su perseguidor más inmediato. E, increíblemente, después de jugar considerablemente mal y llevarse la victoria por empuje, este equipo parece más fuerte que antes.

VAVEL Logo