El balance del ciclo de Claudio Biaggio hasta el día de hoy

Claudio Biaggio y su balance destacado en el banquillo de San Lorenzo, hace pensar que su contrato no acabará a fin de año sino que va por más.

El balance del ciclo de Claudio Biaggio hasta el día de hoy
Números positivos podrían darle continuidad al proyecto de Biaggio | Foto: Al Margen

Se le criticaba duramente el tema de "ganar sin jugar bonito", y desde la perspectiva resultadista era injusto hacer un mal juicio, los números estaban el espectáculo vendría eventualmente y como es común en los mandatos de los entrenadores, los resultados son capaces de cambiar los sentimientos y mejorar la confianza interna del equipo, es por eso que los números le hacen un guiño a Claudio Biaggio y sus dirigidos.

Biaggio se hizo cargo de la dirección técnica a finales de septiembre del año pasado tras la renuncia de Diego Aguirre, así que comenzó como interino, sin embargo, los buenos resultados le dieron un contrato definitivo por un año.

Sus números durante su mandato en el Ciclón, desde su debut contra Estudiantes en La Plata ganando de visitante por 3-1, suman registros nada despreciables sumando 17 partidos ganados, 7 empatados y apenas 6 perdidos, tomando en cuenta todas las competiciones, la efectividad de Biaggio ha dejado huella en San Lorenzo al grado de que las críticas han disminuido sustancialmente, a excepción de aquel 0-5 propinado por Godoy Cruz, no hay mucho que reprochar. 

Sumando y no acumulando preocupaciones, llegan más factores que dan solidez y credibilidad, entre ellos la confianza que ha encontrado en los juveniles para asumir los retos del equipo y la solidez defensiva ha sido vital pues el Ciclón ha sumado 14 vallas invictas y tan sólo 19 goles encajados en 27 partidos.

Y claro la cereza en el pastel ha sido el avance en la Copa Sudamericana echando al Atlético Mineiro y además asegurando su participación en la próxima Copa Libertadores. Biaggio le hizo entender al equipo que había que correr para ganar como alguna vez lo destacaría, sus dirigidos se la creyeron y ahora el técnico que se caracteriza por su perfil bajo se ha ganado la confianza para afrontar los retos que están por venir.