1 y 57, la casa de todos

El viejo estadio se demolió, y hoy más de 10 años después, atraviesa los últimos tramos de construcción.

1 y 57, la casa de todos
Los hinchas esperan la vuelta (imagen: archivo)

Mas de 10 años han pasado desde que Estudiantes jugó su último partido en su cancha, el Estadio Jorge Luis Hirschi. El clásico, ganado, frente a su eterno rival, por 1 a 0 con un gol de Jose Luis Calderón el 28 de agosto del año 2005. A partir de ahí, todo se complicó: trabas, organizaciones en contra del estadio, intendentes como Julio Alak que se oponia a la contrucción.

Obligaron demoler el viejo estadio de Estudiantes, y luego se opusieron a su remodelación. ONG como 'Hoja de tilo', dirigida por Granillo Fernández, luchó por todos los canales posibles para que no pueda construirse el nuevo edificio porque 'contaminaba el bosque', mientras que otros equipos igualmente, tenian su estadio allí, y lo seguian utilizando.

Los hinchas no se quedaron callados, y salieron a luchar. Marchas, banderazos, abrazos simbólicos y más, pero así, y sumado a la pelea de los dirigentes por destrabar la situación, Estudiantes siguió con la construcción del nuevo estadio.

Con la dirigencia de Enrique Lombardi se empezó a trabajar fuertemente en la construcción, mediante ayuda de dineros de los socios, y el esfuerzo de todos. Al finalizar su mandato, las tribunas de 55 y 57 ya estaban terminadas, al igual que la platea de 115 y parte de los palcos de calle 1. Sucediendoló, Juan Sebastián Verón retomó las obras, y mediante acuerdos con distintas empresas constructoras, se continuó la etapa final de construcción.

Hoy, el estadio atraviesa una de las últimas etapas de construcción, donde solo queda finalizar los palcos que lindan con calle 1, acondicionar el campo de juego, cerrar el perimetro y algunos detalles más. Se estiima que a fines de julio de 2017, se pueda inaugurar el estadio que mantendrá su nombre, ''Estadio Jorge Luis Hirschi''. 

En los primeros años de vida de Estudiantes, el estadio se remodeló por primera vez, ya que solo poseía una tribuna. La remodelación se basó en construir las tribunas de 55 y 57, como la de 1 y la platea de 115. Los tablones de madera sostenían al público. Hoy serán reemplazados por estructuras pre-fabricadas de cemento, pero los hinchas no se olvidan, ni olvidarán aquel viejo estadio que tantas alegrías le dio al club.