Punto de partida

River cumplió sus deberes y obtuvo su primera victoria de 2018, ante un rival complicado con los promedios pero que le presentó batalla. El once inicial se acercó al "equipo ideal" y por momentos se vio plasmada la idea del DT. Continuar la levantada en la Superliga será la prioridad.

Punto de partida
El once inicial ante Olimpo, con Armani (Foto: River Plate Oficial).

Y un día, River volvió a sonreír. Luego de tres derrotas consecutivas y el incomodísimo puesto 20, el equipo que comanda Marcelo Gallardo hizo lo que tenía que hacer y venció por 2-0 a Olimpo, en una noche donde brilló como nunca Ignacio Scocco, con un golazo de antología incluido. Si bien el rival no fue de gran calibre, disminuido en la previa por estar en zona de descenso directo y vigésimo sexto de 28 en la tabla, le complicó las cosas al dueño de casa, hasta que el cansancio y la jerarquía individual y colectiva del Millonario liquidaron el pleito.

River ahora está 16º, con 18 puntos, a 9 de Talleres, el último que está ingresando a la Copa Libertadores 2019.

La sensación es similar a la del triunfo ante Unión el año pasado, el primer éxito tras la eliminación copera contra Lanús y la derrota en el Superclásico. También de local, también 2-0 y sin brillar, pero reflejando un cierto alivio. Durante la semana pasada, el Muñeco fue duramente cuestionado por la magra cosecha de puntos en la Superliga y por estar 18 puntos abajo del líder Boca Juniors. El DT expresó que tenía confianza para revertir éste mal presente y sus jugadores pudieron sacar adelante un encuentro que por momentos se hizo cuesta arriba, sin encontrar los espacios para atacar, sufriendo en defensa y con poca circulación en el mediocampo, situación que mejoró en el complemento, con los goles y el aire fresco de los relevos.

Primeramente, luego de mucho esperar, debutó Franco Armani. El guardameta que ganó todo en Atlético Nacional fue exigido al minuto de juego, al despejar un remate de Villarruel. Y a los 13 segundos del segundo tiempo, tapó un mano a mano ante la arremetida de Telechea, con la zaga central totalmente dormida. El 1 brindó seguridad y respondió cada vez que fue exigido.

Se vivió un momento emotivo con Rodrigo Mora, ovacionado al minuto 7 y que regresó a competir oficialmente en el Monumental, tras 10 meses.

En el complemento, entraron Juan Fernando Quintero y Lucas Pratto, siendo el debut para el colombiano, que armó buenas sociedades y aportó una cuota interesante de juego y panorama. En tanto el Oso, más suelto que en su primer partido ante Huracán, tuvo ocasiones, pero no estuvo fino a la hora de definir. De más está decir que apenas esté al 100% en lo físico, Pratto será dupla de ataque con Scocco. A diferencia del semestre pasado, ahora el entrenador cuenta con buenos recursos en el banco de suplentes.

Con este triunfo, River escaló al puesto 16 de la Superliga, aún muy lejos del protagonismo del torneo, aunque con un ánimo renovado. Quedan 13 fechas y lo separan nueve puntos de la zona de Copa Libertadores 2019, que será la meta. En la jornada que viene, visitará a Lanús para volver a ganar fuera de casa y continuar con la levantada, para que no sólo sea un espejismo. Todavía falta para el debut en la Libertadores (el 28/2, ante Flamengo, en Brasil), por lo que la cabeza estará enfocada en este campeonato.