El año de Teófilo Gutiérrez: héroe 'Tricolor' e ídolo 'Millonario'
Foto: Karoll Pineda

Teófilo Antonio Gutiérrez Roncancio o mejor conocido como Don Teo, vivió una de las temporadas más especiales de su carrera. 2014 fue sinónimo de triunfos, hazañas, logros y goles. 2014 para Teofilo fue el año de la redención, el año de volver a conquistar el corazón de los amantes del fútbol y de hacer olvidar esos demonios del pasado, que por poco lo marginan de hacer lo que más sabe, lo que ama: jugar con la caprichosa -el balón- domingo tras domingo, tal cual lo hacía cuando era ‘pibe’ en su barrio natal de la Chinita en Barranquilla.

La temporada para el goleador de la chinita, se puede dividir en dos frentes: La primera sería la hazaña lograda en Brasil 2014, donde 'Teo' fue pieza clave en la mejor participación de una Selección Colombia absoluta en un Mundial, y la segunda parte narra las vivencias de victoria que logró Gutiérrez en el afamado club de Nuñez, el Club Altético River Plate.

Primer parte del año de ‘Don Teo’: Hazaña en tierras brasileras

Luego de 12 años, la Selección Colombia de fútbol regresó a una cita mundialista y uno de los artífices más sobresalientes de este logro fue Teófilo Gutiérrez que con 6 goles ayudó a la clasificación de la Tricolor a Brasil 2014. Donde por la nefasta lesión de ligamentos de Radamel Falcao, Teo tuvo el privilegio de llevar en su espalda la '9'. Un número que en mundiales para Colombia, nunca pudo celebrar un gol en este tipo de competencias, pero este costeño aguerrido y con carácter, supo batir tal maldición.

El debut en el Mundial fue ante Grecia. El encuentro se disputó en Belo Horizonte y Teo tuvo el placer de estrenarse en una cita orbital con gol. La jugada se generó luego de un tiro de esquina cobrado por James, que fue cabeceado en el primer palo para encontrar al ‘9’ libre de marca, tan solo tuvo que estirar su pierna izquierda para empujar el esférico. Teo se encontraba en estado de gracia; las manos fueron a su cara en muestra de no creer lo que estaba pasando, ese momento especial en que miles de recuerdos de su niñez le llegaron a la mente. Las tardes calurosas en el campo de arena y piedras del barrio, las empanadas de su abuela Aura que le daban energía para jugar, los consejos de papá, sus inicios en el Barranquilla F.C. y Atlético Junior. Una infinidad de situaciones llegaron en ese momento de júbilo, que se cerró con un abrazo grupal entre compañeros.

Para el resto del mundial Teófilo no volvió a inflar la red contraria, pero fue importante en el esquema de juego planteado por Pekerman, que llego muy lejos en el mundial, regalando a la afición una extraordinaria demostración de buen fútbol con arte, creatividad y ante todo amor por la camiseta. La perdida ante Brasil en cuartos de final, fue dolorosa y si se quiere injusta, pero lo cierto es que el trabajo presentado satisfizo al cuerpo técnico, a los propios jugadores y naturalmente a los aficionados, que ven el horizonte esperanzador puesto que estos muchachos tienen mucho fútbol para dar hacia el futuro.

Segunda Parte del año de ‘Don Teo’: Títulos que lo convierten en ídolo de la Banda cruzada.

Previo al Mundial, Teofilo se enfrentaba a un reto de igual o mayor responsabilidad que la cita orbital. Volver a jugar en el fútbol argentino, de donde salió con algunos cuestionamientos del Racing que en algun momento representaron críticas, a veces desbordadas de la prensa, cuyas consecuencias pueden ser nefastas para un futbolista, pero afortunadamente pudo más su calidad de jugador y rompedor de redes, para retornar victorioso al equipo de sus amores, River Plate.

Esta oportunidad de revancha en el River Plate que se interesó en el delantero colombiano, luego de su gran campaña con el Cruz Azul de México. Las negociaciones se dieron de la mejor manera, pero algunos sobresaltos por parte de las directivas del club cementero por supuesta falta de compromiso de 'Teo', que había prometido seguir en el club, truncaron el debut de Gutiérrez con River en el Torneo Finalización 2013/2014.

​El tan anhelado debut se dio en la fecha 4 en la derrota 3-1 ante Colón de Santa Fe. En la siguiente fecha, se encontró con el amor de todo delantero: El gol. 1-0 fue la victoria ante San Lorenzo, gracias al gol de Teófilo, que comenzaba a meterse poco a poco en el corazón del hincha millonario.

El resto del torneo, Teo fue fundamental en la pelea por el título. 5 goles y varias asistencias le daban la posibilidad a River de depender de ellos mismos en la última fecha para obtener el campeonato.

El partido definitivo era ante Quilmes en El Monumental, que se abarrotó de seguidores del Millo y se deleitaron con una presentación única de sus muchachos. 5-0 la victoria para el local y uno de esos goles hecho por Teófilo Gutiérrez que se alzaba con el primer título con la Banda Cruzada y hacia a olvidar su tormentoso paso por Racing, y comenzaba a escribir una nueva historia en tierras argentinas. Una historia plagada de gloria y títulos.

La temporada culminaba y el Mundial atrapaba las miradas de todos. Fue un mes de fútbol total, que vieron a una Alemania campeona del mundo tras vencer 1-0 a la Argentina. Los jugadores volvían a sus respectivos clubes. Teo regresaba a River luego de un gran mundial con Colombia, ahora, con nuevos retos se asomaban en el horizonte del club de Nuñez. Retener el título local y hacer un gran papel en la Copa Sudamericana. Eran los dos frentes que tenía el nuevo equipo de Marcelo Gallardo, ex jugador Millonario, que llegaba al club que lo vio nacer a reemplazar a Ramon Diaz.

El inicio de esta segunda rueda en la temporada 2014, para Teofilo fue dulce. Primer partido con River ante Gimnasia de La Plata y gol para el barranquillero, una celebración que se repitió en las 5 fechas siguientes, sumando siete goles en seis encuentros. Lo cual reafirmaba el gran nivel que demostró en el mundial, y ahora lo demostraba en el torneo local.

El equipo de Gallardo debía repartir fuerzas en el ámbito local e internacional, donde River cabalgaba con paso firme, con un Teo figura en varios partidos. Ese buen presente también se reflejó en el Torneo Local. Donde el delantero firmó gol en tres ocasiones, pero la carga de partidos entre Torneo y Copa, le pasó la factura a la plantilla de Gallardo, que debió resignar terreno en el ámbito local y dejarle el título a Racing y apuntar la artillería hacia la Otra mitad de la gloria.

La sudamericana era el reto máximo para River Plate. Las rondas avanzaban y River se acercaba cada vez más al partido definitivo. En el camino dejó a Godoy Cruz, Libertad, Estudiantes (con gol de Teo en la vuelta), Boca Juniors en Semifinales; llevando el Super Clásico a terreno internacional y el equipo rojiblanco supo superar a su eterno rival y avanzar a la gran final ante Atl. Nacional.

Una final en la que Teófilo se jugaba una partido aparte, ya que por primera vez se encontraba en una final continental y sabía que de llevarse el título dejaría huella en el equipo argentino. En el partido de ida, River fue sometido por el equipo de Osorio en la primera parte y se fueron al descanso perdiendo 1-0. Ya para la segunda parte Teo y compañía se revelaron en el Atanasio y lograron el empate, para definir el título en casa.

En El Monumental la fiesta estaba preparada, más de 60 mil hinchas colmaron el coloso de Buenos Aires y estaban preparados para celebrar un nuevo trofeo continental. Los primeros 45 minutos fueron muy reñidos, Teo fue del inicio y tuvo 5 opciones de gol claras ante el portero de Nacional Armani, que no le permitió celebrar en la final.

Una final que en el segundo tiempo se definió con dos testarazos a favor del local. Mercado y Pezzella le dieron el título continental a River Plate. La segunda Copa para Teófilo en River, que llegó al club a dejar su marca en la gran historia del equipo de Nuñez.

Un título que cerró un año excelente y único para Teófilo Gutiérrez. Un año que ayudó a la consolidación de uno de los mejores delanteros de Colombia y América. Un año de redención para Teo en Argentina, que fue catalogado como uno de los mejores jugadores del torneo argentino y se ganó el respeto y cariño de hinchas y periodistas. Un año en que Teo creció como persona junto a su familia y como jugador con sus compañeros de plantel con los cuales alcanzó la gloria local y continental. Un año redondo para Don Teo, que para el 2015 esperará seguir en River, si es que una oferta importante de Inglaterra llega a las oficinas de River y se tengan que ver obligados de desprenderce del goleador de la chinita.

De seguir en River, tendría tres retos por encarar: la Recopa Sudamericana, Copa Libertadores y el Torneo Local. Tres desafios que el calidoso jugador colombiano va querer enfrentar y ganar con el equipo de la Banda Cruzada. Aún la historia de este extraordinario delantero, cobrará muchas paginas y narrativas.

VAVEL Logo