Cuatro años sin concretar un anhelo

La ilusión que posteriormente se convierte en decepción, son probablemente los dos sentimientos más comunes reiterativos entre la hinchada escarlata que desde 2012 ve frustrada la ilusión de regresar a la máxima categoría del FPC.

Tras la pésima participación en el cuadrangular de ascenso realizado por Dimayor en la ciudad de Bogotá, en enero, bajo la dirección de Luis Augusto 'el chiqui' García, la incertidumbre una vez más rondaba la afición americana. Ante el papelón desempeñado, la situación necesitaba un giro de 180° buscando un nuevo aire en la dirección técnica, y por esta necesidad el club decide realizar un “reality” contrarreloj, además, desacertada, mostrando la poca planificación que la afición asumía había entre los directivos de América.

Entre los candidatos estaban nombres de ídolos escarlatas, como también los últimos técnicos protagonistas en los ascensos mas recientes a la liga. Contra todos los pronósticos de periodistas e hinchas fue nombrado Fernando Velasco, por esos días técnico activo de Unión Magdalena y no ninguno de los aspirantes que estaban libres de obligaciones deportivas con otras instituciones.

Al empezar este torneo la mayor y más importante modificación del torneo fue una disputa anual en fase de todos contra todos, con ocho clasificados a cuadrangulares donde se otorgarían dos ascensos a los ganadores de cada grupo. La cuarta travesía escarlata tendría otra novedad, la localía del onceno rojo se alternaría entre Buga y Bogotá. La campaña inicio en Bogotá, el 16 de febrero, frente a Bogotá FC con triunfo de los diablos rojos. En Copa también iniciaría de la mejor forma al ganar sobre Dépor FC, un pequeño cambio de actitud parecía encaminaría, por fin, la ruta del ascenso escarlata a la Primera División del FPC.

Un aliciente en esta campaña fue el triunfo 5-0 sobre Real Santander en condición de visitante la goleada mas amplia que logra desde su permanencia en el torneo de ascenso. A partir de este partido, iniciaron los altibajos de la era Velasco, la contundencia de aquel 8 de marzo pareció ser un espejismo, al acumular 6 fechas sin ganar: un derrota y cinco empates, la racha negativa más extensa en estos cuatro años. La fase de ida del torneo anual terminaría con un triunfo 3-0 sobre Real Cartagena en Bogotá. La irregularidad en el juego y resultados no daba respaldo a la campaña de Fernando Velasco quien estaba en la cuerda floja y no daba confiabilidad en su permanencia como DT de América entre la parcialidad de la hinchada y la prensa local y nacional.

La percepción que el técnico tenía del despliegue de juego de su equipo y dirigidos era muy diferente a la del aficionado y sector del periodismo, que cotidianamente cubre la actualidad americana. Las reiterativas excusas de Velasco y las comunes declaraciones contradictorias con los jugadores referentes del equipo generaban zozobra en la hinchada, que no veía en Fernando el liderazgo que requería la realidad que demandaba el equipo escarlata. Bajo su conducción, América, por primera vez, no había sido líder en ninguna fecha del Torneo Águila.

Con mas detractores que defensores, el timonel escarlata inició la fase de partidos de vuelta del torneo de ascenso con una victoria en Tuluá, la tercera casa de América en este año. Para la segundo partido del segundo semestre, los diablos rojos empatan a un gol con Fortaleza, nuevamente, en Tuluá, como precedente la afición que asistió al Doce de Octubre se manifestó agrediendo verbalmente al DT escarlata quien no daba tranquilidad o la percepción de cambio en el sistema de juego del equipo. 

Dos fechas después de lo sucedido en Tuluá, América pierde 0-2 en la ciudad blanca ante Universitario que hizo del Ciro López, a lo largo del año, su fortín. Tras el regreso de Popayán, aumentó la incertidumbre sobre la continuidad de Fernando Velasco a cargo de los escarlatas; cuatro días después su desvinculación del club se hizo oficial ante la escasez de resultados y el pobre futbol mostrado por sus dirigidos reflejado en 8 partidos ganados,  9 empates, 4 derrotas, de los 21 partidos disputados teniendo un rendimiento del 52.38% . Un día después fue nombrado como nuevo DT americano (el tercero de este 2015), Alberto Suarez quien se venía desempeñando como director deportivo.

El debut de Suarez no es el mejor, América pierde ante Pereira y posteriormente empata contra Fortaleza. En su regreso al Pascual, los escarlatas vencen en condición de visitante al Dépor FC, por 2-1, que sería el inicio de la mejor racha ganadora escarlata en la campaña al lograr tres triunfos seguidos, cifra que nunca se dio bajo la dirección técnica de Velasco. Partido tras partido el equipo mejoraba físicamente y futbolísticamente, por fin, parecía que América retomaba la ruta del ascenso hasta visitar al líder Atlético Bucaramanga en la ciudad de los Parques. En un partido fuera de contexto, América mostró dos facetas diferentes en cada tiempo. En el primer tiempo, dominó su rival y capitalizó una de las opciones creadas, y en el segundo volvió a ser ese equipo endeble en marca y defensa del primer semestre y consecuentemente, fue goleado por los leopardos, 4 goles a 1, que fue la mayor goleada recibida por los diablos rojos.

América muestra rebeldía, y tras la impredecible presentación en Bucaramanga  acumula cuatro victorias seguidas, tres de ellas remontando resultados ante posibles rivales en los cuadrangulares.

Finalizada la fecha 32 del torneo anual de ascenso, se realizó el sorteo y la suerte escarlata se decidiría en el grupo A conformado por.

  • • Atlético Bucaramanga
  • • América
  • • Real Cartagena
  • • Universitario de Popayán
     

Los diablos rojos iniciaron la fase definitiva frente a Universitario en el Pascual, tras iniciar perdiendo, dos veces, con más garra que fútbol, salió victorioso y conquistó los tres primeros puntos. En la segunda fecha en su visita al Real, en Cartagena, perdió 2-1 tras ir ganando, se cortó una racha de cinco victorias consecutivas, y revivieron las fallas defensivas que parecían haber desaparecido. En su visita a Bucaramanga, América empató, 1-1, con los leopardos después de un primer tiempo muy táctico, en el segundo tiempo, llegaron los goles uno, tras otro. Los escarlatas capitalizaron un error y anotaron la ventaja que duró poco, tras un error en salida, nuevamente errores defensivos privaban a los diablos rojos de un botín mayor.

En los partidos de vuelta de los cuadrangulares, América recibía a Bucaramanga en el Pascual que desde su regreso había sido testigo de 6 victorias en el san fernandino. Los leopardos obligaron a los escarlatas jugar bajo sus condiciones y fue así, como los búcaros, obtuvieron un penal ante clara mano del venezolano Zafra. Bucaramanga sacó diferencia y la sostuvo hasta el final; más allá, los problemas provocados por parcialidades de hinchas, de esta manera América desaprovechó la oportunidad depender de sí mismo para poder ascender.

En la quinta fecha con orden y fútbol, los escarlatas se impusieron ante los heroicos, por 3-1, sin embargo, su anhelo de ascenso se vio frustrado por cuarto año consecutivo, tras lo victoria del Bucaramanga por la mínima diferencia, sobre Popayán, y regresar tras siete años a la máxima categoría del FPC. La última fecha ante Universitario poco y nada importaba, así como la remontada escarlata 4-2 en Popayán, ni siquiera los 30 goles del récord de Ayron fueron suficientes para obtener el ascenso que cada vez se hace mas difícil.

Sin duda, una de las causas de una nueva frustrada campaña fue el déficit defensivo mostrado a través de todo el año. Así como los constantes problemas en el pórtico ante el  recambio de los arqueros. Otro factor es la poca transformación que tenía el plantel, más allá de la cantidad, esta no compensaba con calidad, ante las ausencias de los jugadores más destacados en cualquiera de las líneas, sus recambios no hacían la misma diferencia, con excepción del último partido de la fase todos contra todos en la heroica.

Queda la incertidumbre del ¿Por qué Alberto Suarez sacó de su lista de convocados a John “Pluto” Meneses?, quien fue relegado de su condición de primer arquero tras haber regresado de gran forma tras su lesión, o la no convocatoria de Rodrigo Canosa que a pesar de sus errores, daba más percepción de seguridad que su compañero Dairín González, el más comprometido en los errores defensivos de América. Son cuatro consecutivos en que los escarlatas  malogran lo realizado en el año y etapas definitivas son superados por sus rivales que aprovechan los errores inocentes que condenan la ilusión escarlata desde su descenso en 2012.

El no ascender para América es no concretar un objetivo trazado año tras año, sin embargo, este año deja una base de jugadores referentes con la cual afrontar el próximo año, su quinto en la B. Lo primero será renovar estos contratos, pues son parte de la columna vertebral que necesita un proyecto serio el cual lleve a los escarlatas nuevamente a primera. También deberán reforzar la zaga defensiva que fue la mas irregular en el torneo. La ratificación de Alberto Suarez para 2016 dará continuidad a un proceso que la fanaticada roja espera , y sea el último año en la segunda categoría.

VAVEL Logo