Atlético Nacional y un golpe de autoridad en la Libertadores

Los dirigidos por Jorge Almirón dejaron sellada su clasificación a falta de dos fechas para culminar la fase de grupos de la Copa Libertadores. Nacional tendrá que ir a Manta para asegurar el primer puesto en la clasificación.

Atlético Nacional y un golpe de autoridad en la Libertadores
Nacional es primero de su grupo con 9 puntos. Foto de Conmebol
Atlético Nacional
4 1
Bolívar
Atlético Nacional: Fernando Monetti; Helibelton Palacios, Felipe Aguilar, Alexis Henríquez, Marcelo Delgado; Jorman Campuzano, Gonzalo Castellani (m.71, Aldo Leao Ramírez), Macnelly Torres (m.78, Raúl Loaiza); Vladimir Hernández, Dayro Moreno y Reinaldo Lenis (m.69, Steven Lucumí).
Bolívar: Rómel Quiñonez; Edemir Rodríguez, Ronald Raldés, Pablo Pedraza, Leonel Morales; Juan Carlos Arce (m.72, Mauricio Prieto), Leonel Justiniano, Erwin Saavedra, Juan Miguel Callejón; Marcos Riquelme (m.83, Juan Fierro) y William Ferreira (m.72, Diego Bejarano). Entrenador: Vinícius Eutrópio.
MARCADOR: 1-0, m.12: Gonzalo Castellani. 2-0, m.31: Vladimir Hernández. 3-0, m.34: Dayro Moreno. 3-1, m.48: Marcos Riquelme. 4-1, m.65: Dayro Moreno.
ÁRBITRO: Raphael Claus. Amonestó a Jorman Campuzano, Gonzalo Castellani, Leonel Justiniano y Mauricio Prieto.
INCIDENCIAS: partido de la cuarta jornada del Grupo B de la Copa Libertadores disputado en el estadio Atanasio Girardot de Medellín.

Los “verdolagas” salieron al campo en busca de liquidar el partido desde el principio, sobre el primer minuto el verde paisa se acercó por banda derecha, por la cual llegó un centro al área que no pudo conectar el goleador Dayro Moreno para impulsar el primero de la noche.

Nacional rápidamente plantó su defensa en mitad del campo y empezó a generar espacios con pases a los costados. A pesar de la presión media-alta que intentó el rival, los locales supieron quedarse siempre con la posesión, lo que generó la infracción en el minuto 11 del primer tiempo. Cobró Delgado, producto de una jugada preparada, para que Helibelton le bajara el balón a un Castellani que, plantado en el punto de penal, puso el primero de la faena al minuto 13.

Bolívar logró, tras un ataque de Nacional, recuperar el balón y salir en transición rápida por el costado derecho, donde nunca llegó Aguilar, quien tuvo un partido muy regular, ni Henríquez, que demostró puntos más altos en la elaboración de juego. Tras la jugada del visitante, Juan Callejón tuvo un mano a mano con el portero donde Monetti salió ganador.

A pesar de la rebeldía por momentos del rival, Nacional nunca se desesperó. Siempre contuvo cuando fue necesario, controló el balón y finalizó las jugadas por la banda contraria de donde empezaba. En construcción llegó el segundo de Nacional, Gonzalo Castellani, la figura del partido, tras una jugada colectiva habilitó a Dayro, el cual trato de rematar al arco donde salvó el arquero y dejó de frente al arco a Vladimir Hernández para el dos a cero a al minuto 32.

Los más de 30.000 hinchas que acompañaron en el Atanasio no habían terminado de celebrar el segundo cuando, de nuevo Castellani tras un pase fantástico de Henríquez, controló y remató a portería. El arquero soltó otra vez la pelota para que fuera el goleador, quien estaba peleado con el gol, pusiera la diferencia de tres anotaciones en el marcador.

En la segunda parte el visitante salió a descontar, tanto fue así que al minuto 49, tras una recuperación producto de la presión constante en el medio y la triangulación rápida para desordenar la defensa, Saavedra logra ganar la banda izquierda del rival para dejar mano a mano al delantero Riquelme, quien sin ninguna oposición logró abrir el marcador para Bolívar.

El equipo local, con gran virtud, no se desdibujó como pensaba el visitante. Los verdes aguantaron, controlaron y siguieron construyendo por todo el largo y ancho del campo. Bolívar se quedó sin opción porque Nacional jamás se desordenó en defensa. Es más, al minuto 65 producto del toque y desmarque de los jugadores locales, Macnelly le pone un pase rompe líneas al goleador quien marcó el gol que liquidó, aún más, la faena en Medellín.