Análisis América de Cali 2018-l: Pablo Armero

Una de las piezas clave de aquel campeonato de 2008, regresó este semestre al América como cuando un ídolo vuelve a casa. Sin embargo, a pesar de las expectativas, 'Miñia' solo fue uno más dentro de los irregulares rendimientos del conjunto 'escarlata'.

Análisis América de Cali 2018-l: Pablo Armero
Análisis América de Cali 2018-l: Pablo Armero | Fotomontaje: VAVEL Colombia

El 13 de enero del presente año, América anunciaba en su cuenta oficial de Twitter el regreso de un hijo pródigo: Pablo Armero volvía a vestirse de escarlata después de casi una década. A pesar de que su carrera futbolística ya venía en un declive, la presencia de un canterano y referente del club ilusionaba a todos los hinchas con volver a ver a ese lateral, que en 2008, fue pieza fundamental del último título de los diablos rojos en primera división. Sin embargo, para Miñia la realidad fue otra; no gozó de buenas actuaciones y con muchos altibajos, fue uno más dentro de un equipo que terminó en la decimoséptima posicion en el torneo, lejos de los play-offs.

Disputó en total 11 partidos de los 21 que jugó América en este semestre, sumando Liga Águila y Copa Sudamericana, todos estos como titular y nunca fue sustituido en el transcurso de un encuentro. Además, entre los dos entrenadores que estuvieron a cargo del club en esta parte del año, Pedro Santos fue quien más lo tuvo en cuenta, ya que con Jorge Da Silva solamente participó en 4 cotejos de 10 posibles; en cambio, con el DT luso, estuvo presente en 7 de 8 juegos en esta campaña. También, cabe destacar que el único gol que anotó Armero desde su regreso a los diablos rojos fue bajo la batuta del técnico portugués, el 8 de abril ante Boyacá Chicó en el Pascual Guerrero.

Con 31 años y con pocos partidos jugados en sus anteriores clubes, como Bahia y Flamengo de Brasil o el Milan de Italia, Pablo Armero no tuvo mucho rodaje futbolístico previo a su arribo al América y fue quizás por eso que no pudo destacar en el equipo. Además, la competencia más inmediata en su posición fue siempre Juan Camilo Angulo, uno de los hombres con mejores rendimientos en el club a lo largo del semestre. Por esto, entre otras cosas, es que Miñia logró jugar más cotejos bajo la conducción de Pedro Santos debido a que el luso prefería ubicar a Angulo como un volante por derecha dejándole asi la vacante como lateral titular por esa banda a Armero.

Además de un pobre aporte ofensivo con 1 gol y ninguna asistencia, en la zona defensiva Pablito tampoco tuvo buenos rendimientos. Cuando fue inicialista, el equipo encajó 15 goles y en solo 2 partidos la valla escarlata se mantuvo invicta.

Desde su llegada, las expectativas que generó Armero fueron más altas que sus actuaciones en el club. Sin embargo, su rendimiento fue de menor a mayor en este semestre y gracias a un esquema como el de Pedro Santos en el que tuvo más chances de ser titular, cerró esta mitad del año de mejor forma de la que empezó; permitiéndole soñar a los hinchas escarlatas con volver a ver destellos de aquel lateral campeón en 2008.