Clasificación agridulce para Nacional en la Copa Libertadores

Atlético Nacional empató a cero goles contra Colo Colo en Medellín, un encuentro sin muchas ocasiones de gol donde la pelota no se movió más allá de la mitad del campo. Con este empate el conjunto verde clasifica como primero de su grupo.

Clasificación agridulce para Nacional en la Copa Libertadores
Nacional clasificó primero de su grupo con 10 puntos. Foto de: AFP

El compromiso pactado para las 19:30 hrs en Colombia fue dominado por Nacional desde el primer minuto. Los visitantes sabían que con el empate clasificaban, puesto que Bolívar se montó en el marcador muy temprano contra Delfín en La Paz. Desde el primer minuto “el cacique” se agrupó en su propio campo con el único fin de recuperar y despejar cualquier balón.

Los dirigidos por Jorge Almirón encontraron un rival con muchos hombres detrás de la pelota que a diferencia del Cali, defendieron muy bien su portería. Los relevos en defensa, combinados con la agresividad en marca hicieron que Nacional estuviera impreciso en todos los 90 minutos. Otra vez los centrales pasaron hasta mitad de cancha, pero no pudieron filtrar ningún balón importante.

Macnelly Torres estuvo desaparecido del partido, todo el tiempo estuvo errado al tomar las decisiones. Los tres de adelante nunca se conectaron y las únicas aproximaciones a terreno rival fueron de media distancia por parte de Castellani, quien junto a Mafla fueron los dos hombres más importantes del equipo. En el primer tiempo los “verdolagas” solo manejaban el esférico por el centro del campo, donde estaban todos los rivales, por eso siempre chocaron contra la muralla chilena.

Nacional manejó el balón de forma eficiente hasta tres cuartos de campo, debido a la poca presión del rival por atacar, pero nunca tuvo la claridad para finalizar. A pesar del buen planteamiento defensivo del rival, el equipo verde nunca encontró el camino para crear una sola opción clara de gol, se dejó en evidencia una notoria falta de coordinación en el frente de ataque, los pases errados fueron rutinarios y casi nunca ganaron mano a manos.

En el segundo tiempo los dirigidos por Almirón le apostaron a los cambios de frente y al desborde por banda. Aunque con esta variante el equipo logró avanzar más en las jugadas, nunca se consiguió realizar el último pase. Cada que se creaba una posibilidad propicia para el desborde con los cambios de orientación, y el panorama quedaba claro, los extremos, especialmente Reinaldo Lenis y Lucumí, perdieron todos los duelos, siempre tomaron malas decisiones.

En Nacional se viene notando la carencia de fundamentación en jugadores como Steven Lucumí, a quien le rebotan todos los balones, a veces corre dejándolos o hasta los pisa y él mismo se quita el esférico. Lenis tiene velocidad, sirve para los partidos abiertos, que contra Nacional, se presentan 1 entre 10. Cuando los rivales se encierran, como lo hizo el conjunto chileno, se nota la deficiencia en toma de decisiones, técnica para encarar y fundamentación con el balón en este jugador.

Atlético Nacional clasificó con más dudas que certezas, no para el ámbito local, sino para afrontar la fase final de la competencia internacional. Tienen que mejorar el juego en espacios reducidos, crear automatismos y generar más movilidad en el frente de ataque. Pero en lo que más debe estar pensando el técnico Almirón y los directivos verdes es en los refuerzos para el próximo semestre, porque entre Torres y Rentería no se hace un buen jugador, Lenis y Lucumí están deficientes.