Atlético Nacional cuenta con nómina completa para afrontar los tres retos del año

Este domingo fue presentado el último refuerzo que tendrá el equipo paisa para este semestre. Con estas 5 incorporaciones, debido al límite de inscripciones en Libertadores, Nacional tendrá que buscar ganar las tres competencias.

Lo primero que se conoció del conjunto verde de Antioquia fue la depuración de nómina. Se estaban pagando contratos muy caros a jugadores que no estaban jugando o que estaban a préstamo sin ser tenidos en cuenta para el proyecto deportivo. Salieron del club profesionales como Jackson Montaño (regresó del préstamo), Andrés Rentería (volvió a su equipo), Rafael Marcelo Delgado (terminó el préstamo), Diego Arias (venta a Once Caldas), Roderick Miller (quedó libre), Ezequiel Rescaldani (quedó libre), Camilo Zúñiga (se retiró), Cristian Bonilla (quedó libre), Francisco Nájera (quedó libre), Macnelly Torres (quedó libre), etc.

 

Se prestaron jugadores como Edwin Velasco (Once Caldas), Juan Pablo Nieto (Once Caldas), Ronaldo Lucena (Deportivo Táchira), etc. La primera gran inversión fue la reducción de plantilla, lo que dejó poco dinero para incorporaciones. Es imposible, ceñido a números, que Nacional le pelee a un equipo como Boca o Palmeiras, por eso el proyecto deportivo va más allá de esta Copa Libertadores.

 

Después de todo los ajustes nominales empezaron a llegar los refuerzos. Los primeros en aterrizar fueron Deiver Machado, quien llegó procedente de Bélgica y Yerson Candelo, que llegó después de jugar su última temporada con el Querétaro mexicano. Luego llegó Carlos Rivas desde la MLS (New York Red Bulls) y Juan Pablo Ramírez, quien estaba a préstamo en Leones.

 

El último en aterrizar, y después de buscar un jugador en esa posición por varias semanas, fue Omar Duarte, el goleador del Atlético Huila la temporada pasada. Con este delantero Nacional llena sus cupos de inscripción permitidos para esta fase de Libertadores y tendrá una plantilla muy juvenil para enfocarse en el semestre. Quedaron dos jugadores de alto nivel por cada puesto, y el tercero llegaría desde la cantera.

 

Jorge Almirón armó un equipo joven que puede resistir y proponer el juego dinámico que tanto le gusta al técnico. Además, muchos de estos jugadores tienen proyección internacional y fueron una inversión para luego poderlos potenciar y vender. Este mercado de pases, más que pensar netamente en lo deportivo, se priorizaron las finanzas del club y la reestructuración nominal, pero sin descuidar la competencia.