Alex Castro, el arma de Guimarães
Foto: Atlético Nacional

Perfil

Canterano verdolaga donde estuvo 1 año y medio, Castro hizo gran parte de su carrera deportiva en Alianza Petrolera, equipo en el que debutó en el 2013. Allí, estuvo durante cinco años, hasta que en el 2017 lo adquirió el Deportivo Cali, club con el que no tuvo su mejor versión y jugó la final del torneo 2017.

Su mejor rendimiento fue de la mano de Alberto Gamero en el Deportivo Tolima, equipo con el que Castro disputó 42 partidos, convirtió 19 goles y asistió a sus compañeros en 18 oportunidades.

Más adelante, Alex Castro tuvo un año complicado en Cruz Azul (México), club en el que no pudo desplegar todo su potencial. El jugador no contó con oportunidades ni continuidad con la escuadra del país centroamericano.

Análisis 

Siendo un jugador apto para jugar en todas las posiciones del frente de ataque, Alex se siente más cómodo cuando actúa por las bandas, siendo más regular en la izquierda, dentro del 4-3-4, 4-4-2 y 4-2-3-1 que acostumbraba a jugar en el Deportes Tolima que dirigió Alberto Gamero. 

Ofensivamente, Castro tiene registros diferentes; cuando juega en banda izquierda es un jugador que suele buscar la raya del fondo para buscar después el centro, situación que realiza a menudo con buenos resultados consiguiendo bastantes asistencias de gol; haciendo una combinación con el jugador interior para meterse en el área después de la descarga. Cuando juega en la derecha, busca salir del recorte hacia dentro con el exterior del pie, para buscar después el centro o el disparo a puerta.

En el apartado técnico es importante destacar la precisión en el pase, donde con poco espacio, suele colocar el balón en el pie del compañero siempre en situación ventajosa aprovechando la orientación corporal de este.

 

En el último tercio de campo, se puede distinguir a Castro con registros en todas las situaciones, ya que sus desmarques de ruptura son muy determinantes gracias a su percepción del juego y su velocidad (abajo), donde, además, tiene una gran capacidad para definir con acierto por abajo en el mano a mano, regateando al portero o con una vaselina. Otro de sus fundamentos es la capacidad de interpretar la jugada cuando juega por la banda contraria, atacando el segundo palo para rematar.

 

Ganando en el duelo contra el lateral, llegando al area con velocidad y definiendo.
Ganando en el duelo contra el lateral, llegando al area con velocidad y definiendo.

 

En transiciones defensivas, el canterano de Atlético Nacional, es capaz de activarse en la presión tras pérdida con facilidad y acosar al poseedor de una manera rápida y agresiva, sin otorgar tiempo a colocarse. Si no existe esa primera presión, se repliega hasta meterse en su línea de 4 protegiendo zona central y portería, mientras en las situaciones de contragolpe su velocidad y espíritu de sacrificio le permite llegar a las ayudas defensivas.

En cuanto a las transiciones ofensivas tiene dos opciones diferenciadas que generalmente ejecuta con buenas decisiones. Si encuentra una posibilidad de progresar rápido en contraataque con superioridad numérica,  ataca la defensa rival con velocidad para tratar de finalizar con éxito la jugada. Si, por el contrario, no contempla una superioridad clara, él tratará de asegurar la posesión buscando una línea de pase de seguridad con un compañero para desarrollar una nueva jugada de ataque.

Además, no solo posee una gran velocidad en sus movimientos si no que la compagina con una gran rapidez de desplazamiento desde distancias cortas, lo que facilita las ventajas que genera con sus desmarques de ruptura al espacio, toda vez que además es capaz de interponer su cuerpo por delante para dificultar la defensa de la jugada. A nivel de resistencia, es un jugador que aguanta bien los partidos por la velocidad y ritmo que imprime en sus acciones.

En su rol como verdolaga, lo veremos explotando la banda izquierda y haciendo tándem con antiguo socio, Danovis Banguero. Durante sus estadías en Tolima, ellos fueron una de los mejores dúos del FPC.

VAVEL Logo