Conger y Laprovittola hacen soñar a la Penya con la permanencia
Conger y Laprovittola hacen soñar a la Penya con la permanencia

Los insulares empezaban más entonados los primeros minutos del partido, con Xavi Rabaseda anotando 7 puntos consecutivos, pero el acierto llegaba desde el triple y la mano de Laprovittola y Conger hacía que la Penya abriera una primera brecha en el marcador (15-11) . El relieve en anotación del argentino lo  tomaba un poderoso Jordan, que salía desde el banquillo y producía 5 puntos de forma consecutiva (23-15). La anotación del Herbalife Gran Canaria llegaba en balones doblados a los jugadores interiores, mientras que las rotaciones verdinegras  daban energía y Kulvietis, Ventura y Dimitrijevic sumaban en las primeras acciones. El primer periodo acababa con la Penya 10 puntos arriba (27-17) y todas las piezas funcionando.

La defensa de los jugadores de Casimiro exigía más a los verdinegros, y Gal Mekel cargaba con su equipo a los hombros con 9 puntos en el segundo cuarto. A pesar de la buena dirección de Laprovittola, dos faltas antideportivas y la fuerza en el rebote ofensivo de los visitantes castigaban al Joventut, que veía como la ventaja se acortaba hasta los 4 puntos (35-31). En los últimos minutos de la primera parte emergía la figura de un efectivo Birgander, que convertía dos continuaciones de forma consecutiva. En los últimos minutos, los visitantes se acercaban en el marcador anotando desde el tiro libre y con el juego sin balón; una última puerta atrás de Radicevic cerraba la primera parte, con la Penya aún por delante en el marcador: 41-37.

El inicio de la segunda parte tenía nuevos protagonistas, con Xabi López-Arostegui aprovechando su físico por parte local y DJ Seeley castigando en el lanzamiento de media distancia por los visitantes. Ahora bien, cuando el Gran Canaria parecía hacerse con el ritmo de partido, dos mates de Birgander y Kulvietis encendían el Olímpico, y los de Duran volvían a disfrutar de una diferencia cómoda (50-42). Sin embargo, los ex-Penya Oliver y Báez no tardaban en responder, y después de un contraataque del dominicano, la diferencia se acortaba a 3 puntos (52-49). Cuando más presionaban los visitantes era Patrick Richard quien asumía los galones anotadores, pero unos excelentes últimos minutos del serbio Radicevic hacían que el cuarto acabara con un 19-19 y un 60-56 en el marcador global.

El último período comenzaba con un cansado Nico Laprovittola que debía dosificar los minutos finales, así que aparecía era Demetrius Conger con cinco puntos consecutivos (67-60). La cuarta falta personal de Jordan y otra personal en ataque de Conger daban vida a los de Casimiro, sobre todo con la facilidad anotadora de Seeley; el Olímpic presionaba y animaba a los suyos, pero el acierto en el triple era escaso. En una acción donde hubo hasta cuatro rebotes ofensivos, Báez colocaba la mínima ventaja en el electrónico (71-70) cuando restaban poco menos de 2 minutos y medio. El partido enloquecía y el Herbalife se ponía por delante en el marcador después de 3 cuartos por detrás con una penetración de Rabasseda; anotaban Ventura y Conger para romper la sequía (76-72), pero un Seeley en estado de gracia contestaba cada acción. Después de una suspensión de Richard, la Penya se colocaba 3 arriba cuando sólo quedaban 7 segundos, pero un triple inverosímil de Báez y la posterior error de Conger hacía que el partido se fuera a la prórroga con empate a 80.

Ya en el tiempo extra, Jordan machacaba por encima de la defensa de los insulares, pero el desacierto en el lanzamiento permitió reengancharse al Gran Canaria, que se ponía 1 arriba (84-85). Los de Duran le daban las rentas del partido a Laprovittola, mientras que Casimiro confiaba en la dupla Seeley-Báez, que no perdonaban ningún tiro; un triple del estadounidense ponía sus 3 arriba con poco más de 30 segundos por jugar. Sin embargo, era el argentino de la Penya quien sacaba petróleo y daba la vuelta al marcador con 4 tiros libres consecutivos. Con 6 segundos restantes, el Gran Canaria disponía del último lanzamiento y el Olímpico era un manojo de nervios; pero, en este caso, Seeley no podía convertir el lanzamiento y la victoria sería, por fin, parar los locales. 

VAVEL Logo