Plácida victoria madridista para asegurar los 'playoffs'
Plácida victoria madridista para asegurar los 'Playoffs'

Jornada matinal en el WiZink Center en el que se ha disputado este Real Madrid – Rio Natura Monbus Obradoiro, un partido con equipos bastante desequilibrados y que por ello, la previsión apuntaba a una victoria de los hombres de Pablo Laso, y así ha sido, aunque el partido ha dejado varios detalles a destacar.

Aunque el partido empezaba oficialmente a las 12:30, parece que el Real Madrid no acudió hasta pasados más de cinco minutos, ya que su comienzo fue sorprendentemente malo, con mucha imprecisión y lentitud, lo que contrastaba con un Obradoiro que salió concentrado y acertado, poniendo un parcial de 8-18 que Pablo Laso quiso frenar con un tiempo muerto.

El Obradoiro solo mandó al principio

Este parón tuvo un efecto inmediato y los blancos volvieron al parqué con una actitud diferente, ya se habían quitado las legañas de los ojos y empezaron a jugar a un nivel más acorde con su calidad, una calidad que el equipo gallego no puede contener por las diferencias evidentes en plantilla. En los tres minutos que quedaban del primer cuarto, los blancos endosaron un parcial de 11-0 para poner el 19-18, pero es que al reanudarse el juego en el segundo cuarto, la tendencia no varió.

Chasson Randle y Jaycee Carroll realizaron buenas canastas e intervenciones para aumentar la diferencia en el marcador. Los visitantes, para seguir vivos en el partido, recurrían constantemente a Eimantas Bendzius y Nemanja Radovic, que estaban anotando bajo el poste con cierta facilidad ante la ausencia de la defensa de Anthony Randolph, que no realizó su mejor partido y volvió a ser inconsistente. Tuvo que entrar el capitán Felipe Reyes para recuperar el orden defensivo y se notó mucho su entrada, aunque los números no lo reflejen.

Al descanso, el Madrid mandaba por 40-32 a pesar de estar jugando a medio gas y repartiendo mucho los minutos, con una rotación amplia como pocas veces se ha visto. El Obradoiro seguía por debajo de la barrera de los dobles dígitos pero daba la sensación de que, con una marcha más del Madrid, el partido podía estar resuelto.

Tras el descanso, las sensaciones previamente mencionadas se cumplieron y el Madrid amplió su ventaja. El Obradoiro salió con muy poca esperanza y realizó unos minutos muy pobres, y por ello el Madrid le colocó un parcial de 22-10 que dejaba el partido muy encarrilado, con 62-42 y los últimos diez minutos por jugarse. El pívot madridista Edy Tavares contribuyó a ese parcial con una gran defensa, colocando en el partido hasta tres tapones, cada cual más espectacular que el anterior.

Diferencia insalvable

Ante este panorama tan positivo, Pablo Laso sentó a sus titulares y dio más minutos todavía a Randle, Radoncic y Santi Yusta, pero estos suplentes tampoco parecían motivados por este aumento de minutos y el partido bajo el ritmo escandalosamente. Tanto fue que hasta el Obradoiro recortó distancias (69-56), pero era demasiado tarde para que pudiera haber una sorpresa. El máximo anotador fue Jaycee Carroll (22 puntos), que tuvo una mañana realmente inspirada junto a los compañeros menos habituales.

Nueva victoria madridista que le afianza todavía más en el primer puesto de la tabla y que además le otorga, matemáticamente, la clasificación para los Playoffs de la Liga Endesa. Esto iba a pasar tarde o temprano, pero cuanto antes lo consigas, mejor.

Por el otro lado, el Obradoiro sigue en la zona tranquila de la clasificación, pero lleva tres derrotas seguidas y el juego ha empeorado inexplicablemente. Parece que los gallegos no acaban de creer en ellos mismos y en cuanto han conseguido virtualmente la salvación, no han intentado aspirar a algo más.

VAVEL Logo