Brizuela y Vicedo se suman a la fiesta de Savané en la despedida del Palacio
Brizuela y Vicedo compartiendo opiniones | VAVEL

Día para la historia de Movistar Estudiantes en el sentido sentimental y también baloncestístico. Por si no fuese suficiente con la Carrera de la Afición habitual de todos los años por estas fechas, el Palacio de los Deportes se vistió de gala para homenajear a Sitapha Savané antes del partido contra precisamente el equipo de su vida, el Herbalife Gran Canaria, viéndose cómo caía alguna que otra lágrima en las gradas. Honrando al natural de Dakar, el cuadro colegial dio un auténtico espectáculo los 40 minutos de partido en los que Edgar Vicedo, Nik Caner-Medley y Darío Brizuela combinaron la mitad de los puntos en la victoria madrileña ante unos isleños completamente irreconocibles.

Como un auténtico correcalles se desarrollaron diez minutos iniciales. Solo fallos, fallos y más fallos. Además, el ritmo no acompañó, las transiciones se desarrollaron, cuanto menos, muy lentas. Para cambiar la dinámica tan negativa, Fischer tiró del carro insular entre tantas pérdidas y lanzamientos errados. Logró así que el Gran Canaria se aprovechase de la situación, consiguió la primera ventaja en el asalto número uno y lo cerró con solo un punto de ventaja. Sin embargo, lo más destacado fue que el protagonista del duelo levantó el feudo colegial con una acción tremenda de amago de tiro para después colgarse del aro. Sobresaliente. Una vez más, el público repitió el ya famoso “gracias, Sitapha”.

Poquito a poco con el paso de los minutos Movistar Estudiantes se encontró más cómodo sobre la pista. Edgar Vicedo y Nik Caner-Medley decidieron dar el paso hacia adelante tan necesario para auparse en el electrónico y obligar a detener en sendas ocasiones el juego por un Luis Casimiro que no supo encontrar la fórmula para detener a los de la capital. Tal fue así, que la última posesión se la jugó entera Darío Brizuela de canasta a canasta en menos de seis segundos y, dejando boquiabierto a todo el público madrileño, se marcó una bandeja contra el cristal que supuso el +9 para marchar a vestuarios.

Ejerciendo la labor del lesionado Sylven Landesberg, el enchufado Edgar Vicedo regresó del descanso con la misma o más intensidad que tras la pausa, logrando otro mate para la cuenta particular. Junto a él, el “Máster Chef” del equipo, Omar Cook, se cocinó un triple casi desde la línea del centro del campo para marcar la diferencia de dobles dígitos. De poco sirvieron los continuados esfuerzos de Albert Oliver y Eulis Báez de recortar distancias, pues los pupilos de Salva Maldonado se mantuvieron firmes en defensa y letales frente a la canasta. Marcador, por tanto, marcando exactamente el mismo balance que el cuarto anterior antes de ponerse en juego el definitivo.

De ninguna manera quiso Sitapha Savané que su fiesta particular acabase, y para ello, puso el segundo tapón sobre el excolegial Ondrej Balvin, desatando por enésima vez un grito eufórico de todos los aficionados azulones desplazados al centro de la capital por última vez en la temporada. Así, el senegalés contagió a Alec Brown y Nik Caner-Medley a hacerse más fuertes aún en la zona y, de manera paralela, al extraordinario Edgar Vicedo en el factor ofensivo, llegando a los 20 puntos finales y siendo pieza clave en la consecución de una victoria importantísima, ya que, aunque de manera casi remota, mantiene vivas las opciones de PlayOffs. En la parte contraria, el conjunto grancanario no fue capaz de levantar cabeza de ninguna de las maneras y sucumbió en la fiesta particular del pívot senegalés y cayó derrotado en el siempre complicado centro peninsular por 13 puntos.

VAVEL Logo