Klay Thompson batió el record de triples anotados en un
partido 
Los "Splash Brothers" frente a Chicago | Foto: AP

Hasta el encuentro de ayer contra los Chicago Bulls, Klay Thompson había mostrado un rendimiento muy flojo, a tal punto de que era el único que desentonaba en Golden State. Llevaba solo 5 de 36 en triples y en ninguno de esos 7 partidos previos había logrado embocar más de un tiro desde el perímetro. Anoche en el United Center, se quitó todo esa mala suerte de encima con una exhibición anotadora. Concluyó el primer cuarto con 22 puntos y llegó al entretiempo con 36. De hecho, sus 10 triples anotados en los primeros dos cuartos son otro récord para una primera mitad.

Ya en la segunda mitad, se esperaba que el rendimiento de Thompson lo llevara a quedar en la historia del baloncesto estadounidense y con 14 triples anotados estableció el nuevo récord histórico de la NBA para un partido. Todo esto lo hizo sin llegar a los 30 minutos sobre el parqué, ya que solamente estuvo en cancha 26 minutos y 33 segundos. Hasta ese momento, esa marca le pertenecía a Stephen Curry, el otro Splash Brother quien había anotado 13 triples en noviembre de 2016 contra los Pelicans en el Oracle Arena.

“Antes de salir para el segundo tiempo, Steph miró los triples que llevaba y me dijo ‘dale, batí el récord’”, contó Thompson. “Ello es una muestra de su generosidad, al igual que la de KD, Draymond y todos los demás compañeros de equipo. Es una bendición de poder jugar con estos muchachos, fue una noche increíble que nunca olvidaré”, reconoció.

El momento exacto en el que Klay hace historia | Foto: Warriors
El momento exacto en el que Klay hace historia | Foto: Warriors

Según los datos estadísticos de ESPN, Thompson tuvo el balón en sus manos solamente 96 segundos y un total de 52 posesiones. Todo este hito podría resumirse en dos palabras: efectividad y rapidez. Como si todo esto lo que logró anoche fuera poco él, los 52 puntos de Klay son la mejor marca anotadora hasta el momento en la liga, seguidos por los 51 que anotó Stephen Curry frente Washington Wizards y los 50 de Blake Griffin en el encuentro en el que los Detroit Pistons vencieron a Philadelphia 76ers. Esta es la cuarta vez en la carrera de Thompson que ha anotado al menos 30 puntos en la primera mitad, la undécima vez que anota al menos 40 en un partido y la tercera vez con al menos 50, por lo que estos rendimientos no son una novedad para él.

Luego del encuentro, Steph elogió la actuación de su compañero de equipo con una muestra de felicidad en su rostro. “Los récords están para ser superados. Estoy feliz de que haya sido mi compañero de equipo el que lo haya logrado y de haber podido verlo en persona”, sostuvo el dos veces MVP. Además, agregó que todo el equipo estaba pendiente de ayudar a Klay para que pudiera llegar a los 14 triples.

Thompson y una noche soñada | Foto: Warriors
Thompson y una noche soñada | Foto: Warriors

Los Warrios son un equipo plagado de talento, pero es su compañerismo lo que los diferencia del resto. Por un lado, en su plantilla cuentan con jugadores como Durant, Curry o Thompson, los cuales podrían liderar cualquier franquicia por sí solos y por otro, jugadores con una personalidad fuerte como la de Green, Iguodala o Livingston. Sin embargo, antes de ser estrellas, son compañeros y esto se ve reflejado tanto dentro como fuera del parqué. Los egos de este equipo están controlados y es ahí donde reside el éxito de Golden State, quien posiblemente sea el mejor equipo que la NBA haya tenido en su historia. 

VAVEL Logo