Temporada 2015: los velocistas, el éxtasis en fugaces dosis
Los velocistas más en forma del pasado Tour de Francia disputando la llegada masiva en París.

Cuando unos están arriba, consiguiendo triunfos de calidad, otros viven la otra cara de este duro deporte: consiguiendo pocas victorias en carreras de menor nivel. Algunos sprinters que dominaron las llegadas masivas de la temporada pasada han visto como este año no ha sido el suyo por diferentes circunstancias: baja forma o por lesión.

Los mejores velocistas

El alemán André Greipel fue uno de los más laureados de esta presente temporada. Empezó la temporada con muchas dudas y poca confianza. Unas sensaciones que cambiaron con sus triunfos en la Vuelta al Algarve y en la París Niza. El potente corredor del Lotto-Soudal fue el mejor sprinter del Tour 2015, dónde consiguió cuatro victorias de etapa. Además del triunfo en la sexta etapa del Giro de Italia, el excampeón nacional alemán consiguió un total de 16 triunfos a lo largo de la presente temporada.

Otro que hizo una gran temporada fue el noruego Alexander Kristoff. El velocista del Team Katusha ha hecho una campaña excepcional, con una única tacha gris: el Tour de Francia. El ciclista europeo consiguió su segundo monumento- después de vencer en la Milano – Sanremo el pasado año- con una tremenda exhibición en Ronde van Vlaanderen. Consiguió muchos triunfos en el inicio de temporada, lo que hacía presagiar que sería la rueda a tener en cuenta a las llegadas masivas en la ‘Grande Boucle’. En la carrera ciclista más mediática no consiguió rencontrarse con sus mejores sensaciones y no ‘mojó’ en ninguna etapa favorables para sus cualidades. El líder del conjunto ruso finalizó la campaña con un total de veinte triunfos en su casillero, una auténtica pasada.

Otro alemán que se dejó ver a lo largo de la temporada 2015 fue el hombre rápido del Team Giant – Alpecin John Degenkolb. El joven corredor consiguió ganar carreras de primer nivel a lo largo del cargado calendario ciclista que tuvo que afrontar. Ganó dos monumentos como la Milano – Sanremo y la París Roubaix y la última etapa de la Vuelta a España. Aunque el alemán consiguió estas tres importantes victorias solo pudo finalizar la temporada con un total de seis, un bagaje un poco pobre teniendo en cuenta su potencial en las llegadas masivas.

Un flamante arcoíris para Peter Sagan

La mala suerte que persiguió durante el pasado Tour de Francia al eslovaco del Tinkoff-Saxo desaparició en forma de exhibición en los campeonatos del mundo de Richmond donde consiguió imponerse con un ataque que le permitió llegar en solitario a la línea de meta. El eslovaco empezó la temporada de forma muy regular, sin triunfos de prestigio. Siempre estaba allí pero no terminaba de rematar. La primera diana llegó en la sexta etapa de la Tirreno – Adriático con final en la localidad italiana de Porto Sant’Elpidio. Una victoria que no le inyectó la suficiente moral como para vencer su primer monumento –fue cuarto en la Milano – Sanremo y en el Tour de Flandres-. El Tour de California fue una carrera clave para la temporada. Ganó dos etapas, la general y su peor resultado fue un sexto lugar en el final en alto, en las ocho etapas que conforman la carrera americana. La primera piedra camino al Tour ya estaba puesta con victorias en Suiza y en los dos campeonatos nacionales de su país, en el de contrarreloj individual y en el de fondo. La mala suerte se truncó otra vez con él en el Tour, aunque consiguió llevarse, por cuarta vez consecutiva, el maillot verde de la regularidad. Una vez finalizado el Tour se concentró para el final de temporada. Participó en la Vuelta a España dónde estuvo inmerso en una tremenda polémica después de vencer una etapa. Abandonó y se centró en conseguir su primer arcoíris en Richmond.

Los vencidos

Nacer Bouhanni no cumplió con las expectativas que se habían depositado sobre él en el seno del conjunto Cofidis. El francés tardó mucho en ganar y cuando lo hizo no tuvo la regularidad necesaria por culpa de las caídas y las lesiones que sufría. No venció en el Tour de Francia, su principal objetivo y sus victorias de más prestigio fueron dos etapas en el Critérium du Dauphiné. El exboxeador francés finalizó la temporada con un total de 11 triunfos-sólo dos en carreras World Tour, las ya mencionadas victorias en la carrera francesa-. Un triunfo en la ‘Grande Boucle’ hubiera cambiando mucho las cosas.

Año para olvidar

Así se puede resumir la temporada que ha hecho Arnaud Démare. El velocista más importante de la FDJ finalizó la temporada 2015 con dos tristes triunfos de etapa en el Baloise Belgium Tour. Participó en numerosas carreras de primer nivel como el Tour de Francia pero no consiguió, en ningún momento de la campaña, encontrar las sensaciones que había tenido en años anteriores.

Mark Cavendish volvió a vencer una etapa en el Tour de Francia, pero este triunfo no es suficiente para un hombre de sus cualidades- no vencía en la ‘Grande Boucle’ desde el año 2013-. El británico del Etixx Quick – Step finalizó la temporada con un total de catorce triunfos de etapa, la mayoría en carreras de un nivel menor y que contaban con pocos velocistas de primer nivel mundial. El cambio de aires que va hacer de cara la próxima temporada le puede servir al ‘hombre rápido de la isla de Man’ para volver a la senda del triunfo y para volver a convertirse en el mejor sprinter del Tour como lo era hace unos años.

El auténtico perdedor de esta campaña ha sido claramente el alemán Marcel Kittel. El corredor del Team Giant – Alpecin apenas ha podido competir y cuando lo ha hecho le ha faltado la regularidad para conseguir la confianza necesaria para ganar carreras importantes del calendario ciclista internacional. Compitió muy poco y solamente consiguió un único triunfo en la primera etapa de la Vuelta a Polonia. Un bagaje muy pobre para el auténtico dominador de las llegadas masivas de las últimas ediciones del Tour de Francia. Una buena preparación de cara la temporada 2016 puede ser su gran aliado para volver al escalón más alto.

Grandes apariciones desde la segunda línea

Entre los velocistas de un potencial menor a los ya mencionados resaltan tres nombres por encima del resto: Juanjo Lobato, Sam Bennett y Danny van Poppel.

El irlandés consiguió un total de cinco triunfos en carreras de un nivel menor pero delante de grandes velocistas como Degenkolb o Bouhanni. Una victoria en el Tour de Qatar, dos en la Bayern Rundfahrt, una diana en el Arctic Race of Norway y la clásica París- Bourges fueron sus cinco triunfos en esta temporada. Este 2015 debutó en el Tour de Francia, donde no consiguió ningún resultado destacado.

El español Lobato del conjunto telefónico Movistar empezó la temporada con ganas de convertirse en el mejor sprinter español del momento. Las fuerzas con las que empezó la temporada su fueron disolviendo con el paso de los meses y las competiciones. El de Trebujena consiguió un total de tres triunfos en este 2015. Una etapa en el Tour Down Under y dos en la Vuelta a Andalucía por delante de John Degenkolb. Su principal objetivo era la Milano – Sanremo pero la dureza con las que el pelotón afrontó las cotas finales pudieron con su resistencia. El prometedor corredor español consiguió numerosos segundos puestos a lo largo de la temporada, unos resultados que hacer ser optimistas en el seno del conjunto Movistar para que la temporada 2016 sea la de su explosión.

Otro de estas jóvenes promesas que ha destacado en las llegadas masivas ha sido el holandés Danny van Poppel. El corredor del Trek Factory Racing consiguió un total de cuatro triunfos repartidos en tres carreras. La victoria de más prestigio que ha conseguido el joven corredor fue en la disputa de la duodécima etapa de la Vuelta a España, imponiendo su velocidad en la localidad catalana de Lleida. Su buena temporada no ha pasado desapercibida y ha firmado un nuevo contracto por el conjunto Team Sky.

VAVEL Logo