Club Atlético Osasuna
Club Atlético Osasuna
Football Team
Soccer

Club Atlético Osasuna

1920 Pamplona, Navarra


El Club Atlético Osasuna es un club español de la ciudad de Pamplona, Navarra. Se fundó en el año 1920 gracias a la fusión de dos antiguos clubes de la ciudad, el Unión Sportiva y el New Club, que tras la disolución de varias entidades futbolísticas, se negaron a que este deporte desapareciese de Navarra. Investigaciones del Archivo Real y General de Navarra indican que el club “Sportiva Foot-Ball Club” fundado el 31 de mayo de 1919, cambió de nombre a “Club Osasuna” en 1920, siendo esta última fecha la que ha sido tomada como referencia del nacimiento del club. En 1926 el nombre de la entidad sufrió una última modificación por la de Club Atlético Osasuna, vigente desde entonces.

Actualmente milita en LaLiga Santander y su presidente es Luis Sabalza. Es uno de los cuatro únicos clubes profesionales de España, junto al Real Madrid, FC Barcelona y el Athletic Club, que no es una  sociedad anónima deportiva, de manera que la propiedad del club recae en sus socios.

Etimología

Osasuna es un concepto en euskera que significa salud, fuerza o vigor, esto hace que sea el único club profesional que tiene nombre en dicho idioma.

Estamos acostumbrados a escuchar “el Osasuna” para referirnos al equipo, pero la forma correcta es referirse a él como “Osasuna”. Esto es debido a que el artículo de la palabra está presente al final, “Osasun-a”. De tal forma, si utilizamos la expresión “el Osasuna”, estaríamos utilizando dos artículos determinados, “el la Salud”.

Fundación

Todo comenzó con las reuniones entre los miembros del New Club y el Unión Sportiva; que ocasionó la fundación de la Sociedad Sportiva. Se realizó una colecta para comprar un balón y equipaciones, con el fin de poder jugar diferentes partidos contra equipos militares de la época, que se disputaban en la Media Luna.

Diferencias internas en la Sociedad Sportiva provocaron una escisión y el nacimiento de una nueva sociedad, el New Club. Estas dos entidades deportivas crearon dos comisiones para comenzar los trabajos preliminares de fundación de un nuevo Club. Por parte de la Sociedad Sportiva formaron parte Eduardo Aizpún, Francisco Altadill y Gerardo Arteaga; y por parte del New Club, Joaquín Rasero, Augusto Vizcarra y Ángel Goikoetxea.

Todas las reuniones se llevaron sin dificultad hasta concluir con una reunión en el Café Kutz, en la que participaron todos los miembros de las dos entidades.

Por votación de los allí reunidos se constituyó el nuevo Club que recibió el nombre de Osasuna. El acto de fusión fue firmado por las seis personas que formaban parte de las dos comisiones antes señaladas.

Seve Goiburu, primer internacional.

Benjamín Andoian Martínez fue quien dio el nombre al club, Osasuna, palabra que en euskera significa salud, fuerza o vigor.

Inicios

Los primeros partidos de Osasuna fueron amistosos, y tuvo que alternar su escenario entre el campo del Ensanche y el del Hipódromo. Ya en la temporada siguiente, y con cada vez más afición, el club tuvo que hacerse con un estadio propio y que cumpliera los requisitos de la competición. Así nació el estadio de San Juan, que se inauguro con un partido frente al Arenas de Getxo.

Tan solo con 5 años de vida, Osasuna contó con su primer jugador internacional, Seve Goiburu, que permaneció en el club hasta la temporada 1928/29. En esta misma temporada se creó la liga con tres categorías: Primera, Segunda y Tercera División. Osasuna fue relegado a esta última categoría. Un año antes se había creado la Federación Navarra de fútbol y desde entonces Osasuna dejo de pertenecer a la Guipuzcoana.

Ascensos nacionales

En la temporada 1931/32, los rojillos ascienden a la división de plata al mando de Martín José Muguiro como entrenador.

Osasuna se consolida como uno de los equipos más fuertes de la categoría, y dos temporadas más tarde conseguiría su primer ascenso a la máxima categoría. Además consiguió llegar a la semifinal de Copa, donde cayó eliminado por el Sevilla.

Disputa en el partido de semifinales frente al Sevilla.

El paso por la primera división duró un año. Osasuna fue regular como local pero no consiguió ningún punto a domicilio. Aunque esa misma temporada se volvió a plantar en semifinales de Copa y fue eliminado por el Barcelona. En la ida Osasuna ganó 4-2, pero en la vuelta, acompañado por muchos aficionados, fue derrotado por 7-1.

 

Época complicada

En la década de los 40, Osasuna pasó por uno de sus peores momentos. La deuda económica parecía ahogar a los rojillos. Eso, y el descenso a tercera división, hizo que la situación se agravara por momentos, incluso los jugadores tenían que desplazarse en taxi.

Con Amadeo Labarta, el equipo comenzó a demostrar buen juego y la afición empuja a sus jugadores a superar la difícil situación que atravesaba el club. Estos hechos hicieron que los problemas económicos se solucionaran, además se consiguió ascender a la división de plata.

Aquella junta directiva hizo un esfuerzo con las incorporaciones para mantener la categoría. Aunque no sin apuros, consiguió la permanencia, pero se dejó notar en la cuenta bancaria donde terminó la temporada 1949/50 en números rojos.

 

Años 50

Osasuna apostó fuerte por la cantera en su paso por la segunda división. Consiguió un meritorio séptimo puesto, ya que los jugadores que habían llegado al primer equipo procedían directamente desde Primera Regional.

En la temporada 1952/53 se consigue el segundo ascenso de la historia a primera división de la mano del técnico Tomás Arnanz. Su regreso fue una decepción, puesto que volvieron a descender.

En la temporada 1956/57, Osasuna vuelve a ascender con Baltasar Albéniz como entrenador. Osasuna pasó del déficit al superávit económico, y fruto de esto llegaron buenos años en el plano deportivo. Acabaron en quinta posición son sonoras victorias en el campo de San Juan frente al Real Madrid, Barcelona, Real Sociedad o Sevilla.

En la temporada 1959/60, el equipo descendió. Una temporada en la que 3 técnicos pasaron por el banquillo rojillo. La temporada siguiente Osasuna volvió a ascender a primera división. Esa temporada, Ignacio Zoco y Félix Ruiz fueron traspasados al Real Madrid por 6 millones de pesetas. Todo un récord en aquella época.

El Sadar
El Sadar

De San Juan a El Sadar

Con el equipo en la categoría de plata, el emblemático campo de San Juan fue vendido en 9 abril de 1966 por 40 millones de pesetas a la Sociedad Navarra, S.A. La venta del viejo campo sirvió para saldar deudas y aliviar la dificultosa situación económica de la entidad rojilla

El 2 de septiembre de 1967 se inauguró el estadio de El Sadar, un campo moderno y cómodo con un aforo para 25.000 espectadores. El partido de inauguración del nuevo terreno de juego enfrentó al Real Zaragoza y al Victoria de Setúbal, encuentro que finalizó con empate a un gol. Al día siguiente, los rojillos jugaron ante el Victoria de Setúbal y vencieron 3-0. El primer gol de Osasuna en el estadio de El Sadar lo marcó Osaba. Desgraciadamente, con un campo de Primera División, Osasuna descendió esta temporada a Tercera. Esta campaña, además, comenzaron la obras del Parque de Instalaciones del C.A. Osasuna, situadas junto al estadio.

La era del presidente Fermín Ezcurra comenzó en la temporada 1971/72, y tras unos años delicados en el plano institucional y deportivo, Osasuna ascendería de nuevo a primera división.

Debut en Europa

Un gol de Chuma Randez dio el ascenso a Osasuna en la temporada 1979/80 en un agónico partido en la Condomina de Murcia ante 7 mil espectadores.

En la temporada 1982/83 se inauguraron las ya míticas instalaciones de Tajonar, cuna de talento nacional.

En esta época Pepe Alzate consiguió un equipo muy difícil de batir como local y luchador como visitante. Años más tardes, con su salida, llevo el yugoslavo Iván Brizc. Con él, pasaron por El Sadar estrellas como Maradona, y el equipo consiguió puntos importantes para mantenerse en la parte alta de la tabla. Osasuna acabó sexto, hecho que propició la primera participación de los rojillos en competición europea.

Los de Pamplona superaron la primera eliminatoria tras perder en la ida 1-0 ante el Glasgow Rangers  y posterior remontada por 2-0. Patxi Rípodas fue el primer goleador de competición europea en Osasuna.

Pedro Mari Zabalza se hizo con el equipo  tras la destitución de Iván Brizc en una temporada en la tuvieron que jugar un Playoff por el descenso.

El técnico rojillo armó un equipo que adquirió la fuerza de un grande. Fue una época dorada, donde Osasuna consiguió puestos altos en la tabla hasta que obtuvo la cuarta posición, asegurando su participación en la copa de la UEFA.

Esta temporada será recordada por la victoria de los rojillos en el Santiago Bernabéu por 4-0 con Hatt Trick de Jan Urban, que se consagraba como ídolo rojillo.

A finales de la década, Osasuna amplió su extensión en Tajonar y la capacidad de su estadio, puesto que se construyo la nueva tribuna Tribuna de Preferencia Alta en el estadio de El Sadar, con capacidad para 4.000 espectadores.

Entre los grandes

Osasuna plantó cara en su participación europea. Dejó atrás al Slavia de Sofía y al Stuttgart para plantarse en octavos de final, donde fue eliminado por el campeón del torneo en aquel año, el Ajax de Ámsterdam.

La época dorada terminó con el descenso del equipo a segunda división en la temporada 1993/94. El presidente Ezcurra dimitió dando paso a Javier Garro, que tras dos años dejó paso a Juan Luis Irigaray.

Además de dos presidentes en cuatro años, el banquillo del C.A. Osasuna fue ocupado por siete entrenadores en este periodo de tiempo: Txetxu Rojo, Manolo Los Arcos, Paquito, Rafael Benítez, Pedro Mari Zabalza, Miguel Sola y Enrique Martín.

El capitán Cesar Palacios fue el encargado de dar comienzo a las fiestas. A su lado, el presidente Javier Miranda y de fondo la alcaldesa Yolanda Barcina.
El capitán Cesar Palacios fue el encargado de dar comienzo a las fiestas.
A su lado, el presidente Javier Miranda y de fondo la alcaldesa Yolanda Barcina.

Este último, en la temporada 1996/97, sacó del abismo al equipo navarro. Osasuna estaba abocado al descenso a Segunda División B pero Enrique Martín, junto a un puñado de jugadores de la cantera, venció los últimos cuatro partidos de liga (Badajoz, Levante, Alavés y Mallorca) y empató el último (Eibar) logrando así el milagro de la salvación.

En 1998, Javier Miranda se hizo con la presidencia del club, y en su segundo año de mandato confió en Miguel Ángel Lotina para llevar al equipo a primera división, cosa que se cumplió en la última jornada tras endosar un 2-1 al Recreativo de Huelva. Los goles fueron marcados por Pablo Orbaiz y Trzeciak.

Osasuna fue el encargado de lanzar el Chupinazo de San Fermín en el año 2000.

Nuevos retos

En la temporada 2000/01 llego a la presidencia Patxi Izco, y con él, Javier Aguirre como entrenador, ex jugador en la década de los 80.

“El Vasco” Aguirre se quedó cerca de conseguir un puesto para participar en copa de la UEFA en la temporada 2003/04. Los navarros lograron importantes victorias en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid (0-3) o en Mestalla ante el Valencia (0-1).

En el plano institucional, el Gobierno de Navarra propició la ampliación de Tajonar, favoreciendo así que Osasuna superara más de 300.000 metros cuadrados en dichas instalaciones.

La siguiente temporada, El Vasco logró que el equipo jugara la eliminatoria para acceder a la fase de grupos de la UEFA. Osasuna cayó eliminado frente al Stade Rennais por un 3-1 en la eliminatoria global.

Once inicial que disputó la final de Copa del Rey.
Once inicial que disputó la final de Copa del Rey.
Uno de los onces iniciales que Javier Aguirre eligió a lo largo de la temporada.
Uno de los onces iniciales que Javier Aguirre eligió a lo largo de la temporada.

 

La temporada 2005/06 fue mágica para el club, pues los rojillos se clasificaron en cuarta posición para disputar la previa de Champions, la competición europea más importante, por detrás de F.C. Barcelona, R. Madrid y Valencia. Además disputó su primera final de Copa del Rey, fue ante el Betis, y forzó la prórroga tras remontar un gol de Oliveira por medio de Aloisi. Dani desempató y los rojillos no pudieron sobreponerse y fue el subcampeón de aquel año.

60 partidos para el recuerdo

Javier Aguirre no continuó en el banquillo, y Osasuna apostó por un técnico novato pero conocedor de la casa, Cuco Ziganda. Apostó por jugadores sin mucho nombre, pero proyección triunfal. Sin salirse de la línea de contención del gasto, Osasuna atrajo a jugadores que adquirieron un nombre en el fútbol español e internacional. Soldado, Juanfran o Nekounam, por poner algún ejemplo, fueron los fichajes elegidos de Ziganda, Nacho Monreal debutó con el primer equipo tras pasar por las categorías inferiores del club.

La dura temporada comenzó antes de lo habitual. Cuando el chupinazo anunciaba los Sanfermines 2006, los profesionales ya sudaban su puesta a punto sobre las montañas pirenaicas, buscando oxígeno en sus músculos que almacenar durante los once meses de competición que le aguardaban.

El primer partido de la previa de Champions se saldó con un 0-0 en el estadio del Hamburgo, y los rojillos comenzaron a soñar con encuentros frente a los equipos europeos más importantes. El sueño no se pudo cumplir tras empatar en el Reyno de Navarra a 1. De poco consuelo serviría el participar en UEFA.

Dicha eliminación dejó muy tocados a los rojillos y durante la liga regular sembró muchas dudas. Pero la reacción llegó a tiempo para disputar una meritoria competición en la Copa de la UEFA. Al final de temporada, Osasuna centró sus esfuerzos en la UEFA y la permanencia se alargo hasta las últimas jornadas.

Osasuna consiguió llegar a semifinal de la UEFA ante un Sevilla que dejo en el apeadero a los rojillos. El sueño de llegar a la primera final europea se desvaneció.

Con la permanencia asegurada Osasuna aprovecho para hacer debutar a Kike Sola y Jokin Esparza. También sirvió para despedir grandes jugadores como Milosevic, Valdo, Soldado, Raúl García, entre otros.

Salvaciones agónicas

Desde el curso 2007/08 hasta el 2010/11, Osasuna se encomendaba a San Fermín para lograr las permanencias. En todas estas temporadas, Osasuna tuvo que esperar hasta la última o las últimas jornadas para conseguir la tan ansiada permanencia.

En la primera de ellas, tras algunas bajas en la plantilla, Osasuna tuvo que adquirir algunos jugadores como Portillo, Pandiani, Plasil o Javi García; conseguir la cesión de Hugo Viana o Carlos Vela; y sacar a la luz nuevas perlas como Azpilicueta.

Astudillo se corta la coleta en forma de promesa tras lograr la salvación, tras la sonriente mirada de Pandiani.
Astudillo se corta la coleta en forma de promesa tras lograr la salvación, tras la sonriente mirada de Pandiani.

En una temporada muy irregular. Los rojillos no dependían de ello mismo para lograr la permanencia, y una victoria sumada a los resultados que favorecieron el desenlace, hicieron que Osasuna siguiera un año más en primera división.

Juanfran celebra el gol de la salvación.
Juanfran celebra el gol de la salvación.

 

 

La temporada 2008/09 fue agónica hasta el último momento. José Antonio Camacho relevó a Ziganda en el banquillo tras 6 jornadas sin ganar y 4 puntos en el casillero tras sendos empates. A mitad de temporada Osasuna tenía 13 puntos y había sufrido una derrota en el Santiago Bernabéu tras una actuación más que mediática del colegiado Pérez Burrull.

Cesar Cruchaga se despide de su afición.
Cesar Cruchaga se despide de su afición.

La mano de Camacho se hizo notar y enlazó una buena dinámica. Pero cuando todo parecía indicar que el equipo iba a obrar el milagro, tropezó y no fue hasta la última jornada frente al Real Madrid, cuando el gol que otorgó a El Sadar el récord Guinnes de un estadio de fútbol con más decibelios (115,17dB), hizo que Osasuna consiguiera la salvación. 

Esa misma temporada se despedía el capitán Cesar Cruchaga. 386 partidos con el primer equipo desde el año 2000 hizo que el pamplonés cediera el brazalete a Patxi Puñal tras conseguir la permanencia por décima vez consecutiva.

La temporada 2009/10 siempre se caracterizará por un equipo ordenado y competitivo, aunque la salvación se consiguió a falta de dos jornadas.

Además, los aficionados rojillos veían en El Sadar como el Xerez descendía en la última jornada, aunque los rojillos estaban más pendientes de que su adversario lograra la victoria que necesitaba que de la suya propia.

La siguiente temporada estuvo marcada de nuevo por casta y el coraje en los momentos críticos. Los malos resultados y las malas sensaciones del equipo hicieron que Mendilibar recondujese la situación en el banquillo rojillo.

Una victoria frente al Sevilla tras una remontada épica en El Sadar hizo que, a falta de dos jornadas para el final liguero, Osasuna tuviera que conseguir tan solo un punto.

Altos y bajos

La temporada 2011/12 no dio lugar a dudas frente al fantasma del descenso. Mendilibar lograba mantenerse cerca de puestos europeos haciendo soñar a los aficionados. Nombres como el de Andrés Fernández se destaparon al fútbol de primer nivel, y Raúl García volvía a su casa como líder del equipo, que contaba en punta de ataque con un experimentado Nino.

Lekic y Raitala celebran una victoria en El Sadar
Lekic y Raitala celebran una victoria en El Sadar

En la última jornada, una victoria y una serie de resultados ajenos a los rojillos podían obrar el milagro de Europa. Finalmente, Osasuna ganó, pero no se dieron dichos resultados.

Patxi Izco dejó de ser presidente al final de esa campaña tras 10 temporadas al frente del club en una de las eras más doradas el equipo.

La siguiente temporada Osasuna volvería a jugar con fuego. El inicio del mandato de Miguel Archanco como presidente no pintaba bien. La recesión económica hizo que tuvieran que salir jugadores de peso y se hizo notar a lo largo de la temporada, donde intentó tapar sus carencias en realizar un juego ordenado y tratar de minimizar errores en fases ofensivas y defensivas. Nombres propios de esta temporada fueron Andrés Fernández o Kike Sola.

Los rojillos temían al descenso, pero cerró la salvación en la penúltima jornada con un zapatazo de Patxi Puñal quitando las telarañas de la portería del Sevilla en El Sadar y un posterior gol de falta directa de Cejudo. Su visita al Santiago Bernabéu en la última jornada fue un puro trámite para sacar a relucir canteranos como Roberto Torres.

Patxi Puñal se despide de los rojillos tras consumarse el descenso.
Patxi Puñal se despide de los rojillos tras consumarse el descenso.

 

Tras mucho jugar con el fuego del descenso, Osasuna se quemó. Archanco decidió destituir a Mendilibar y contratar a Javi Gracia como entrenador del equipo rojillo, cuando tan solo se habían jugado tres jornadas del campeonato.

El equipo, con más sombras que luces no pudo lograr la permanencia, el consiguiente descenso provocó destapar la crisis más grave en la historia del club. La junta directiva dimitió a consecuencia del descenso. Más tarde se conocería que desde la entrada de Patxi Izco a la presidencia, el club había cometido irregularidades en la contabilidad. El club estaba sumido en una deuda de 100 millones de euros.

Este año será también recordado por el adiós de Patxi Puñal, que con 513 partidos y 17 años como profesional no conseguía mantener a su equipo en la máxima competición.

Javier Flaño y Enrique Martín Monreal serán los hombres más recordados de la temporada 2014/15, conocida comúnmente como "la de Sabadell".El segundo de ellos sería la segunda vez que salva a Osasuna de una posible desaparición. Osasuna se jugaba en la última jornada, no solo la permanencia en la categoría de plata sino su existencia. Las deudas económicas sumado a un descenso al fútbol no profesional, harían tambalear la supervivencia de Osasuna.

 

 

En el minuto 77, el marcador era de 2-0 a favor de los locales. Fue entonces cuando David García, con un testarazo, dio esperanzas a los rojillos a falta de trece minutos para la conclusión. Pero no sería hasta el minuto 92, cuando Javier Flaño, y de nuevo con la cabeza y en un córner, dio la permanencia a Osasuna.

 

Jan Urban, Mateo y el propio Martín Monreal se sentaron en el banquillo rojillo en aquella agónica temporada. En el plano institucional, el actual presidente, Luis Sabalza se haría en diciembre con la presidencia en un momento más que delicado.

Sería el propio Enrique Martín el que lograría el ascenso un año después. En una temporada con la plantilla plagada de jugadores jóvenes, y uno de los menores presupuestos de la categoría, el equipo conseguiría el ascenso cuando lo que se esperaba era mantener la categoría.

Osasuna debía de gana por 5 goles al Oviedo en la última jornada y darse los resultados oportunos para poder acceder a los Playoffs de ascenso. Y así sucedió.

El equipo consiguió vencer en todos los partidos del torneo y para el recuerdo queda el gol definitivo de Kenan Kodro que certificaba la vuelta a la primera división.

La temporada 2016/17 estuvo marcada por el límite presupuestario marcado por la Ley Foral para la reestructuración de la deuda del Club. Esto propició que la plantilla no fuera lo suficientemente competitiva. Ni Enrique Martín, ni su sustituto, Joaquín Caparrós, ni mucho menos Petar Vasiljevic, que hasta entonces había sido el director deportivo, pudieron parar la debacle. Tras el término de la temporada, el técnico serbio puso fin a su vinculación con el club.

Una nueva era

El club se propuso con ahínco el regreso a la máxima categoría. Llegó Braulio Vázquez a la dirección deportiva, y con él, Cata para ocupar la secretaría técnica y Diego Martínez como entrenador.

De su mano, el equipo volvió a competir, 34 goles recibió en 42 jornadas. A pesar de ello, Osasuna fue de más a menos y no logro acceder al Play Off por un punto. Los rojillos debían volver a intentarlo la siguiente temporada pero no de la mano de Diego Martínez, que finalizó su relación con Osasuna.

Un Osasuna de ensueño

Jagoba Arrasate llegaba con la mochila cargada de ilusión a un equipo que se alzaría con el titulo de campeón tras 58 años. Esta hazaña se llevó a cabo gracias a jugadores como Rubén García, Roberto Torres, Rubén Martínez… entre otros.

En una temporada irrepetible, los rojillos alcanzaron la friolera de 87 puntos.  Osasuna logró subir a la máxima categoría por aplastamiento, en una temporada en la que se mostró muy superior a sus competidores. El ascenso estuvo apoyado en El Sadar, donde los rojillos no perdieron ningún partido en toda la temporada, únicamente cedieron dos empates y registraron diecinueve victorias. Esta exitosa campaña se cerró con una fiesta final en el feudo pamplonés, en la que el capitán Oier Sanjurjo alzó al cielo de la capital navarra la copa de campeones de Segunda División.

Osasuna celebra el campeonato de liga ante su afición
Osasuna celebra el campeonato de liga ante su afición

En la actualidad…

El equipo comenzó la temporada con una seguridad poco característica de un recién ascendido. Este hecho puede venir dado gracias a los 31 partidos que acumulaba sin perder en su feudo cuando el Athletic Club rompió la hazaña.

Osasuna celebra un gol en San Mamés.
Osasuna celebra un gol en San Mamés.

A estas alturas de la competición, y con la duda de si se va a reanudar, Osasuna marcha 11º con 34 puntos. Se encuentra a 9 puntos de los puestos de descenso y a 11 de posiciones europeas. Los rojillos tienen mucho camino recorrido por la permanencia, gracias a nombres propios como la revelación de LaLiga, Chimy Ávila.                                    

 

Presidente y entrenador en la actualidad

Jagoba Arrasate (actual entrenador)
Jagoba Arrasate (actual entrenador)
Luis Sabalza (Presidente actual)
Luis Sabalza (Presidente actual)

Biografía realizada por: Asier Castillejo.

 

//