Telmo Zarra
Telmo Zarra
Football Player
Soccer

Telmo Zarra

Erandio, Bilbao


Uno de los futbolistas más importantes que han pasado por el panorama nacional y mucho más que un icono en la ciudad Bilbaína y sobre todo en su club, el Athletic Club, en el que estuvo prácticamente toda su carrera. Telmo Zarraonandia Montoya, más bien conocido como “Zarra”, nacido en la localidad vizcaína de Erandio, fue y sigue siendo historia de club rojiblanco y también de la selección española, en la que hizo grandes actuaciones.

El comienzo de un mito

Fue uno de los hermanos de esa gran familia numerosa, que llegaron a la élite, ya que, otros dos hermanos suyos también jugaron en la máxima categoría, concretamente en el Arenas de Guecho, que actualmente milita en Segunda División B. Sus comienzos fueron en varios equipos de la zona, pero el primer club como profesional y por lo tanto su primer contrato, a los 18 años de edad, fue con el Erandio Club que en aquel entonces se situaba en Segunda División. Poco después, la selección vizcaína de aquella época le llamó para disputar un partido amistoso contra la selección de Guipúzcoa, en aquel encuentro ya se pudieron ver destellos de su calidad y capacidad goleadora, sin ir más lejos, marcó nada más ni nada menos que la friolera cantidad de siete goles

Por aquel entonces, el Athletic Club, debido a la dura situación vivida en la Guerra Civil, buscaba jugadores y no dudaron lo más mínimo en contactar con el joven talento del Erandio. Su debut con el bloque rojiblanco, que fue en septiembre de 1940, no pudo comenzar de la mejor manera posible, aunque el marcador no fuera del todo bueno para el equipo, se estrenó por todo lo alto marcando dos goles que sirvieron para llevarse un punto ante el Valencia

Una jugada de la que siempre se acordó

En cuanto al siguiente curso, tuvo que alejarse de los terrenos de juego durante un tiempo, el motivo fue que tenía que incorporarse al ejército con el objetivo de cumplir el servicio militar que se imponía en aquellos años. En el regreso al verde, el atacante erandiotarra, tuvo que pasar por uno de los momentos de los que posiblemente se acordó durante toda su carrera deportiva, en una final de la que en aquel entonces se conocía como la Copa del Generalísimo, frente al FC Barcelona, tuvo una grandísima oportunidad para darle el trofeo a su equipo, pero la desaprovechó y el cuadro azulgrana no perdonó. 

En la campaña 42-43, tanto el club como el delantero vivieron un gran momento y esto se pudo ver reflejado en los éxitos de ambos, se alzaron con el trofeo de Liga y Copa. En la 43-44, de nuevo, estuvo apartado de los terrenos de juego, esta vez, después de fracturarse su clavícula. Aún así, en su vuelta al césped, pudo celebrar un nuevo título de Copa, frente al Valencia, en el que fue uno de los artífices de los dos goles. 

Primer Trofeo Pichichi

La siguiente temporada, no fue a menos, a pesar de sufrir la única expulsión de toda su carrera y cometer un penalti en contra en la final de Copa, de nuevo frente al conjunto ché, Zarra pudo volver a disfrutar de alzar un nuevo título después de ese disputado tres a dos. Además, logró llevarse el Trofeo Pichichi tras marcar 20 goles en 26 partidos. Ese año, no fue el único en el que se le otorgó este trofeo, ya que, logró alzarse con el hasta en cinco ocasiones más, de esta manera, siendo el jugador que más veces lo ha conseguido hasta la fecha empatado con el astro argentino, Leo Messi. En ese mismo curso, fue convocado por primera vez con la selección española, incluso se estrenó con ella en uno de los encuentros frente a Portugal con dos goles. 

En el año 1950, volvió a hacer historia, de nuevo fue protagonista en una final de Copa, marcó nada más ni nada menos que un póker en la final frente al Valladolid y volvieron a proclamarse como campeones de esta competición. En ese mismo año, se celebró tanto las eliminatorias previas para la Copa Mundial como el propio evento, el ariete fue una de las piezas fundamentales en esa selección, de hecho, sus goles fueron de gran ayuda e imprescindibles y España logró avanzar hasta semifinales, la mejor clasificación de la selección hasta el mundial de 2010. En la 50-51, consiguió marcar 38 tantos en 30 partidos, un récord que lo igualó Hugo Sánchez en 1986 y superó Cristiano Ronaldo en 2011.

En cuanto al siguiente curso, lo paso algo mal, una grave lesión en un encuentro frente al Atlético de Madrid en noviembre, de la que tuvo que ser intervenido, le dejó fuera para lo que quedaba de la temporada. En la 52-53, su ritmo goleador, a pesar de que venía de una lesión seguía intacto, marcó 25 tantos en 29 partidos. El goleador erandiotarra, decidió poner fin a su carrera profesional y a raíz de eso despedirse de la afición rojiblanca, en el año 1955, después de que empezara a perder protagonismo con la aparición de varios jóvenes, como lo fue Eneko Arieta

El final de una carrera

Aún así, no se despidió del fútbol, ya que, estuvo jugando durante dos temporadas más en la categoría de plata. En primer lugar, pasó por la SD Indautxu y posteriormente por el Barakaldo CF. Ya concluidas esas dos etapas, con 36 años en la espalda decidió finalmente retirarse, participó en el equipo de veteranos de Vizcaya, en el que, el dinero que se recaudaba con estos partidos tenían destinado un fin benéfico. 

En el resto de sus años, abrió una tienda de deportes en Bilbao y también montó un restaurante que fue dirigido por él y su familia. En 1997, en San Mamés, se le realizó un homenaje que el club rojiblanco tenía pendiente de hacerle, un homenaje al que acudieron grandes iconos como Kubala o Di Stefano entre otros. En 2006, a la edad de 85 años, falleció después de sufrir un infarto, un legado que será difícil de superar en la capital Vizcaína

//