La Fiorentina pasa por encima de un Milan sin recursos

La lluviosa ciudad de Milán se vestía de gala en esta tarde que podría acercar al AC Milán a la cabeza o, por el contrario dejar a Allegri, que al principio del partido se le veía muy sonriente, en una posición muy delicada. Recordemos que Pep Guardiola suena como posible técnico del conjunto lombardo. El encuentro comenzaba sin sorpresas, Boateng era de la partida y en punta de ataque estaba Pato como referencia local. Por su parte, el equipo viola salía con Luca Toni y Ljajic arriba, una demostración de intenciones en toda regla. Roncaglia, sí el mismo central de la fiore, sería el primero en avisar a Abbiati. Un disparo muy duro en el minuto 4 avisaba de que la Fiorentina había viajado para seguir en la zona noble de la tabla y lo mejor, convenciendo. El Milan parecía que todavía estaba en el vestuario cuando un saque de banda, en principio sin peligro, se convertiría en una jugada de gol. Cuadrado sacó desde la derecha, la defensa local no fue capaz de despejar y el balón le quedó muy franco a Aquilani para que con la pierna izquierda batiera a Abbiati. Era el minuto 10 y Montella se frotaba las manos al ver como se iba desarrollando el partido. Allegri ya no tenía tantos motivos para estar tan sonriente como al principio del encuentro. Pizarro fue clave en los primero compases del encuentro, muy móvil, participativo y luchador en los balones divididos. Tenía dos buenos compañeros de medular como son por un lado Borja Valero y por otro Alberto Aquilani.

Si este resultado fuera poca desgracia para los milanistas, el penalti fallado por Pato en el minuto 34 sería determinante y sonrojante. El uno a uno se olía cuando Roncaglia, en el aire, empujó por detrás al propio Pato. Pato tenía en sus pies la ocasión de empatar pero el balón se fue por encima del larguero. Y parece que el césped de Milán está maldito. En el minuto 37, Borja Valero aprovechaba con una internada en el área por la izquierda la indiferencia, pasividad, llámenlo como quieran, de la defensa rossonera. Primero Montolivo no es capaz de frenar al español y luego Mexes parece indicarle el camino para la meta. Ante esto, Valero no lo desaprovecha y bate a Abbiati con un buen zurdazo cruzado. Prince Boateng y El Shaarawy no se compenetraban demasiado bien, Montolivo los pases que hacía entre líneas las cogía Viviano. Por parte de Pato, a parte del fallo en el penalti, poco por no decir nada. Mucho deberían cambiar en el segundo tiempo.

Segundo tiempo que dejó paso a la dupla atacante Pazzini-Bojan en detrimento de Pato y Emanuelson. Y vaya si se notó el cambio. Es triste decirlo, pero hoy Pato no ha hecho nada para confirmarse como el delantero titular del AC Milan. En el minuto 49 ya avisaba Boateng con un buen remate de cabeza que se iba rozando el palo. El que no iba a avisar y sí a ejecutar sería Pazzini. En el minuto 59 un centro de El Shaarawy lo remataría con el tacón Mexes. El remate daría en el palo y Pazzini aprovecharía el rechace para poner el 1-2 en el marcador. La Firoentina iba a sufrir si no aparecía su centro del campo. El Shaarawy se llevó un regalito de Aquilani antes de que éste se marchara del terreno de juego: un fantástico recuerdo de sus tacos en la pierna derecha del joven milanista. La virtud y la calidad del primer tiempo viola no estaba apareciendo en la segunda mitad y se notó. Nohablo ni más ni menos que de sus tres centrocampistas. El tiempo pasaba y el final del partido se aceraba, en el minuto 76, Matías Fernández tuvo la oportunidad de hacer el tercero. Vio tan claro el remate que disparó fuerte pero muy desviado.

Cuando el partido daba coletazos, Cassani pudo poner el que hubiera sido definitivos 1-3 n el marcador pero mandó el balón al poste. Si hubiera cruzado el balón, como nos enseñan cuando somos niños, hubiera sido gol claro. El Hamdaoui, que había salido por Ljajic al principio de la segunda parte sí conseguiría dar tranquilidad a los de Montella. En el minuto 87 El Hamdaoui recibió un balón de Cuadrado fuera del área que el marroquí, con un gran gesto técnico, colocó en la escuadra. Inalcanzable para cualquier humano.

El semblante de Allegri ya no era tan alegre. Con este resultado, el conjunto de Milán sigue con los mismso 14 puntos que tenía antes de esta jornada y la Fiorentina se pone con 24. Con la victoria del Nápoles no avanza posiciones pero no se descuelga, que es lo importante. Sonido de viento en Milán para despedir a su equipo.

-Foto de GettyImages-

VAVEL Logo