Nápoles 2014/2015: levantarse tras la caída
(Foto: uefa.com)

Nápoles se despierta apagada. Desolada. Las nubes se ponen sobre el Vesubio y oscurecen una ciudad llena de pasión. Las estrellas europeas no brillarán más sobre el sur de Nápoles. Los de Benítez deben afrontar la temporada tras caer ante el Athletic de Bilbao en la Uefa Champions League.

Pero no todo empezó así. La ciudad volvió a volcarse para la máxima competición europea. La ilusión era máxima y caer a las puertas de la fase de grupos no era una opción válida. A pesar de estar por delante a falta de 40 minutos, el conjunto napolitano cayó estrepitosamente en San Mamés dejando una imagen muy pobre. Sin empezar la Serie A, el Nápoles debe levantarse de un duro golpe para no perder fuelle en la carrera por el título.

Pocos cambios, mismos objetivos

No ha sido el verano más movido para Aurelio De Laurentiis en cuanto a fichajes. La columna vertebral del equipo ya fue formada la pasada temporada. Las principales bajas, aunque sin grandes nombres, han sido en la portería y en el centro del campo. Rafael ha pasado a ocupar definitavemente la portería y Gargano, cedido en el Parma, y De Guzmán han llegado para reforzar la sala de máquinas.

Las llegadas de Henrique, Ghoulam y Jorginho en el periodo invernal han propiciado que el Nápoles no tenga que incorporar muchos jugadores. A los anteriormente mencionados, se suman Koulibaly y Michu que completan tanto la defensa como el ataque. Benítez dispone ahora de una plantilla lo suficientemente amplia para pelear por todos los títulos.

Objetivo Serie A

Plantilla amplia, motivación y experiencia. Benítez debe ser ambicioso y pelear cada semana por los tres puntos para llevarse el título de liga. No valen excusas. Posiblemente, la Serie A 2014/2015 será la más igualada de los últimos años. La salida de Conte en la Juventus puede generar unas dudas que quieren aprovechar, entre otros, Roma, Nápoles o Fiorentina. Para más inri, la eliminación de la Uefa Champions League deja a los de Benítez en ligera ventaja con respecto a Juventus y Roma en el aspecto físico.

El Nápoles debe luchar por ser campeón y, en su defecto, por asegurar la segunda plaza. Jugarse el todo o nada a dos partidos en agosto puede jugar malas pasadas. Fueron más de 35 partidos en los que el Nápoles luchó por conseguir una tercera plaza que ha desperdiciado en dos partidos. No puede dejar margen a la especulación. Benítez debe dar un paso hacia adelante y hacer creer a los suyos que no hay límites.

Defensores de una 'Coppa' devaluada

Roma acogió un año más una final de 'Coppa' Italia. Los de Benítez aprovecharon un cuadro más débil de lo habitual para presentarse en el Olímpico sin mucho esfuerzo. Salvando la temporada, el Nápoles levantó al cielo de la capital un título con más importancia de lo que parece. Benítez, algo criticado en el tramo final de temporada, consiguió acallar las dudas y finalizar con buena nota.

A Europa con sabor amargo

No es el Nápoles el club más indicado para desprestigiar la Uefa Europa League pero así ha sido en los últimos años. Suplentes y poco habituales han sido los protagonistas de una competición que vale más de lo que se valora en San Paolo. Benítez, tras la eliminación en Champions, debe motivar a susjugadores para tratar de llevarse un título del cual, en teoría, es favorito.

El sorteo, por una vez en Europa, ha sido bastante favorable para los napolitanos. Sparta Praha, Young Boys y Slovan Bratislava son los tres conjuntos que se enfrentarán al Nápoles en la fase de grupos. A priori, los de Benítez son los claros favoritos para acceder a la siguiente fase como primeros de grupo.

Once ideal

VAVEL Logo