El Roudourou, un escenario escalofriante para los grandes
El Guingamp cortó una racha de seis partidos sin ganar. Foto: Zimbio.com.

En el partido que abrió la jornada sabatina de la fecha 25 de la Ligue 1, el Guingamp venció a un pálido Lyon, que si bien tomó la delantera rápidamente en el partido por medio de Lacazette, vio como el Guingamp los pilló mal parado en dos acciones y logró remontar en menos de 20' por medio de Diallo y Benezet. En la segunda parte, los de Kombouaré aguantaron bien los embates del visitante, y han vuelto a demostrar que el Roudourou es un escenario muy difícil para todos, pero sobre todo para los equipos grandes. El Lyon prácticamente se despide de la posibilidad de luchar por el podio liguero.

El Guinganp recibía al Lyon en medio de una racha nefasta, pues los de Kombouaré venían de perder ante el Marsella en el Vélodrome y estiraban así la paupérrima cifra de seis compromisos ligueros son conocer de triunfos (su último triunfo fue el 17 de diciembre ante el PSG). Luego de gran victoria, vinieron empates ante el Metz y el Rennes, y derrotas ante Lorient, Caen y la mencionada frente al Marsella en la pasada jornada. 

El Lyon llegaba de una gran goleada ante el Nancy por 4-0 entre semana, en donde marcaron Valbuena, Fekir, Lacazette y su reciente fichaje, el holandés Memphis Depay. Los "leones" atraviesan un irregular presente, y es que pese a esta importante victoria conseguida en la pasada jornada, sólo han podido ganar tres de sus últimos seis compromisos de Ligue 1, con tres triunfos y tres derrotas, dejando más dudas que certezas.

Antoine Kombouaré mandaba al terreno de juego un 4-3-3 con cinco modificaciones con respecto al equipo que venía de caer ante el Marsella en el Vélodrome. Marcal, Kerbrat, Diallo, Deaux y Benezet ingresaban en desmedro de Bodmer, Leveque, Sorbon, Coco y Blas. Benezet, Briand y Salibur conformaban un tridente ofensivo de miedo, y que quería complicarle la vida a toda la zaga del Lyon y al portero portugués Anthony Lopes.

Bruno Génésio, quien no se encontraba en el estadio por una pequeña gripe, respondía con un 4-2-3-1 que acusaba las ausencias del defensor argentino Mammana y de Valbuena, y que contaba con Depay en el banquillo; estando Guezzal, Fekir y Cornet por detrás de la máxima referencia ofensiva del equipo, el goleador de la Ligue 1 Alexandre Lacazette. El atacante de los "leones" llegaba a este juego con una impresionante cifra de 19 goles en 19 partidos disputados.

Lacazette sigue encendido, rápida reacción local

El Lyon comenzó dominando el compromiso desde el inicio, ante un Guingamp que estaba inclusive más necesitado de puntos que el visitante. A los 10' del compromiso los "leones" ya habrían la cuenta en el marcador, y el que convertiría no sería otro que el encendido Lacazette. Morel se armaba una gran jugada por el sector derecho, el lateral izquierdo mandaba un centro que dejaba pasar dentro del área Fekir con una gran finta, y que culminaba con una excelsa definición Lacazette, dejando sin chances al portero sueco Johnsson. Lacazette registra 20 goles en los 20 partidos de Ligue 1 que ha disputado en la presente temporada.

Los locales intentaron despertar, rearmarse y volcarse con todo en busca de la igualdad. El Lyon comenzaba a retrasar líneas tras un buen comienzo, y eso lo aprovecharía el Guingamp para meterse en el encuentro y conseguir la igualdad a los 30'. Una buena acción de Benezet desde la izquierda culminaría en un gran centro que aprovecharía Diallo viniendo desde atrás para batir a Lopes y conseguir la igualdad ante un despistado visitante.

El Roudourou celebraba la igualdad conseguida por su equipo, pero ese no sería el único motivo para celebrar, y es que apenas 4' más tarde los de Kombouaré conseguirían remontar tras una gran contra y aprovechando los despistes defensivos del Lyon. Minuto 34' y Salibur colocaba un balón suave para que Benezet se anticipara a toda la zaga visitante y mandara el esférico al fondo de las redes.

Así se terminaba una primera mitad en donde el Lyon había arrancado mejor, con unos muy activos Cornet, Fekir y Guezzal y con un encendido Lacazette, pero tras encontrar el gol los de Génésio se lanzaron atrás y el Guingamp comenzó a crecer, crecimiento que se tradujo en una estupenda remontada, en donde Benezet, Salibur y Diallo terminaron siendo decisivos, no sólo en los goles, sino que en el funcionamiento de un equipo que comenzó dormido pero que terminó dándole la vuelta al tanteador.

El Lyon ladra, pero no muerde

En la segunda parte, el Lyon salió con la obligación de remontar el choque, porque simplemente no le quedaba de otra si es que quería mantener la cuarta plaza y acercarse un poco al podio. Los visitantes adelantaban líneas, y buscaban ser más incisivos con las bandas por unos intermitentes Cornet y Guezzal, y también confiaban en Lacazette, quien puede marcar diferencias en cualquier momento.

El Guingamp se cerró muy bien atrás, sin dejar muchos espacios y sin dejar que el Lyon entrara con facilidad. Los tres puntos le venían como anillo al dedo, ya que no sólo era un triunfo ante un gran rival, sino que cortaba la racha de seis compromisos sin conocer de triunfos en la Ligue 1, por lo que aguantar los embates visitantes era el principal objetivo durante la segunda mitad, y con el paso de los minutos lo estaba consiguiendo.

Memphis Depay ingresaría a los 67' de juego con el objetivo de darle frescura, desborde y sorpresa al ataque de los "leones", y con la misión de ayudar a conseguir, a lo menos el empate. Depay tuvo su oportunidad a los minutos de haber ingresado, pero su remate se marcharía desviado y no podría significar más que una ocasión de gol desperdiciada. Una mano dentro del área de Deaux generaba polémica, y es que el mediocampista efectivamente cometía dicha acción y eso hubiese significado un penal para el Lyon, pero el árbitro no cobraría absolutamente nada.

Pese a que en la visita ingresaron Darder y Ferri para darle mayor generación de juego al equipo, y más pases entre líneas, el Lyon fue incapaz de llegar con claridad a la portería de Johnsson, y sólo Depay pudo inquietarlo con un globito que se quedaría sobre el final el meta sueco. Briand (ex Lyon) pudo matar el encuentro sobre el final, pero, por suerte para el Lyon, eso no pasaría, aunque aún así el partido terminaría con triunfo para los locales.

El Guingamp corta la mala racha, y demuestra que el Roudourou es todo un fortín, y es que en la presente temporada, han conseguido allí siete triunfos, tres empates y apenas dos caídas, transformándose en uno de los locales más poderosos de la competición. El Lyon continúa con su irregular senda y no consigue ni despegar ni convencer, haciendo peligrar su cuarta posición y casi despidiéndose de alguna chance de pelear por el podio.
 

VAVEL Logo