La Lazio "remonta" una racha irregular
Keita y Parolo celebran el gol de la remontada | Foto: Lazio

Dominio laziale desde el inicio

No había transcurrido un minuto desde que el esférico había empezado a rodar sobre el césped de la Toscana cuando Nicola Rizzolli ya se había hecho protagonista del encuentro. Atrevesó la línea de centro en una bonita y potente conducción Milinkovic-Savic cuando se encontró con la oposición antirreglamentaria de Costa, rápidamente detuvo el juego el colegiado italiano para mostrar tarjeta amarilla sin caer en la cuenta de que de haber dado la ley de la ventaja, Felipe Anderson enfilaba la portería prácticamente sin oposición. Protestaron vehementemente los jugadores del conjunto romano, y además con razón, la situación de gol resultaba meridianamente clara.

Biglia y Croce disputan un balón | Foto: Empoli
Biglia y Croce disputan un balón | Foto: Empoli

Empezaba la Lazio el encuentro con la intención de buscar la portería contraria, como acostumbra a hacer el equipo de Simone Inzaghi. En los primeros instantes ambos conjuntos se midieron las fuerzas sin conseguir generar el suficiente juego como para enlazar jugadas. El primer acercamiento de peligro, a los pocos minutos, lo generó el Empoli, Pucciarelli se sacó un acrobático remate con la pierna izquierda estando de espaldas a portería que salió rozando la parte superior del larguero que descansaba sobre la cabeza de Strakosha.

Pero, tal acercamiento del conjunto local resultó absolutamente anecdótico. A partir de esa situación, la Lazio empezó a calcar la primera mitad que puso en práctica el pasado lunes frente al Milan. Absoluto dominio, del balón, del juego y de las ocasiones, junto con una preocupante falta de acierto.

De nuevo, falta de puntería en los de Inzaghi

El conjunto laziale superó de forma holgada la decena de acercamientos durante el primer acto. Los jugadores más peligrosos por parte de los de Simone Inzaghi fueron Immobile, Parolo y Felipe Anderson. El ex de Sevilla y Dortmund perdonó en su primera ocasión al intentar rematar un balón desde el punto de penalti que se le hubo quedado muy encima, el remate no encontró la suficiente colocación y potencia. También puso el de Torre Annunziata a trabajar a Skorupski tras una buena acción en la esquina izquierda del área con posterior latigazo a puerta. Reaccionó bien el meta polaco repeliendo el disparo.

Tuvo mucho trabajo en la primera mitad Skorupski | Foto: Empoli
Tuvo mucho trabajo en la primera mitad Skorupski | Foto: Empoli

Ya acercándonos a la media hora de partido, Parolo metió el miedo en el cuerpo a la siempre bien colocada zaga del Empoli. En primera instancia, tras una buena jugada de la Lazio por banda izquierda que intentó culminar al primer toque y que salió lamiendo el palo izquierdo del meta del equipo local. Posteriormente, ya en el tramo final llegó la segunda ocasión para el internacional italiano, el centrocampista reventó el cuero desde una distancia de 20 metros obligando a Skorupski a rechazar de puños.

Para finalizar la secuencia de situaciones de gol por parte de la Lazio en la segunda mitad y tras asistir a la tercera y última situación de Immobile, un disparo potente y raso desde la frontal que detuvo el meta del Empoli, a la contra Felipe Anderson llegó a plantarse delante del hoy atareado meta polaco sin conseguir definir con la suficiente potencia. El brasileño continúa realizando grandes actuaciones sin encontrar puerta desde hace ya muchos meses.

Empate al descanso

De esta manera se llegaba al interludio y los fantasmas de los encuentros frente a Milan y Chievo volvían a aparecer. La Lazio había perdonado de nuevo demasiado, y con 45 minutos por delante los de Inzaghi seguían mostrando una llamativa ausencia de puntería.

El segundo acto resultó algo más trabado en el juego, lo que dificultó a la Lazio conseguir una claridad similar a la encontrada en las ocasiones de gol durante la primera mitad. El primer cuarto de hora nos mostró de nuevo a un conjunto romano decidido a hacer el gol y a un conjunto toscano decidido a no encajarlo.

Felipe Anderson intenta disputar un balón con Croce | Foto: Empoli
Felipe Anderson intenta disputar un balón con Croce | Foto: Empoli

Durante esta primera fase de la segunda mitad apenas hubo acercamientos claros, lo intentó la Lazio mediación de Milinkovic-Savic (sustituido en el 57 por Keita-Baldé), Lulic y un siempre muy activo Immobile, aunque sin ningún éxito a la hora de crear verdadero peligro. La segunda tarjeta del encuentro llegó ésta vez para el conjunto celeste, llegando a la hora de partido. Lucas Biglia zancadilleó claramente a El Kaddouri, uno de los más activos en el tímido ataque del Empoli en la noche de hoy, merecida tarjeta amarilla.

El minuto loco de la jornada

El encuentro entró entonces en un minuto de absoluto infarto, el bosnio Krunic recibió un balón de banda izquierda a treinta metros de la portería. Levantó la cabeza el del Empoli y no lo dudó, imperial, inapelable, extraordinario el seco y potente golpeo del centrocampista que tomó una trayectoria infernal para Strakosha, consiguiendo fulminar la zona más cercana al palo derecho del meta albano. Absolutamente imparable. Un gol antológico que agravaba los problemas de puntería de los de Inzaghi.

Pero, circunstancias de este maravilloso deporte nos permitieron ver cómo a los pocos segundos del gol del bosnio, Felipe Anderson intentó colgar un balón al área encontrándose con la cabeza del propio Krunic. El rebote salió alto y eligió el punto de penalti del área del Empoli para aterrizar. Immobile, más listo que nadie, no permitió dicho aterrizaje y anticipándose a toda la defensa del Empoli, especialmente a Bellusci, remató a portería y encontró el gol del empate.

Immobile celebrando el gol del empate | Foto: Lazio
Immobile celebrando el gol del empate | Foto: Lazio

Respiraban entonces los de Simone Inzaghi, que en menos de un minuto habían conseguido corregir la "injusticia" producida por el golazo del centrocampista bosnio del Empoli. Empezó entonces a mostrarse muy activo y participativo el hoy suplente Keita. Merodeaba el área contraria con la intención de ser protagonista en el encuentro.

La remontada romana

Fue entonces el momento que Martusciello eligió para realizar los tres cambios en apenas cinco minutos. En el minuto 72 salió Maccarone, en el 74 fue Croce, y en el 78 Laurini. Tales entradas correspondieron respectivamente a las incorporaciones de Thiam, Mauri y Veseli. Ésta última sustitución fue de obligado cumplimiento, por lesión del lateral del Empoli. Đorđević, por parte de la Lazio, entró para reforzar el ataque laziale en detrimento de Radu, movimiento muy ofensivo de Inzaghi.

Felipe Anderson, que monopolizó gran parte de los inicios de jugada de peligro de la Lazio, la puso al área encontrándose con el corte de Costa. El balón le cayó a Keita-Baldé en el interior del área que de primeras ensayó un potente disparo a portería. El disparo golpeó en el brazo del propio Costa pero ello no evitó que finalmente superase la línea defendida por Skorupski. Restaban diez minutos y el marcador iluminaba el 1-2.

Lulic y Laurini | Foto: Empoli
Lulic y Laurini | Foto: Empoli

Se certificaba de tal manera una remontada merecida por parte de el único conjunto sobre el césped que buscó la victoria desde el primer minuto. Los últimos instantes del encuentro no ofrecieron a un Empoli capaz de luchar por el punto que le hubiera otorgado un empate. Los de la Toscana formaban hoy sobre el verde conocedores de que tanto Crotone como Palermo habían encontrado sendas derrotas en sus respectivos encuentros, de tal manera que otra jornada más sus más inmediatos perseguidores no ejercían presión alguna.

Los últimos coletazos del encuentro nos ofrecieron una amarilla a El Hadji tras una contundente entrada sobre Biglia. Llegó antes al balón el del Empoli, la amarilla resultó excesiva. Bastos, el de Angola, volvió tras una larga lesión sustituyendo a Basta.

Si la pasada jornada la Lazio lamentó su falta de puntería, que llegó a arrebatarle dos puntos, hoy bien puedo haberle arrebatado tres. Reaccionó bien el conjunto de Inzaghi haciendo justicia con el conjunto que más propuso sobre el tapete del Stadio Carlo Castellani. Consiguen los celestes de esta manera adelantar al Inter a expensas de lo que hagan mañana los de Pioli en Bolonia. El Empoli mantiene su ventaja con el descenso, ocho puntos con el Palermo.

VAVEL Logo