El Tottenham se lo pasa en grande y mete presión al Chelsea
Alli y Dier, a la derecha, hicieron los dos primeros goles. Foto: Tottenham

El partido comenzaba muy directo, ambos contendientes asaltaban las porterías  muy rápidamente. Tanto que en el segundo minuto los locales ya obtuvieron un córner y el siguiente, Holebas lanzaba una falta que Lloris detuvo con facilidad, le faltó potencia y colocación al disparo.

El Tottenham trataba de establecer su dominio a través de la búsqueda paciente del gol hasta encontrar el hueco exacto por el que entrar. No lo conseguía, lo que el  Watford aprovechaba para jugar de igual a igual, siendo un peligro constante a la contra.  Por el momento destacaban las defensas, pero se palpaba la sensación de que uno de los dos equipos podía abrir la lata en cualquier momento. El más mínimo despiste defensivo acarrearía el castigo.

En el minuto 19 Janssen tenía una ocasión increíble para poner el primer gol de la jornada. La pelota negaba su llegada, todavía no quería besar la red e impactaba en el travesaño. El delantero holandés no daba crédito a la oportunidad que había desechado. Necesitaba goles, más aún cuando Harry Kane, la gran estrella y máximo goleador de la competición, volvía al banquillo tras varias jornadas lesionado.

Los visitantes los visitantes actuaban muy bien, con calidad, salvo en los últimos metros. Les faltaba  esa pizca de maldad y de fe, de creer en su  victoria. Quizás la tranquilidad que les otorga su posición en la tabla provocaba que no pisaran el acelerador.

El paso de los minutos daba la posesión al Tottenham, aunque no el dominio del partido, pues Walter Mazzarri, como buen italiano, planteó una muralla defensiva casi inexpugnable. La mejor manera de atravesarla eran las acometidas por banda, habitualmente de la mano de Son por la izquierda y de Trippier por la derecha.

Tuvo que ser a la contra y gracias a la calidad de la perla Spur. Golazo de Dele Alli desde la frontal de área con el interior del pie para que el balón entre por la escuadra del palo largo con una rosca espectacular. Decimosexto gol del chaval de 20 años que está llamado a ser uno de los referentes de la selección inglesa. Ya veremos si sigue tras el mercado de verano  en un club acostumbrado a vender a sus estrellas, muchos son los que afirman que clubes como el Real Madrid redactarán ofertas serias por él.

Pocos minutos más tarde llegarían dos goles más de los locales. El 2-0, obra de de Dier. Un disparo de volea y mordido que entra ajustado al palo. Segundo gol del centrocampista esta temporada en su segundo fin de semana consecutivo como anotador. El tercero, para las estadísticas del dorsal 7 de Pochettino, Son. Con una defensa noqueada, el surcoreano recibe a gusto cerca de la frontal del área, se gira y orienta el balón a su izquierda para pegar un zapatazo que denegó que el guardameta se luciera.

El partido se marchaba al descanso con un 3-0 que muy pocos podían intuir ateniéndose al gran inicio del encuentro de los Hornets

La segunda parte empezó como acabó la primera: con gol de Heung-Min Son. La defensa amarilla ya no daba síntomas de lo que al principio fue. Una buena internada del lateral diestro Kieran Trippier por la banda. Colocaba un gran centro al segundo palo que el asiático remataba a placer con el pie.

Se preveían más, sobre todo con el cambio de Janssen por Kane a falta de 30 minutos para el pitido final. A punto estuvo Son en el 80’ y en el 84’. Un fallo clamoroso frente a Gomes un disparo al travesaño le impidió conseguir el hat-trick.

White Hart Lane albergó una fiesta de goles de la que el invitado quería irse desde el instante en el que recibió el primero. Así pues, el Tottenham no frena en su persecución a sus vecinos de Chelsea, no se da por vencido y sigue peleando por el campeonato de Premier League. El Watford puede perder su décima posición si Leicester, Stoke, Bournemouth o Burnley consiguen tres puntos. 

VAVEL Logo