Un magnífico Crystal Palace arrasa en el King Power Stadium
Leicester-Crystal Palace. Foto: premierleague

Benteke marca el camino

El partido comenzaba con el pitido inicial, reflejando un encuentro en el que ninguno de los dos conjuntos peleaba por tener la posesión, ya que la fortaleza de ambos equipos se encuentra en la enorme capacidad que tienen para montar los contragolpes.

El Crystal Palace estaba siendo mucho mejor en los compases iniciales del partido, creando mucho más peligro que sus rivales cada vez que encaraban la portería contraria. Los locales estaban irreconocibles y apenas eran el reflejo del equipo que había logrado cuatro victorias en las últimas jornadas, por lo que daban síntomas de lo difícil que iban a ser estos primeros cuarenta y cinco minutos. 

Esta superioridad sobre el terreno de juego, quedaría reflejada en el minuto diecinueve, cuando Christian Benteke adelantaba al Crystal Palace en el marcador. El delantero belga que, se encontraba libre de marca, lograba rematar de cabeza un centro desde el lateral derecho mandando al fondo de la red el balón y superando a Schmeichel que, nada tuvo que hacer.

Benteke anota el primer tanto del encuentro. Foto: premierleague
Benteke anota el primer tanto del encuentro. Foto: premierleague

El partido discurría con la misma dinámica y los visitantes estaban siendo bastante mejores que el Leicester que, aunque controlaban la posesión del balón, apenas creaban ocasiones con las que lograr algún gol.

A cinco minutos del final, Wilfried Zaha parecía sentenciar el partido anotando lo que suponía el segundo para los "Eagles". El costamarfileño recibía un balón en el borde del área y tras regatear a un defensor con un brillante regate, fusilaba al guardameta del Leicester colocando el cero a dos en el electrónico.

Con este resultado se llegaba al final de la primera mitad, en la que el Crystal Palace había sido muy superior al conjunto de Leicester. Los de Claude Puel apenas daban señales de peligro en este partido, demostrando un nivel muy inferior al que habían exhibido en las jornadas anteriores. 

Zaha consigue el segundo del Palace tras un buen recurso. Foto: premierleague
Zaha consigue el segundo del Palace tras un buen recurso. Foto: premierleague

Sentencia final

En la segunda parte, el Leicester parecía despertar del letargo en el que había  estado sumergido en los primeros cuarenta y cinco minutos de juego. Los hombres de Clude Puel saltaron al césped con la clara intención de lograr un gol tempranero con el que iniciar una posible remontada.

Pronto encararían la portería defendida por Speroni, que hasta los primeros instantes de esta segunda parte, apenas había tenido que intervenir en ninguna acción. Riyad Mahrez tendría en sus botas la primera oportunidad para anotar el primer gol del Leicester, al marcharse con facilidad de dos rivales y rematar con potencia con su pierna diestra, sin embargo su disparo era repelido por el portero del Crystal Palace.

Diez minutos después, sería Jamie Vardy el que desaprovecharía una ocasión muy valiosa para marcar el gol que les metiera de nuevo en el partido. El delantero inglés no conseguía conectar el cabezazo y mandaba el balón muy lejos de la portería contraria. Los minutos iban pasando y el conjunto local no conseguía el premio del gol.

En el minuto sesenta y uno, Wilfred Ndidi cometería la jugada absurda del partido, tras fingir una caída dentro del área cuando ya tenía tarjeta amarilla. El árbitro del partido decidió amonestar esa acción, mandando a los vestuarios al centrocampista nigeriano.

Ndidi vió la segunda amarilla en el minuto sesenta y uno. Foto: premierleague
Ndidi vió la segunda amarilla en el minuto sesenta y uno. Foto: premierleague

A partir de este minuto, el Crystal Palace se convertiría en el dueño y señor del encuentro, volcándose sobre la portería del Leicester en busca de más goles pues, en estos momentos les resultaba mucho más fácil encarar el área de los contrarios.

El partido estaba siendo un monólogo de los visitantes, encontrándose muy cómodos sobre el King Power Stadium. Zaha estaba siendo una pesadilla para la línea defensiva de los "Foxes", pues percutía constantemente el área rival, generando muchísimo peligro en cada acción. 

A un minuto del final, los visitantes pondrían el tercero en el marcador, tras finalizar un fantástico contragolpe. El Leicester se encontraba volcado en el campo contrario, buscando desesperadamente el gol que los permitiera soñar con sacar algún punto en este partido. Sin embargo lo único que consiguieron es que Bakary Sako marcara el tercero, con un preciso remate que se colaba por la escuadra derecha de la portería de los locales.

Sako sentenció el partido con el tercer gol. Foto: premierleague
Sako sentenció el partido con el tercer gol. Foto: premierleague

Con este resultado, el Leicester continuaba siendo octavo, mientras que el Crystal Palace seguía escalando posiciones, situándose a tan solo cinco puntos de la mitad de la tabla.

 

 

 

 

 

 

VAVEL Logo