El Liverpool coge la directa hacia los cuartos de final
El Liverpool está en un buen momento de la temporada. Foto: Liverpool FC.

El Liverpool coge la directa hacia los cuartos de final

Victoria con autoridad del Liverpool en Oporto en un gran partido de los ingleses que tienen pie y medio en cuartos de final de la Champions League al decidir la eliminatoria en sólo un partido con varios jugadores suplentes.

victor-sc
Víctor Sánchez
PORTOJOSÉ SÁ; TELLES, MARCANO, DIEGO REYES, PEREIRA; HÉCTOR HERRERA, SERGIO OLIVEIRA, BRAHIMI (MAJEED, MIN. 63), OTAVIO (CORONA, MIN. 46), MAREGA; SOARES (PACIENCIA, MIN. 74).
LIVERPOOLKARIUS; ALEXANDER-ARNOLD (JOE GOMEZ, MIN. 79); LOVREN, VAN DIJK, ROBERTSON; MILNER, HENDERSON (MATIP, MIN. 75), WIJNALDUM; SALAH, FIRMINO 8INGS, MIN. 80), MANÉ.
MARCADOR0-1, MIN. 25, MANÉ, 0-2, MIN. 29, SALAH, 0-3, MIN. 53, MANÉ, 0-4, MIN. 70, FIRMINO, 0-5, MIN. 85, MANÉ
ÁRBITRODANIELE ORSATO (ITA). NO AMONESTÓ A NINGÚN JUGADOR.
INCIDENCIASPARTIDO DE IDA DE LOS OCTAVOS DE FINAL DE LA CHAMPIONS LEAGUE ENTRE EL PORTO FC Y EL LIVERPOOL FC DISPUTADO EN DO DRAGRAO, OPORTO (PORTUGAL).

El Liverpool zanjó la eliminatoria de octavos de final al ganar por un contundente 0-5 en Do Dragao con un equipo alternado con jugadores habituales y suplentes, pero siendo dueño y señor del partido en todo momento, y es que los de Jürgen Klopp tienen prácticamente asegurado el pase a cuartos de final de Champions League tras la exhibición mostrada en Portugal.

Mané firmó un hat-trick en el partido

Con un Sadio Mané inspirado al realizar un hat-trick, el equipo dominó el encuentro contra un Porto con una evidente calidad inferior en sus jugadores. Los portugueses sólo aguantaron 25 minutos el marcador inicial, y fue a partir de ese momento cuando los ingleses tomaron la directa haciendo un juego muy efectivo y anotando un saco de goles que les asegura la presencia de estar entre los ocho mejores de Europa salvo auténtica catástrofe, situación poco probable visto el nivel de juego de cada uno.

Una curiosidad importante del partido es que el colegiado del encuentro, Daniele Orsato no mostró ninguna tarjeta amarilla. Dato que refleja la poca intensidad que ha demostrado el equipo local durante el partido dejándolo aún más fácil a un Liverpool inspirado con ganas de llegar a lo más lejos posible en una competición dónde ha vivido momentos memorables.

En sólo cuatro minutos se decidió el partido

Para el partido, el técnico Sergio Conçeiçao apostó por su once titular más habitual. Un 4-2-3-1 con un doble pivote formado por Herrera y Oliveira con la misión de aguantar los ataques del rival que, aún así, no tuvieron problemas para demostrar todo su potencial ofensivo. Por su parte, Klopp decidió alternar jugadores titulares con jugadores con menos minutos en la temporada como el portero Karius o Milner y Henderson, que va sumando más minutos desde su lesión, pero sí optó con su tridente ofensivo formado por Mané, Firmino y Salah, cosa que le funcionó a las mil maravillas porque los tres delanteros anotaron.

Mané estuvo inspirado en todo el partido. Foto: Liverpool FC.

A pesar del gran resultado, el Porto empezó con la intención de querer ir a por el partido con varios acercamientos. De hecho, la primera oportunidad del partido fue para los locales, en el que Otavio disparó cerca de la portería de Karius pero fue bloqueado por un defensor para enviarlo a córner. Fue una de las pocas intervenciones del portero alemán, que prácticamente fue un espectador más en gran parte del encuentro.

Y a partir del minuto 25 del partido empezó la fiesta inglesa en terreno portugués. Sadio Mané anotó el primero de sus tres goles del partido al ejecutar un disparo raso desde el borde del área marcando por el centro de la portería a pase de Wijnaldum, el portero pudo hacer algo más. El primer gol llegó entre la cantidad de lluvia que protagonizó en todo el partido.

Desde ese minuto, el Liverpool se desmelenó como quiso y pocos minutos después, el conjunto inglés tuvo otra oportunidad por mediación de James Milner, pero fue al instante cuando Salah hizo un gran gol al rematar tras un rebote, el egipcio controló el balón y acabó batiendo la portería de Sá. El Porto no supo reaccionar tras verse por debajo del marcador con dos goles de desventaja en tan sólo cuatro minutos.

Pero tras los goles, los locales intentaron revertir la situación y calmar un poco el gran juego del Liverpool. Soares tuvo una buena oportunidad de recortar distancias en los últimos instantes de la primera parte, pero el poco acierto de los portugueses hacía presagiar una dura noche para ellos, convirtiéndose en un equipo sentenciado por el dominio del juego del rival.

Un Liverpool sin piedad

Los ingleses se gustaron tanto que no veían necesario cometer grandes faltas a los largo del partido, y en la segunda mitad fueron más contundentes provocando una goleada histórica. Conçeiçao decidió relegar a Otavio en el banquillo para sustituirlo por Corona en el inicio de la segunda parte, pero el atacante no pudo mejorar la situación.

Y es que el Liverpool no tardó mucho para poner más tierra de por medio en el marcador. Sadio Mané hizo su segundo gol particular en el minuto 53 tras realizar un disparo fuerte que no da ninguna opción al portero de atajarlo. 0-3 en el marcador, y Mané se estaba convirtiendo en el protagonista del partido ante tan gol. El entrenador del Porto no supo manejar a los suyos en un momento difícil, y es que encajar tres goles en una eliminatoria ante la afición es la consecuencia de un mal sistema y preparación del partido.

Salah anotó un gran gol en la primera mitad del partido. Foto: Liverpool FC.

El Porto se acercaba pero sin ser rotundos a la hora de acabar el ataque y el Liverpool les esperaba en el contragolpe. El siguiente gol lo firmó Firmino ante un hinchada incrédula que veía cómo el conjunto inglés estuvo paseándose en Do Dragao. El brasileño hizo un buen gol al disparar raso a la portería defendida por Sá. El cuarto gol parecía la sentencia, pero en el minuto 85 Mané firmó el hat-trick en una buena jugada. El atacante hizo un primer toque para controlar un pase de la muerte al borde del área marcando con un buen disparo. El culmen de una goleada poco visto y poco acostumbrado en Do Dragao.

El Liverpool, con este resultado, está prácticamente en los cuartos de final de Champions League, situación que no se veían desde hace nueve años cuando en octavos eliminó al Real Madrid pero no pudieron pasar de cuartos ante el Chelsea. Con un Mané como el auténtico protagonista al anotar tres de los cinco goles del equipo, el Liverpool, salvo catástrofe absoluta, estará entre los ochos mejores de la Champions League.

VAVEL Logo