La paradoja de la Lazio de las Pistolas (1974)
SS Lazio 1974 (Il Posticipo)

La Lazio de las pistolas. Podría ser el título de una película de gangsters o el de un film del Spaghetti western pero es el sobrenombre con el que se conoció a uno de los equipos más peculiares de la historia.

A principios de los 70, La Lazio era un equipo modesto de la capital de Italia que jugaba en la Serie B. Eran años convulsos para la política del país transalpino, inmerso en revueltas, violencia callejera y varios atentados que estaban desestabilizando a la sociedad italiana. Eran los llamados “anni di piombo” (años de plomo).

La inseguridad en las calles crecía al mismo tiempo que aquella Lazio, que comenzaba a resurgir con un equipo prometedor. Tommaso Maestrelli dirigía a un grupo de jugadores irreductibles y de fuerte carácter pero de gran corazón: Luciano Re Cicconi, Sergio Petrelli, Felice Pulici, Pino Wilson o Giorgio Chinaglia. Este último era el ariete del equipo y, junto a Wilson, se erigió como el líder del grupo.

Pero en 1971 la Lazio se puso como meta el ascenso y fichó a un prometedor lateral procedente del Livorno. Luigi Martini era otro hombre con un fuerte carácter y en cuanto vio el poder de Chinaglia y Wilson en el vestuario, se sublevó. La personalidad de Martini hizo que se ganase a parte del vestuario dividiendo el equipo en dos bandos.

Los piques y rencillas entre las dos facciones se volvieron irremediables hasta el punto de que se cambiaban en vestuarios distintos. Nadie del bando de Martini podía entrar al vestuario de Chinaglia y viceversa.

Con este ambiente los partidillos de los entrenamientos parecían una guerra pero Maestrelli supo sacar la parte positiva de aquel conflicto. La competitividad entre los bandos fortaleció el grupo y cuando llegaba el domingo luchaban juntos como hermanos.

Aquella Lazio logró el ascenso a la Serie A en la temporada 71-72 y un año más tarde ya estaba luchando por el campeonato. El tercer puesto conseguido en su regreso a la élite dio paso al primer Scudetto de la historia del club en la 73-74.

corriere.it
corriere.it

Un equipo bien armado

Pero aquel grupo de jugadores no solo pasó la historia por sus actuaciones en el campo. Era un equipo peculiar (conocido como el "Grupo Salvaje") y en que la mayoría de jugadores tenía una ideología fascista. Por ello y ante la inseguridad reinante en el país...y en el vestuario, muchos futbolistas comenzaron a ¡llevar armas a los entrenamientos!

Todo comenzó como una "broma", pero cada vez más jugadores llegaban con una pistola nueva al vestuario. Pronto comenzarían a usarla en las concentraciones, donde organizaban campos de tiro improvisados o disparaban a los pies de los más jugadores recién llegados. Era el peligroso proceso de iniciación para entrar en la Lazio de las Pistolas.

La paradoja de la muerte

Después del Scudetto de 1974 aquella Lazio caería en depresión. Primero llegó la enfermedad de Maestrelli, que murió en 1976 por un cáncer de hígado.

Pero poco antes de su fallecimiento el vestuario había perdido a otro de sus líderes. Chinaglia había aceptado una oferta de Estados Unidos para jugar en el New York Cosmos de Pelé. Sin Chinaglia y sin Maestrelli, Wilson y Re Cecconi se convirtieron en los nuevos líderes de un equipo que había perdido alma.

Solo un mes más tarde de la muerte de Maestrelli otra desgracia asolaría a aquella Lazio. Re Cecconi murió a causa de un inesperado disparo en una joyería. Al parecer, Re Cecconi quiso hacer una broma al entrar en el local y mientras tenía las manos en los bolsillos dijo: “Todos quietos, esto es un atraco”. El joyero, de gatillo fácil, reaccionó con un disparo mortal sobre el futbolista.

A día de hoy pocos creen en aquella confusa versión oficial. Y es que los que conocían a Re Cecconi sabían que era posiblemente el hombre más sereno de aquel vestuario. Un hombre tranquilo y que paradójicamente nunca había empuñado un arma en su vida. Después de tantas bromas y jugar con fuego, la Lazio de las pistolas perdía a uno de sus iconos... por una pistola. Con razón dicen que las armas, las carga el diablo.

VÍDEO: La Lazio de las Pistolas (Fuente: Memorias del Fútbol)

VAVEL Logo